Las Brigadas Vecinales de Observación de DDHH denuncian a la Delegación de Gobierno por vulneración de Derechos Fundamentales

Hace algunos meses las personas migrantes y las defensoras de Derechos Humanos asistimos a una pequeña victoria. La dirección general de policía publicaba una circular en la que manifestaba que los controles de identificación por perfil racial eran ilegales, así como el arresto o “traslado a comisaría” de aquellas personas que se identificaran debidamente aunque se encontraran en situación de residencia “irregular”.

Parecía ponerse así un límite a la práctica de persecución diaria de “sin papeles” que hace la vida diaria imposible a las personas migrantes. Pero la victoria no residía en la “letra” de la circular, pues los controles de identidad por perfil étnico y el arresto de personas que se identifiquen aunque no posean permiso de residencia ya eran ilegales. Ni siquiera residía en su “espíritu”, pues en ningún momento se adelantaba en la circular que fueran a dejar de realizarse. Y como cabía esperar, continuamos comprobando a diario en la calle y por medio de avisos de numerosas vecinas que los controles por perfil racial y las detenciones ilegales -o “traslados a comisaría”- se siguen realizando. La “victoria” o moraleja que podemos extraer es que sin haber admitido la existencia de ese tipo de controles diarios masivos e injustos denunciados por numerosas organizaciones internacionales y de barrio, la circular los lleva a la opinión pública, y aun mintiendo contribuye a hacer visible este problema que las sucesivas administraciones del gobierno tanto se han esforzado en invisibilizar.

Entendemos que la publicación de esta circular así como las contradictorias declaraciones de la delegada de gobierno, que anima a denunciar controles ilegales que según ella no existen, responden ambas a la presión social, a las denuncias de tantas organizaciones sociales y a las prácticas de desobediencia civil de numerosas personas que cuestionan las redadas.

Concentración, el 13 de marzo de 2012, frente a los juzgados de Plaza de Castilla

Concentración, el 13 de marzo de 2012, frente a los juzgados de Plaza de Castilla

Pero no tendremos nada ganado si no continuamos en la calle todos y todas oponiéndonos al recorte de derechos que actualmente sufre toda la población, ya que este momento de visibilidad pasará rápido y habrá sido en vano. Los centros de internamiento de extranjeros continúan en funcionamiento privando de la libertad a personas que no han cometido ningún delito, el racismo institucional se agrava en una reforma sanitaria que priva del derecho a la asistencia médica a personas según su nacionalidad o según su situación administrativa. La administración da como limosna su pequeña dosis de buena voluntad formal y asunto terminado. Pero como en todo caso de violación de derechos humanos es fundamental que sean reconocidos los principios de justicia, verdad y reparación: y no nos detendremos hasta que esto se produzca.

En este sentido, las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos vamos a dar un paso más en la denuncia pública de la constante vulneración de los derechos humanos y los derechos fundamentales por parte del gobierno de este país, con la presentación el 14 de septiembre de 2012 de una demanda por la vulneración del derecho a la libertad de expresión, de información y de reunión de una compañera nuestra a la que el Ministerio del Interior ha tratado de disuadir de abandonar su labor de observadora de derechos humanos mediante una multa y el consiguiente infierno de “lucha” burocrática que la acompaña.

Se trata sólo de un caso entre tantos otros actualmente. No dejamos de tener noticias de personas que por tratar de ayudarse entre ellas, de organizar alternativas ante los desahucios de todos los días, los recortes en educación y sanidad, los despidos masivos, las miserables condiciones laborales, son perseguidas, detenidas, multadas y criminalizadas por todos los medios, y no son pocos, que la administración tiene a su alcance: desde la próxima reforma del código penal que convertirá en delito la resistencia pacífica a la burda y cotidiana propaganda represiva en periódicos, radios y cadenas de televisión.

Por ello queremos una vez más mostrar nuestra solidaridad con toda persona que luche, resista o se organice, por pequeña que parezca la escala en que lo haga, y llamar a que ahora como ayer continuemos actuando unidas y sin miedo para articular una respuesta tanto al recorte de nuestros derechos más básicos como al de aquellos llamados fundamentales. Por el derecho a la educación, sanidad y vivienda de todas las personas, en contra del racismo orquestado por la administración. Nos queremos valientes, nos queremos libres.

Apoya a Brigadas Vecinales en la presentación de esta demanda, adhiriéndote a esta declaración, y publicándola y difundiéndola en tu web o en otros medios.

Acompáñanos a la presentación de la demanda:

 

  • ¿Dónde? Concentración en la puerta del Decanato del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo (Gran Vía, 19, Madrid)
  • ¿Cuándo? Viernes 14 de septiembre, a las 10:30.

 

¡Obliguémosles a admitir a trámite una demanda en la que se les exigen responsabilidades!

Puedes adherirte a la declaración en http://brigadasvecinales.org/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS