Ladran. Luego cabalgamos.

Aunque con un poco de retraso, desde Inekaren queremos brindar un análisis del editorial (Los auténticos enemigos de Canarias) publicada a raíz de la convocatoria por la independencia y el socialismo en homenaje al 49 aniversario de la bandera nacional canaria. Editorial motivada por el párrafo “estrategia burguesa” del manifiesto de dicha convocatoria impulsada por la organización revolucionaria Inekaren.

Para nosotros y nosotras ha sido motivo de orgullo, que el buque insignia de la prensa burguesa de Tenerife haya lanzado un ataque de tal magnitud. Agradecemos haber gozado de tanta atención por parte del periódico de mayor tirada de Canarias y de calificarnos como su mayor enemigo, eso es un aliciente que estamos haciendo las cosas bien.

Como dice el dicho. Ladran, luego cabalgamos.

En ese sentido, desde Inekaren valoramos que nuestros esfuerzos de frustrar el intento de secuestro del movimiento independentista por la oligarquía tinerfeña están dando sus frutos.

Analizando el texto…

  • “Los auténticos enemigos de Canarias”

Así abre el editorial, con este título que promete chovinismo y victimismo, las clásicas posiciones reaccionarias, que se han dado también en sectores del independentismo. Asistiremos a todo un alegato que oscila entre “repartidor de carnet de patriota canario” y el victimismo más infantil.

  • El Día ha dado sobradas muestras de luchar por la independencia

Así abre el subtítulo, por si el título no fuera ya de por sí alegórico, comenzamos por la primera falacia, la primera mixtificación, tratando al pueblo canario y al independentismo de amnésicos, una total falta de respeto a aquellos que lucharon, que fueron a la cárcel, asesinados, perseguidos, multados, golpeados o vejados por la policía… aquellos que han dado años de su vida en la lucha, han dejado su dinero ganado con su sudor de trabajador, aquellos que se pusieron delante de los pendones de la conquista… y mientras todo aquello ocurría hasta el año 2008 el independentismo era pura mofa y ridículo entre sus páginas, ataque tras ataque a generaciones enteras de canarios independentistas y de clase trabajadora que luchaban por un ideal de libertad e igualdad social. Prohibido olvidar.

  • “Hace años que exigimos la independencia para estas islas […] Hemos sido perseguidos por el simple –y democrático– hecho de convertirnos en la voz del pueblo canario. La única voz…”.

Más concretamente desde el 2008 El Día se hace independentista, aun cuando siempre fue un periódico fascista y españolista. Pero ese independentismo defendido por El Día en nada se parece al independentismo popular por el que lucharon generaciones, el independentismo de El Día es reaccionario, fascista, capitalista e insularista, todo un elenco ideológico más propio del franquismo que de un pueblo que lucha por su liberación.

Mención aparte merece esa afirmación de “la voz del pueblo canario”, que si mejor deberíamos matizar como la voz de la burguesía chicharrera, porque entre sus páginas se habla de insularismo, con lo cual ya no es la voz de todo el pueblo canario. Pero también se habla de clases sociales, de continuas alabanzas a la burguesía y al gran capital canario y sus protagonistas, con lo que también podemos excluir que sea la voz del pueblo trabajador canario, que son la mayoría.

  • Alguien que se permite denostarnos en un acto patriótico, como lo es el homenaje a la bandera canaria celebrado en La Laguna, pese a que este periódico ha sido el único medio de comunicación que lo ha apoyado abiertamente. Concretamente, un sindicato nos acusa de ser la vanguardia de los negociadores con la Metrópoli…”

Específicamente, dicha “acusación” forma parte del manifiesto de la convocatoria de la manifestación. No fue un sindicato, si la intención era levantar ampollas en algún sector sindical o crear confusión, en el independentismo sabemos perfectamente quienes son los distintos actores y no nos cabe duda de que El Día también. Quien hace esa acusación, no es un sindicato, es la organización revolucionaria Inekaren, aunque es lógico omitirnos, ya que otros podrían sentirse molestos al pagar por una publicidad que nos hubiera salido gratuita a nosotros. Por otro lado, agradecemos ese calificativo de sindicalistas, ya que parece molestar que defendamos a la clase trabajadora canaria, es decir, a los que tienen que trabajar para vivir, a la mayoría.

Desde Inekaren hemos analizado en diversas ocasiones el rol que juega El Día en la política canaria, citamos:

No nos merecemos estos periódicos. Comunicado y análisis de Inekaren sobre el independentismo del periódico “El Día”. 26-08-2012

  • “Con el resto del comunicado que se leyó el sábado en La Laguna, durante la celebración de dicho acto, estamos de acuerdo como no podría ser de otra manera.”

Celebramos que asuman el resto del manifiesto, si bien la primera mitad es tan solo una vacua exposición de cifras de las que le gustan mucho a los interlocutores victimistas, el resto del manifiesto es una clara declaración política que da sentido a dichas cifras y que por lo general la mayoría de las agrupaciones políticas electorales omiten abarcar estas cuestiones,  entre otras cosas en dicho manifiesto –a excepción del párrafo: estrategia burguesa- que deja claro que no les gustó, figuran declaraciones como:
Nosotros somos la mayoría, somos el pueblo canario trabajador […] somos la mayoría, los que producimos, los que trabajamos. […] El enemigo son esos 4000 individuos que controlan el 80%, son los testaferros que tienen en la política, son los que sostienen el colonialismo, los medios de comunicación, el capitalismo, los que explotan al trabajador, los asesinos franquistas convertidos en demócratas de toda la vida, los rentistas, los especuladores, los que viven del trabajo y de lo que producen otros, los canarios que explotan canarios. […] Nosotros, como mayoría, como productores, como clase trabajadora, nos interesa, la igualdad social […] Porque no nos interesa la humillación, el paro, bajos salarios, la privatización de la sanidad, educación, transporte…, no nos interesa la presencia policial ni pública ni privada, porque un pueblo con una vida digna no tiene necesidad de delinquir, no nos interesa jornadas laborales interminables por cuatro duros, no nos interesa enriquecer al patrón, no nos interesa la presencia militar de la OTAN, no nos interesa el capitalismo.”

Se ve que no lo leyeron muy bien el manifiesto si se identifican con un texto donde se les alude claramente como “el enemigo”.

  • “No vamos a rebatir las injustas críticas recibidas porque las infamias se rebaten ellas solas. Tan solo les decimos a estos sindicalistas socialistas o comunistas que la han cagado.”

Las críticas realizadas a este medio fascista en absoluto son injustas y ya las hemos justificado con anterioridad, si El Día quisiera realmente rebatir estas “injustas” críticas podría exponer su programa político para la independencia, y entonces podríamos debatir distintas líneas, pero mientras solo aluda al vacío patriotismo y chovinismo calco de su heredado patriotismo español de tradición franquista, El Día y sus avalistas estarán simplemente divagando y haciendo demagogia, es decir, hablando paja.

  • “No se puede enarbolar la bandera del nacionalismo, y mucho menos la auténtica bandera nacional canaria, para arremeter contra el único periódico, lo repetimos para que nadie lo olvide, que apuesta abiertamente por la libertad de nuestras Islas a pesar de los problemas que conlleva nuestra línea editorial.”

En primer lugar, lo realmente delictivo es que la burguesía canaria enarbole la bandera nacional, porque es para luchar contra el caciquismo y la burguesía colonial para lo que fue creada. Del pueblo depende recuperar ese significado o dejar que nos la expolien. Lo repetimos para que nadie lo olvide, El Día es un periódico fascista, que durante un periodo del franquismo se subtitulaba “Diario del movimiento nacional sindicalista” en alusión a la falange española y que lejos de haber roto dicha continuidad, la reclama en la actualidad entre sus páginas, y que durante la década de los 90’ y del 2000, atacaba, ridiculizaba y se mofaba de los independentistas, incluso de muchos de los que ahora están a su lado.

  • “No hace falta ser sindicalista, socialista o comunista para defender la independencia de Canarias. Es suficiente con ser patriota. En el patriotismo que propugnamos caben todas las ideologías, desde las conservadoras a las progresista.”

Tenemos por fin, una propuesta política, que no es otra que el llamado “interclasismo” es decir, El Día propone un independentismo o un modelo de unidad nacional entre clases sociales en el que “no hayan ideologías”. Esta propuesta puede parecer un absurdo pero es intencionada:

  1. Siempre hay ideología, todo tiene una ideología, no por omitir un calificativo o etiqueta dejará de haber ideología detrás de cada proyecto, palabra o acción.
  2. Queda como un recurso muy populista eso de “aparcar” las ideologías, como en un intento de conectar con todos los intereses sociales. La ideología es la idea o visión que tiene un individuo o grupo de personas sobre cómo debería ser la sociedad, no tener ideología es entonces un contrasentido absurdo, y El Día, si tiene una ideología, una visión muy concreta de la sociedad, por tanto ¿cómo se puede “aparcar” las ideologías? Quizás para El Día vivir en una sociedad capitalista es algo neutral, no ideológico, como si el capitalismo fuera inherente a la naturaleza humana y sin embargo llevamos sólo 5 siglos de capitalismo de toda la historia de la humanidad.
  3. Este discurso es calco y copia del discurso franquista o fascista en general, de unidad nacional como destino en lo universal, ya la Falange y el Franquismo hablaba de aquello de “ni izquierda ni derecha”.
  4. Una unidad entre clase trabajadora o subalterna y la clase burguesa sería un despropósito para los intereses de la clase trabajadora, ya que volveríamos a un modelo de “sindicato vertical” del franquismo, donde están aunados patrones y trabajadores,como si acaso se diera igualdad entre ambas clases. En una unión entre los que no tienen nada -y deben vender su fuerza de trabajo- y los que poseen los medios de producción -es decir, los puestos de trabajo-, solo puede darse la sumisión y el chantajismo. La clase trabajadora canaria no se beneficia en nada de unirse a sus patronos cual sindicato amarillista, la clase trabajadora canaria tiene que tener su proyecto de independencia propio que sirva a sus intereses como trabajadores y trabajadoras.

La propuesta política que nos hace El Día no es muy diferente de la ideología del franquismo.

Para ser independentista no basta con cambiar la palabra “España” por “Canarias” dejando toda la cosmovisión colonial, capitalista y fascista intacta, hay que ser revolucionario y superar todo el pensamiento occidental inculcado durante siglos. 

 

  • “una nación privada de su identidad, de su dignidad y de su libertad. Una nación privada asimismo de sus recursos, porque la Hacienda española rapiña sistemáticamente nuestras riquezas y se las lleva a la Península.

Otra vez más victimismo de lata, por supuesto que el estado español extrae plusvalías del pueblo canario, es ese el principio de todo colonialismo, la extracción de beneficio económico de su colonia, pero no menos expoliador y explotador es el cacique canario, algunos y algunas hasta de apellido guanche, que despide trabajadores, aumenta las jornadas, baja los salarios, no declara impuestos (RIC) o traslada su capital a cuentas bancarias en paraísos fiscales, estos individuos no solo se enriquecen con el sudor de los trabajadores y trabajadoras canarias, sino que como clase organizada han sido siempre los intermediarios del poder español en Canarias.

 

  • “Criticamos constantemente a los políticos de Coalición Canaria que negocian –más bien mendigan– ayudas en Madrid.”

 Es hasta vergonzoso sacar pecho de este hecho, como si acaso fuera un mérito criticar a los principales responsables de la mala gestión de nuestro país en los últimos 30 años, esto ya lo llevamos haciendo decenas de agrupaciones desde hace décadas.

Esta afirmación no es más que una declaración de doble rasero, ya que por un lado “critican” a CC pero por otro tienen completamente abierto el periódico cuando quieren para publicar columnas enteras, ¿un acto de libertad de expresión y pluralidad política?, más bien una de cal y otra de arena, y llenarse la boca del falso discurso democrático tan políticamente correcto y aceptado por la sociedad –los fascistas de ayer, son hoy los adalides de la pluralidad política y la democracia-. La crítica a CC, como ya hemos expuesto en reiteradas ocasiones, solo es parte de una estrategia chantajista de la burguesía y sus representantes políticos para con el estado español.

 

  • “¿cabe en cabeza alguna que podemos ser la vanguardia de quienes pactan con los políticos de Madrid perpetuar nuestra esclavitud colonial?”

 ¿Acaso es tan descabellado pensar que el periódico más vendido en Canarias, con una larga trayectoria fascista e insularista y estrechos vínculos con el poder político y económico  -especialmente de la isla de Tenerife- tenga una complicidad con el principal partido de la burguesía tinerfeña para chantajear al estado?

El rimbombante palabrerío es un burdo camuflaje que ningún canario se traga y que solo maquilla la estrategia chantajista de que Coalición Canaria  tenga una función útil a los ojos de los poderes políticos españoles, y es contener el independentismo, como el actual movimiento es producto de la decadencia de los 90’ y los 2000, y no tiene fuerza para resultar creíble ni tampoco hay garantías de que responda de los intereses de la burguesía, pues hubo que crear otra coartada, ¿y qué mejor que lanzar soflamas reaccionarias maquilladas de independentismo en el periódico más vendido de Canarias?

Un mensaje radical para mantenerlo todo igual. El mismo pacto colonial, con la misma burguesía parásita.

 

  • “Asunto distinto es que defendamos las empresas. El milagro de la multiplicación de los panes y los peces ocurrió una vez, de la misma forma que en tiempos bíblicos caía el maná del cielo. […] Es muy doloroso para un empresario tener que prescindir de algunos de sus trabajadores, inclusive si, como es nuestro caso, han dejado de ser necesarios debido a la angustiosa situación económica que seguimos soportando. Solo quien nunca ha sido empresario puede pensar que despedir a personas que se conoce desde hace muchos años es como coser y cantar. […]Esto es válido tanto si lo dice el presidente de la Cámara de Comercio como si lo afirma el más humilde tendero que lucha por mantener abierto su comercio.”

 Ese pobre empresario que se apena tanto despedir trabajadores obvia una cosa, que es el trabajador el que ha producido sus beneficios, es el empresario el que ha vivido de los trabajadores y no al revés, y mientras hubo un boom económico y se dispararon los beneficios ¿acaso ese empresario compartió proporcionalmente sus beneficios con sus trabajadores? ¿Les aumentó el salario? Y ahora que se hunde, ¿dónde quedó todo ese beneficio que produjeron esos mismos empleados que ahora despide? ¿Les van a devolver toda la plusvalía que produjeron o se la quedó el empresario?

Pero como respuesta más ilustrativa citamos nuestro artículo:

Declaraciones Cobardes, del día 28/09/2013 en alusión a las declaraciones del representante de la Cámara de Comercio de S/C de Tenerife.

 

  • “Por otra parte, no nos engañemos. Los culpables de que resulte imprescindible despedir  personal no son los empresarios. Lo son los necios políticos que están en el Gobierno de Canarias.”

 Este es el típico argumento de esos políticos necios… “yo no fui”, aquí nadie tiene la culpa de nada, nadie asume responsabilidades. Es prácticamente imposible poner una frontera entre la burguesía canaria y la casta política, ambas están entrelazadas íntimamente, no nos vale eso de “la culpa es de los políticos” por qué El Día y sus propietarios son parte de la clase dirigente de este país.

 

  • “Llegados a este punto, nos preguntamos quiénes son los que no quieren la independencia: nosotros, que la reclamamos a diario, o quienes arremeten contra la única voz que tienen los patriotas. ¿A favor de quién están los sindicalistas que atacan a EL DÍA? ¿Quiénes son los que realmente están dando muestras de connivencia con los políticos metropolitanos? Son preguntas cuyas respuestas nos gustaría conocer. Al final se sabrá quiénes son los que realmente quieren la libertad de Canarias y quiénes se contentan no solo con seguir narcotizados o aplatanados, sino con consentir la prolongación sine die del poder de España sobre Canarias.”

 Respondiendo a las preguntas: Estamos a favor del pueblo canario, de la clase trabajadora canaria. Somos un grupo de revolucionarios jóvenes de clase trabajadora. Pues como es evidente, quien está confabulado con esos políticos metropolitanos son los que más cerca de ellos están y con quienes más intereses comparte; es decir, ¿el periódico más vendido de Canarias que mueve importantes sumas de capital (público y privado), acciones y que como medio de comunicación tiene una patente influencia política o un grupo de jóvenes de clase trabajadora que se visibiliza en la calle y en internet?

Como buen medio de comunicación conocen el arte de “virar la tortilla” (manipular) pero los planteamientos se caen por pura lógica, ya hemos explicado sobradamente el papel de El Día en esta trama y su súbito, interesado y reaccionario independentismo.

  • “Independencia. Ese es nuestro objetivo por encima de cualquier ideología o luchas de clases. Ya habrá tiempo después para discutir entre nosotros lo que debamos discutir.”

 Estamos de acuerdo en que la independencia es un objetivo. Pero ¿para qué y para quién? Esa son las preguntas que hay que responder, y se responden desde la ideología.

Es la ideología primero, la que plantea los objetivos después, ya lo hemos explicado anteriormente y la continua insistencia en el tema de una independencia sin ideología no es más que la evidencia de, uno, evitar el debate ideológico –no vaya a ser que las posturas fascistas de El Día salgan a relucir públicamente una vez más- y dos, evitar que el pueblo canario reflexione sobre su propia conciencia nacional y de clase a costa de “ser guiados” por ese tan patriótico medio de comunicación; evitar que el pueblo canario plantee su propio proyecto de país al margen de las élites políticas y económicas que han explotado a los trabajadores canarios desde hace 6 siglos hasta la actualidad, y que participaron y apoyaron una guerra civil canaria que asesinó a toda la generación más vanguardista que haya tenido la clase trabajadora canaria nunca.

 

  • “Lo reiteramos: quienes atacan a quienes atacamos a los colonialistas son cómplices de los españolistas…”

Afirmación más sorprendente, ya que es un corolario totalmente falso.

¿Quiénes son los colonialistas? A nuestro juicio todo aquello que sostiene el colonialismo, y nada sostiene de manera más directa el colonialismo que las élites político-económicas Canarias que son artífice, ejecutoras y benefactoras del pacto colonial.

¿Quiénes son los que atacan al colonialismo? Pues aquellos que atacan no sólo al estado español directamente, si no a aquellos que hacen posible que el estado español ejerza su poder, y eso es el poder político, mediático y económico. Y cualquier estrategia e interés que emane de estos poderes.

¿Quiénes son los españolistas? Aquellos que hacen alarde de la españolidad, los nacionalistas (españoles) y cualquiera que quiera conservar el status quo. Además de por seguro aquellos que denunciaban entre sus páginas las acciones independentistas, que sacan a los reyes españoles en sus portadas, al ejército o hace alarde de las victorias de la selección española, eso sí que es ser españolista.

Luego, El Día son colonialistas, pues es partícipe de la estructura de poder actual que garantiza el dominio español, sus vulgares soflamas están absolutamente vacías y son absolutamente inofensivas, y es españolista, pues bastaría consultar una hemeroteca para ello.

Por tanto, no sólo está absolutamente justificado atacar al Día, si no que todo independentista debe identificar a este periódico como un elemento manipulador y fascista que hace un siniestro juego al poder.

Conclusión

Ser independentista no es agitar una bandera, no es colgarse una chapita con la tricolor, no es dar vivas a Canarias, no es decir que lo canario es lo mejor y todo lo demás no sirve, no es disparar soflamas demagógicas panfletarias en prensa, todo eso se llama chovinismo.

Ser independentista tampoco es cogerse las trancas de vino vestido de mago, irse de guachinche todas las semanas, reivindicar la televisión canaria, bailar isas y folías o aprender a la fuerza vocablos canarios mientras alteramos nuestra forma de hablar en la entrevista de trabajo, eso es folclorismo.

Ser independentista es ser revolucionario. Es cambiar lo que debe ser cambiado, es denunciar la injusticia contra el más débil, es destruir la estructura de poder vigente en Canarias desde hace 6 siglos, es luchar contra el poderoso, es luchar por el pueblo canario y su bienestar. La independencia es ante todo una lucha política -no es chovinismo, ni folklorismo- y como todo lo político, profundamente ideológica, pues se basa en el proyecto de país que queremos para nuestros semejantes.

El independentismo canario siempre ha ido de la mano de la clase trabajadora, surge del seno de los movimientos obreros y es responsabilidad nuestra y de todos los patriotas que tienen que trabajar para vivir, luchar por que siga siendo así, porque el independentismo sea un movimiento liberador del pueblo canario y no esclavizador.

Por tanto El Día no es voz del pueblo canario, ni mucho menos de la clase trabajadora, es voz de sí mismos y de los intereses económicos que tiene detrás, los cuales podría aclarárnoslos en su próximo editorial, y estamos abiertos a cualquier propuesta de debate público y confrontación discursiva en cualquier medio no escrito.

Inekaren

14/11/2013

Archipiélago Canario

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS