LAB ha participado en el 5º congreso de la Confederación Intersindical Galega

Los días 20 y 21 de junio la Confederación Intersindical Galega a celebrado su 5º Congreso en Santigo de Compostela.

LAB participo en la misma con una representación conformada por por Sonia González, Secretaria de Comunicación, e Igor Urrutikoetxea, Secretario de Relaciones Internacionales.

En este nuevo Congreso de la CIG se ha establecido la línea político-sindical para los próximos 4 años y ha sido elegida la nueva dirección del sindicato gallego. Al frente del sindicato ha sido nuevamente elegido Xesús Seixo Fernández como Secretario General.

INTERVENCIÓN DE LAB EN EL 5º CONGRESO DE LA CIG

Egunon guztioi, Euskal Herriko klase sindikalgintzatik eta LABen partetik besarkada beroa dakartzuet.

Bodia a todo el mundo. Traio vos un afectuoso saudo en nome do sindicalismo de clase vascu i do meu sindicato LAB.

Estamos ante un nuevo Congreso de la CIG, y son ya cinco. Tenemos el convencimiento de que, como sucedió en todos los anteriores, de éste también saldrá reforzada la línea de acción sindical de vuestro sindicato.

Y si reforzar y consolidar una acción sindical de clase y combativa siempre es necesario, lo es más aún es estos tiempos de crisis capitalista global. La precariedad en forma de contratos temporales realizados en fraude de ley, de jornadas parciales, de sueldos por debajo de los 1.000 euros, y los despidos colectivos en formato de ERE o de trabajadores y trabajadoras temporales se han convertido en el pan nuestro de cada día. Las patronales estatales y autonómicas, y los gobiernos que actúan casi siempre en connivencia con ellas pa ra perjuicio de la clase trabajadora tienen como único objetivo salir reforzados de esta crisis.

No hay que olvidar que han estado acumulando riquezas durante, por lo menos, los últimos 15 años, privatizando sus ingentes beneficios y precarizando mientras tanto el mercado laboral. Durante todo este tiempo esos beneficios multimillonarios la clase trabajadora ni siquiera los hemos olido. Durante este periodo sólo hemos visto como la tasa de precariedad en el mercado laboral estatal ha alcanzado cada vez a más gente trabajadora y duplica la media europea hasta alcanzar la cota del 27,9 % existente hoy; hemos visto como se legalizaban las ETT-s y con ellas el esclavismo empresarial, como aumentaba la presión fiscal sobre las rentas más bajas, mientras los empresarios y caciques de turno se aprovechaban de las exoneraciones fiscales o echaban mano del fraude fiscal, tema tabú en el Estado, pero latente y existente. Porque, en definitiva, no falta dinero, sobran ladrones.

Pues bien, después de haber privatizado los beneficios, de que unos pocos, los de siempre, se hayan enriquecido a costa de todos y todas nosotras, ahora dicen que hay que socializar las pérdidas, que todos y todas, empresarios y clase trabajadora, nos tenemos que apretar por igual el cinturón. Señores y señoras empresarios, a nosotros y nosotras no nos quedan más hebillas para apretarnos el cinturón y, por lo tanto, no estamos dispuestos a ello. Si nos hubiesen dado parte de los millones que han regalado este último año a la banca para sacarla del agujero en que ellos mismos con su gestión desastrosa se han metido, y con ese dinero hubiésemos pagado parte de nuestras viviendas, o se hubiese mejorado nuestra capacidad adquisitiva y nuestras condiciones laborales, tal vez, sólo tal vez, entonces tendrían legitimidad para pedirnos un esfuerzo así, pero como nada de eso ha sucedido, nosotras y nosotros no estamos dispuestos, no vamos a ceder un ápice.

Pero los discursos se demuestran con hechos y en eso estamos. En ese contexto se dio la Huelga General que llevamos a cabo en Euskal Herria Sur el pasado 21 de mayo, donde la mayoría de la clase trabajadora vasca se echó a la calle y colapsó las cuatro capitales del sur de nuestro Pueblo, a pesar de las amenazas del empresariado, a

pesar de la manipulación de los grandes medios de Incomunicación (siempre en manos de las patronales, sus amos) y a pesar del triste rol que jugó cierto tipo de sindicalismo domesticado. A pesar de todo ello, la Huelga fue un éxito, un punto de inflexión para seguir luchando, porque igual que el 21 no empezó nada (ya llevábamos meses movilizándonos en cada pueblo y comarca), tampoco terminó nada.

Los ejemplos de dignidad obrera están siendo muchos en Europa y en el Estado. Ahí están también las Huelgas que se han dado en Grecia, Italia, el Estado francés, el encierro de los compañeros de Naval-Gijón, en Asturias o aquí mismo con las luchas del metal en Vigo.

Amigos y amigas, ésa es la vía. Debatir, discutir y ver cómo perfeccionamos la lucha sindical día a día para lograr un cambio social y también político en beneficio de la clase trabajadora en nuestros Pueblos, en Galiza y en Euskal Herria. Un cambio social y político necesario para seguir existiendo como Pueblos diferentes, no mejores pero tampoco peores que ningún otro, sino diferentes y diferenciados y un cambio social y político para conseguir que se establezca un sistema donde las personas y la justicia social primen sobre la lógica del dinero y del capital.

Porque como bien dice un gran poeta de vuestra tierra, que estuvo también muy ligado al poeta vasco Gabriel Aresti y sobre cuya relación hace dos años publicaron un libro Fesga y la Fundación Ipar Hegoa, de nuestro sindicato:

“Na terra non hai estrelas, Si as queres tes que facelas”

Pues de eso se trata, de hacer no una, sino varias estrellas rojas en la tierra, en cada Pueblo con la lucha diaria. Seguro que las “meigas”, que “haberlas haylas” y son nuestras aliadas, nos echan una mano.

Viva la lucha obrera!! Viva Galiza ceibe!!

Igor Urrutikoetxea (Secretario de Relaciones Internacionales de LAB) Santiagon, 2009ko ekainan

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS