La voz y la palabra

Publicidad

Podemos hablar, tenemos el don de articular la voz.  Somos palabra.  Eso nos diferencia del resto, absolutamente, de los animales, además del papel higiénico, y la capacidad -inquebrantable- de tropezar cada día con la misma piedra.  Todo esto nos parece tan normal e intrascendente porque en un universo infinito de seres vivos, nos hemos olvidado de agradecer y bendecir la mesa en que seremos servidos, finalmente: esta increíblemente variada superficie del planeta.

Desde esta postura, donde no el sol, ni siquiera la naturaleza, sino el ser humano es el centro del universo comprobable (y obviamente que desde estos parámetros decir ser humano es decir hombre y no mujer, pero eso es otra historia…) genera desde siempre una justificación, una fuerza, una tenacidad en el desprecio de la vida misma, que finalmente termina mirando hacia adentro de la estructura social porque, en fin, la violencia misma necesita ser sembrada racionalmente, intencionalmente planificada, estructurada y codificada.  Su objetivo es diezmar, callar, desarmar y reemplazar la palabra, antes incluso de que nazca.

Desde el vamos, como condición indispensable para sobrevivir, se la glorificara a la violencia a través del saqueo y la destrucción sin sentido, la masacre, la esclavitud, el desperdicio, con el objetivo de formular flujos de recursos que justifiquen y mantengan la necesidad de acumular poder.  Solo desde la cúspide de este poder se puede acceder a las herramientas para modificar estos estatutos y códigos del uso institucional de la violencia, del lenguaje, de la violencia como lenguaje, aprovecharse de la gestión de sus posibilidades y consecuencias, porque la violencia no necesita causas: en la civilización humana actual, es una causa en si misma.  De esa manera llegamos a una carrera permanente por el dominio y usufructo de esas estructuras nacionales, estatales, gubernamentales, en un juego que no necesita ganadores sino continuar indefinidamente.

Cuando la humanidad misma era pequeña y frágil, la voz significaba la posibilidad de aprender y compartir, de explicar y asistir, mediar, comprender, ser, permanecer y construir… y la voz no era aparte de la persona, y la persona no era aparte de los sonidos, del entorno, de la tribu.  Cuando la abundancia de recursos se volvió acumulacion, y entonces una posibilidad de dominación, hizo nacer el despojo, la manipulación, la guerra,  y ya que no había necesidad de mantener lazos sociales, de transmitir nada que no sea funcional,  la voz de los que explicaban el mundo se extinguió, arrasada por el monopolio de los conceptos nacidos del poder y la escritura… primer arma de manipulación masiva inventada por las nuevas elites temerosas de perder su estatus.

A partir de ahí, todos serian órdenes y doctrinas, autoridad y dogma, coerción y  silencio, religiones y promesas desmedidas.  Desde la cima del poder, se recortarían todas las voces disonantes, para delinear los nuevos esquemas de poder, verticales, indiscutibles, que ahora servirían de modelo a la humanidad, basados en la crueldad con que su disciplina guerrera sometía exitosamente a los distintos tipos de organizaciones y culturas.  La voz (y desde ella el diálogo), que nacía del corazón y el sentido de comunidad, fue arrasada y vencida, y ahora solo quedaría la voz que nace de la espada, y el silencio de la sumisión.

Claro, finalmente, ya en aguas quietas, es más viable, hacia el interior de las comunidades guerreras, volver a las fuentes y retomar el diálogo y la convivencia, la transmisión de conceptos sociales, aunque esta vez a través de la imposición repetitiva, edificando escuelas e institutos que establezcan y aseguren la permanencia y el monopolio de los ganadores.  Hecho esto, y educado al nuevo ser humano en la obediencia y el servilismo, pudo darse paso a la puesta en escena a nivel nacional, generando parlamentos y foros que remasticaran las verdades pre digeridas en simulacros de debates y oposiciones que mantuvieran al grueso de las poblaciones en la esperanza de ser representados en la nueva farsa de la democracia.

Obviamente esto nunca paso, no fue así, y desde siempre el único resultado fue la creación de una clase política aventurera codiciosa y torpe, carente de empatía o responsabilidades sociales, que haría por los reyes y emperadores, por los generales sacerdotes y mandamases, el trabajo de embaucar y dirigir a las masas crecientes de seres humanos, hacia esquemas conceptuales incomprensibles y rígidos, que consistieran en delegar poder, despojarse de responsabilidades, y finalmente, volverse completamente indiferentes a su propio destino.

Lo peor de esta cruzada contra el sentido y la individualidad es que, finalmente, en su esquema de premios y castigos, de reprimendas y amenazas, chantajes y sobornos, la necesidad se fue amoldando a los esquemas de interpretación dominantes, que ahora exhiben y demuestran un abanico de verdades tan cómodas e iguales que podemos simular nuestra independencia de criterio subiéndonos a un carrusel donde pasan eterna y cíclicamente las verdades a medias, los sarcasmos, las ironías, la difamación, la mentira, las “verdades”, las propagandas, las publicidades y memes… pero la voz ya no sale de nuestra garganta ni nuestro corazón, y mucho menos de nuestro cerebro en permanente oferta, diseñado a través de experimentos con ratas en laboratorios oscuros.

¿Tenemos aún la posibilidad de describir algo desde su esencia? ¿Podemos acaso hablar de algo sin distorsionar lo hablado? ¿Siquiera estamos dispuestos a pagar el precio de decir palabras que representen realidades antes que trincheras y estrategias?  Todavía, sin dudas, podríamos, pero seguimos consumiendo medios masivos como si fuera pan, y dejándonos convencer como si nos estuvieran amamantando… y a la palabra que define y crea, que acuna y ama, que individualiza, limita y conecta a los seres humanos entre sí y con su entorno cuasi natural, la dejamos atrás de un millón de objetos que tienen precio, solo porque se inventó el crédito.

¿Estamos dispuestos a correr el riesgo de redefinir el mundo sin prejuicios? ¿A ver y sentir desde un punto cero, para poder decir? ¿Tan solo podríamos pensar, sinceramente, que nos sentimos cómodos vomitando intermitentemente un caudal imparable de definiciones y descripciones prefijadas?

Nunca está de moda la libertad, y la palabra libera cuando no es esclava.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More