La violencia no emana del pueblo sino de las estructuras del Estado mexicano

Ciudad de México a 21 de julio de 2019

A la opinión pública

La violencia no emana del pueblo sino de las estructuras del Estado mexicano

¿Quién es el que ejerce la violencia? ¿Quién comete desapariciones forzadas, tortura y realiza detenciones ilegales? ¿Cuál es el origen de la protesta popular, la exigencia de los derechos y libertades políticas? La violencia no emana del pueblo, ésta emerge del Estado mexicano, en él está contenida la violencia desenfrenada y el terrorismo de Estado.

Es un desatino el argumento del representante del gobierno del estado de Chiapas quien sostiene que son “organizaciones violentas” las que cometen actos “antisociales”, se equivoca en sus juicios de valor que su gobierno empata con la “mística” del gobierno federal, porque hasta el momento el representante de palacio nacional insiste en no usar la represión como medio para dirimir problemáticas sociales.

Es un equívoco sostener que el “nuevo régimen democrático” que representa el gobierno federal se encuentra en consonancia con el suyo en la “apertura al diálogo” y el respeto a las “causas justas”. Nada más falso, ruin y perverso. No hay diálogo que sea sinónimo de respeto cuando existe la anuencia desde el ejecutivo estatal en el cometido de crímenes como la detención ilegal y desaparición forzada.

¿A qué causa justa se refiere? A la que condena a millones a perecer en la inmundicia, la que conduce a las masas a un terreno fangoso de precariedad material y humana producto de la primacía del interés mezquino de un grupo reducido de empresarios nacionales y locales en detrimento de la mayoría empobrecida.

El pueblo organizado se protege de la violencia institucional a través de las acciones políticas de masas, no son simples caprichos personales o una actitud vengativa, obedecen a un análisis científico de la realidad, a una necesidad política ante las necesidades no resueltas y la permanente negación de los derechos constitucionales, humanos y libertades políticas.

La actividad política de masas se expresa en volanteos en plazas públicas, en puntos carreteros, mítines, conferencias de prensa, foros, conferencias políticas, marchas o plantones, todo aquello que emane de su creatividad e iniciativa para detener la ofensiva represiva institucional. Protestar es un derecho y libertad política, ninguna ley o código puede estar encima de éste, ni puede restringirlo, limitarlo o violarlo.

Las acciones políticas de masas que realizamos en el estado de Chiapas son la respuesta a la actitud indolente de las autoridades gubernamentales, responden a la política represiva y antipopular de la administración de Rutilio Escandón Cadenas, quien a más de siete meses de gobierno muestra su careta represiva y pro empresarial, con desalojos violentos, detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y tortura.

En nuestro caso, la privación ilegal, desaparición forzada y tortura de nuestro compañero Javier González Díaz el 17 de julio de 2019, es una prueba irrefutable de la esencia represiva de su administración, quien sigue preso bajo cargos infundados; el intento de ejecución extrajudicial contra los compañeros Juan Calixto Gómez y Domingo Gómez Sántiz el 18 de julio de 2019 durante un volanteo en la carretera Ocosingo Altamirano; el desalojo e incursión policíaca en el ejido Nueva Altamira el 20 de julio de 2019; el desalojo violento a compañeros de la comunidad 20 de junio el día 20 de julio de 2019 durante una manifestación en el crucero El Cascajal, municipio de Venustiano Carranza; hechos que expresan el carácter sistemático y represivo del gobierno de Chiapas.

Los delitos que le imputan a nuestro compañero son totalmente infundados, no existe razón alguna para mantenerlo preso, es evidente que los gobiernos estatal y federal lo mantienen como rehén político, en un intento por contener el descontento popular y acallar las voces de protesta, tanto uno como otro gobierno son engranajes del mismo aparato que ejerce la represión como respuesta a las demandas del pueblo.

En el caso de los gobiernos estatal y municipal resalta el carácter reaccionario y dogmático de sus representantes, su política la fincan en la represión y la mentira mediática. Es a través de los medios de comunicación oficial y en algunos portales de internet donde hacen señalamientos dolosos para descalificar las causas justas de lucha del pueblo, en este caso de nuestra organización.

Evidenciado está que a través del uso excesivo de la fuerza policíaca viola los derechos humanos y constitucionales del pueblo, a través de la descalificación vitupera sobre las formas metodológicas de organización y lucha que adopta el pueblo con la intención de impedir la solidaridad entre hermanos de clase y justificar sus prácticas deleznables contra las organizaciones populares.

Nuestras acciones políticas de masas obedecen a la exigencia, en un primer momento a la desaparición forzada del compañero, quien durante las primeras horas no era presentado en ninguna institución, aunado a ello el intento de ejecución extrajudicial de dos compañeros mientras realizaban actividades de protesta y, en segundo, para exigir la libertad inmediata e incondicional del compañero una vez que se conoce que fue trasladado al CERESO número 5 localizado en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas con señas claras de tortura.

Con eso evidenciamos que el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas no respeta las libertades y derechos del pueblo, mucho menos la de aquellos que luchan bajo las banderas del ideal socialista, que se organizan de manera independiente. ¿A qué tipo de diálogo se refiere cuando dice que su gobierno siempre ha estado abierto al diálogo? En este tiempo el cometido de crímenes de Estado y de lesa humanidad ha sido su diálogo.

En ningún momento tuvo acercamiento con nuestros compañeros, ni siquiera existe un pronunciamiento por la desaparición forzada del compañero Javier, mucho menos por las prácticas de tortura que ejecutaron sus corporaciones policíacas, ¿por qué no dice algo al respecto?, ¿por qué ese silencio ante crímenes de tal magnitud? Evidenciado está que independientemente de quien asuma la silla presidencial estas prácticas fascistas continúan, son inherentes al modo de producción capitalista, que de esencia tienen un carácter violento.

En el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) somos una organización popular e independiente, que tiene presencia y arraigo en los estados de Michoacán, Jalisco, Puebla, Veracruz, Hidalgo, Ciudad de México, Chihuahua, entre otros, donde luchamos por las demandas más sentidas como parte de las masas explotadas y oprimidas, tales como el derecho a la educación, vivienda, la tierra, trabajo, salud, entre otros derechos elementales del hombre.

Luchar por el socialismo en México no es un delito, es una necesidad histórica del pueblo ante la pobreza y miseria que padecemos más de 90 millones de mexicanos, donde una minoría rapaz es dueña de la riqueza social, determina la vida política, económica y social del país y condenan al oprobio a millones de mexicanos.

Nos solidarizamos con las causas de lucha del pueblo, en este caso con los familiares de los detenidos desaparecidos, quienes abrazamos su demanda de presentación con vida, así como juicio y castigo a los responsables materiales e intelectuales, en particular, la de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, la de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz, la de las indígenas triquis Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, la del activista político Teodulfo Torres Soriano, la de los jóvenes Ana Belén Sánchez Mayorga, Luis Enrique y Diego, así como las de más de 350 mil víctimas de este crimen atroz.

Exigir la libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero no es un delito, mucho menos un acto de imprudencia, es un aspecto de solidaridad ante la grave violación a los derechos humanos de la que fue objeto, situación que el gobierno chiapaneco pretende eludir su responsabilidad a través de las descalificaciones y señalamientos dolosos a las acciones de protesta.

El compañero Javier es preso injustamente, rehén político del gobierno mexicano, responsabilizamos a los gobiernos federal y estatal de Chiapas de su integridad física y psicológica, asimismo de lo que le pueda suceder a los compañeros de las distintas regiones en el estado de Chiapas quienes legítimamente exigen libertad inmediata de Javier, alto a la represión, al terrorismo de Estado y presentación con vida de todos los detenidos desparecidos por el régimen.

Atentamente

¡Libertad inmediata de nuestro compañero Javier González Pérez!

¡Alto a la criminalización de la pobreza y protesta popular!

¡Alto al terrorismo de Estado!

¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y popular!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

FNLS

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS