La subjetividad del valor y del desempleo en el análisis trotskista

Publicidad

Por Pedro Delgado Gonzalez

En el análisis de Marx, el valor de una mercancía está determinado por el tiempo de trabajo abstracto  socialmente necesario (TTASN) para su producción, incluyendo los insumos de trabajo directo e indirecto. La cantidad de trabajo que encierra un bien, se mide por el tiempo que se gastó en su producción. Esto no significa que las mercancías tendrán más valor cuanto más tiempo se tarde en producirlas. Por ello se habla de TTASN, o sea aquel que se requiere para producir una mercancía, en las condiciones normales de producción y con el grado medio de destreza e intensidad de trabajo imperantes en la sociedad. Hay que añadir que las mercancías tienen valor, porque ese trabajo humano abstracto socialmente necesario objetivado en la mercancía, es realizado de forma privada e independiente, lo que permite que estas puedan cambiarse como equivalentes en la esfera del intercambio.

En el pensamiento trotskista, se parte de un análisis contrario al de Marx, el trotskismo elabora  una tesis subjetivista del valor y los precios, donde ya estos no obedecen a leyes objetivas de la producción capitalista, es decir los precios de las mercancías no estarán regidos por el TTASN para su producción, tal como explica la ley del valor-trabajo, sino que ahora pasarán a ser un fenómeno subjetivo donde es el capitalista el que fija los precios. Incluso en su trabajo titulado El Pensamiento Vivo de  Karl Marx Trotsky niega la ley del valor y afirma:

 

“ahora el dominio ciego de la ley del valor se niega a prestar más servicios.”1

 

Al negar la ley del valor, Trotsky no le queda otra alternativa, que pensar que los precios se fijan de acuerdo a la voluntad abstracta del capitalista, y que son las grandes empresas las que organizan los precios altos, en El Programa de Transición Trotsky nos dice:

 

“(…) empresas gigantescas, trust potentes organizan también la vida cara, las crisis y la desocupación”. 2

 

Aquí puede verse un enfoque idealista, donde los precios, la inflación, las crisis y el desempleo no son una causa intrínseca del capitalismo, generada por las leyes de acumulación de capital, sino que es algo organizado adrede por las grandes empresas, es decir estos fenómenos están determinados subjetivamente. El análisis subjetivo de Trotsky introduce un serio problema para el pensamiento marxista, pues si la ley del valor, no rige los precios de las mercancías, entonces tampoco rige el precio de la mercancía fuerza de trabajo; por lo que la ley del salario quedaría anulada y con ello la explotación capitalista sería inexistente.

 

Este enfoque subjetivo, llevará a Trotsky a pensar que los precios pueden modificarse por medio de la lucha de clases o la denuncia a los capitalistas por parte de los consumidores, y así en el Programa de Transición se hace un llamado a los obreros, campesinos y comerciantes a participar en la política de precios:

 

“Los campesinos, los artesanos, y los comerciantes sin embargo en su condición de consumidores, deben tomar una participación activa, junto con los obreros en la política de precios. A las prédicas de los capitalistas relativas a los gastos de producción, de transporte y de comercio, los consumidores deben responder:“muestren vuestros libros, exigimos control sobre la política comercial””. 3

 

Según el planteamiento trotskista se desprende que los precios son una cuestión de manipulación del capitalista, por ende la solución es que los obreros participen en la política de precios y según sea la correlación de fuerzas se fijarán los mismos, entonces si la correlación de fuerzas es favorable al capital, la burguesía impondrá precios elevados, si por el contrario los obreros participan en la política de precios, entonces estos serán más bajos.

 

Aquí puede evidenciarse una ruptura del trotskismo con respecto al enfoque de Marx con respecto a los tiempos de trabajo abstracto socialmente necesario y los precios de producción.

 

Cuando Marx analiza los precios de producción y la competencia capitalista en el tomo III de El Capital, se enfoca en la tendencia a la igualación de la tasa de la tasa de ganancia para el análisis de la distribución de la plusvalía entre los capitales con diferentes composiciones orgánicas de capital. Marx desarrolla la idea de que cada capitalista participa en la plusvalía total producida de acuerdo con la fracción del capital adelantado, en lugar de apropiarse simplemente la plusvalía que ha producido el mismo. En este análisis los precios de producción corresponden a los costos más la cuota de ganancia media. Además se deriva la conclusión de que las mercancías no se intercambian por sus valores, sino por sus precios de producción y estos precios de producción difieren de los valores según la composición orgánica del capital.

 

Trotsky obvia el análisis de Marx, para explicar los precios desde la voluntad abstracta del capitalista y que estos pueden modificarse por la participación activa de los obreros en la política de precios.

 

Por otra parte esta la explicación idealista y subjetiva del desempleo como una especie de conspiración de los capitalistas contra la sociedad, es otra ruptura del trotskismo con el  marxismo. La explicación de Marx del desempleo está centrada en la acumulación de capital. La mecanización de la industria conlleva al incremento del Ejercito Industrial de reserva, pues la sustitución constante de obreros ( trabajo vivo) por máquinas ( trabajo muerto) en el afán del capital por reducir costos y aumentar la productividad, para sobrevivir en la competencia, contra otros capitales, es la causa directa del desempleo. Marx explica que la maquinización de la industria, aumenta el ejército industrial de reserva( efecto sustitución) y el crecimiento del capital, aumenta la demanda de trabajo (efecto absorción), así que el desempleo está explicado por el efecto neto de estas contra-tendencias.  En determinado momento, el efecto de absorción será mayor que el efecto sustitución y el ejército industrial de reserva disminuye y los salarios crecen, pero en otro momento el capital sustituye al obrero por nuevas máquinas, reponiendo el ejército industrial de reserva e incrementando asimismo el desempleo.

Trotsky pasa por alto toda la explicación de Marx, para explicar el desempleo como una categoría arbitrariamente fijada por la voluntad abstracta del capitalista, sin ninguna base material.

 

El subjetivismo  de Trotsky es una posición totalmente antagónica a la de Marx, el trotskismo introduce serios problemas en el pensamiento marxista al negar la ley del valor y a explicar el desempleo de forma subjetiva. Se hace tarea urgente revisar los planteamientos de Trotsky, porque se puede estar de acuerdo con la postura de Trotsky o con la de Marx pero no con las dos.

 

1 Trotsky, León: “El Pensamiento vivo de Karl Marx”, tomado de  www.marxists.org/espanol/trotsky/1939/vivo.htm

2 Trotsky, León: “El Programa de Transición”,  publicado por Museo Casa León Trotsky p. 38

3 Ibid., p. 42

Fuente: http://economiacriticavenezuela.blogspot.com/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More