La situación económica y social nos llama a las movilizaciones sociales

El Ingreso Mínimo Vital que se nos ha vendido una y mil veces como la panacea que iba a resolver los problemas económicos de muchas familias que están en el límite de la exclusión social, es un verdadero fracaso, por las ridículas cantidades que supone y por la lentitud de su aplicación. El Pago de los ERTES que miles de trabajadores y trabajadoras aún no han cobrado, la vivienda, la educación son cuestiones que justifican la movilización social.

Los movimientos sociales llamamos a la participación en las diferentes movilizaciones que en los próximos días se van a realizar al unísono con otras organizaciones de diferentes territorios del Estado Español, y de las cuales daremos cumplida información.

Reivindicamos al gobierno de España y a los gobiernos autonómicos, el cumplimiento de una serie de medidas económicas y sociales, prometidas y publicitadas ampliamente en los medios de comunicación.

Hacemos un llamamiento a los extremeños y extremeñas para reclamar asuntos como: la urgente concesión a los solicitantes del Ingreso Mínimo Vital, la puesta en marcha de programas de empleo, los pagos de los ERTES, la Renta Básica de Emergencia, la solución de los déficits de viviendas o los problemas educativos.

Ante la oficial desgana del Poder Político exigimos actuaciones rápidas y urgentes como el pago del Ingreso Mínimo Vital y el pago de los ERTES que aún no han cobrado cientos de trabajadores y trabajadoras, de otro modo muchas personas serán atrapadas por las redes de la pobreza y conducidas al más absoluto vacío económico y moral.

En nuestra Comunidad, los problemas de carácter económico, la precariedad, desempleo, bajos salarios, carencias de viviendas sociales, educativos, se ven empeorados notablemente con la pandemia del virus.

Una parte importante de la población además del castigo natural producido por el sistema capitalista sufre el desinterés de los gobiernos por solucionar los déficits producidos en los servicios públicos por algunas medidas administrativas justificadas para combatir la pandemia.

En este orden de cosas, seguimos reclamando al gobierno de España y a la Junta de Extremadura el refuerzo con recursos humanos y materiales de los servicios sociales, de empleo, de salud, educativos, para los mayores y la dependencia, la seguridad social, etc.

La Junta de Extremadura descuida en su agenda inmediata asuntos básicos para la vida de una parte importante de la población extremeña. Tiene la costumbre de poner el acento en cuestiones de menor importancia que luego con una intensa propaganda institucional se trasladan a la opinión pública como si fueran el chocolate del loro.

Por poner un ejemplo. En el caso de la vivienda se deja de lado lo importante, el déficit de viviendas sociales en Extremadura. No tiene mucho sentido que la Junta de Extremadura no termine de una vez las 31 viviendas de Villafranca, totalmente abandonadas, o no se haga nada con las 200 y pico que hay en el barrio de los Álamos en Mérida, o se dejen olvidadas las 90 viviendas del barrio de Suerte Saavedra propiedad del Estado, y con el mismo tratamiento otras muchas situadas en diferentes localidades de la Comunidad Extremeña.

Es inexcusable el reforzamiento del sistema educativo con una amplia contratación de personal docente y no docente que incremente la seguridad sanitaria de las personas implicadas en el proceso educativo. No nos valen las ridiculeces de contrataciones que ofrece la Junta de Extremadura.

Por todas estas razones hacemos un llamamiento para que los trabajadores y trabajadoras nos movilicemos y demandemos soluciones y mejoras para nuestras vidas. Por eso, tenemos que luchar por nuestros derechos como ser humano.

¡PARTICIPA! ¡MOVILIZATE!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS