La sexta raza ante el cambio climático

Publicidad

Por Patrocinio Navarro

Centenares de manifestantes ecologistas protestan en miles de ciudades -también en España- contra la ineptitud de los gobiernos  para abordar la actual crisis climática que nos amenaza en todas partes. Como viene siendo habitual, en lugar de mandar a la policía para molestar y detener a los causantes, bien conocidos en todos lados, se la manda para molestar y detener a los que denuncian el problema. Siempre lo mismo… Y por supuesto, especialmente en España, donde el Paseo de la Castellana es testigo, una vez más,  de la estupidez gubernamental.

La rebelión de la Tierra es la consecuencia de una manera equivocada de producir y  vivir, lo que trae consigo serias consecuencias para todas las formas de vida, como estamos comenzando a experimentar. Pero si algo no podemos esperar es que los Gobiernos del mundo pongan freno a las causas por más reuniones de alto nivel que realicen. Y por más manifestaciones de protesta que convoquen  los ciudadanos, ¿alguien cree que se cerrarán los pozos de petróleo, dejarán de circular vehículos contaminantes por tierra, mar y aire, se pondrá fin a la ganadería extensiva o a los plásticos, o dejarán de pescar los grandes barcos de arrastre?… Es más fácil creer en papa Noel.

En esa rebelión del Planeta, que estamos comenzando a sufrir, y que marcará un antes y un después en la humanidad, hay muchos aspectos a resaltar. En lo físico, la mengua de recursos básicos como el agua y los hidrocarburos, y los procesos de desertización junto a catástrofes naturales nunca presenciadas por la presente humanidad, y muchas cosas más. En lo humano, tan ligado a lo anterior, grandes bolsas de pobreza y precariedad, escasez de recursos agrícolas, y el desencadenamiento de movimientos migratorios  de los países del Sur hacia el Norte en todos los continentes, sin parangón en toda la Historia, como se viene contando en estos escritos. Pero hay algo más de lo que no suele hablarse, algo que resulta incómodo contar  a los voceros del Sistema  de Conformación Mental dominante: la alteración de las corrientes electromagnéticas de la Tierra.

Los poderes públicos y sus científicos de pesebre no están interesados en contar que los polos han comenzado a cambiar su magnetismo y el Planeta se dirige hacia una inversión de los campos magnéticos, hacia un salto de los polos. De un modo  semejante a  dar la vuelta a la tortilla, lo que es hoy el polo norte, será mañana el polo sur. Y aunque no sepamos aún cuando es exactamente  ese “mañana”, esta alteración supone que lo que hoy son mares, serán mañana tierras. Así que nos encontramos ante un cambio en la frecuencia  de vibración de nuestro Planeta. Y las consecuencias que esto tiene para el género humano y para cada uno de nosotros es algo que debemos conocer.

Llegará  un momento de ese aún impreciso “mañana”, en que aquellos que no estén  en la misma frecuencia de vibración de la Tierra  no podrán encarnar aquí, por más reencarnaciones que hayan tenido sobre ella. Serán rechazados de un modo natural  muchos de los que deseen nacer aquí; pero no como un castigo, sino simplemente  por disonancia energética. ¿Habría lugar para un pirómano, un fabricante de químicos contaminantes, un asesino de animales o cualquier otro enemigo de la Tierra? Precisamente, quienes actúan así lo hacen por tener una baja frecuencia vibratoria en su campo electromagnético personal debido a su forma negativa y egocéntrica de pensar y actuar. Esto de la atracción o rechazo electromagnético concuerda con las leyes físicas de la  teoría de los cuantos de Max  Planck, Einstein, con la mística oriental y las enseñanzas de iluminados y profetas de todos los tiempos. Desde el mundo espiritual  se habla también de la relación entre los cuantos, la conciencia y la salud  en una gran manifestación que fue recogida en forma de libro y titulada “Origen y formación de las enfermedades”  https://editorialgabriele.com. un libro cuya lectura puede ser de gran ayuda para un buscador sin prejuicios.

La ley es igual para todos. Aquí sí. Igual atrae a igual, y lo que tiene distinta vibración se encuentra en distinto plano y lugar, como sucede a los electrones que forman órbitas alrededor del núcleo del átomo. También el sentido común nos indica algo: cada uno va con quien tiene más afinidades. Lo semejante siempre atrae a lo semejante. Lo que no concuerda con uno es rechazado. Eso explica la diversidad de grupos de amigos, de organizaciones sociales, grupos políticos, religiones y un largo etc.

Los grupos humanos formamos al fin y al cabo grandes grupos de energía afín, enormes redes de vibración diferente a la que tenemos con  el resto de grupos según su propia vibración. Ahora podemos formularnos la pregunta: ¿Cuál será  la nuestra? ¿La que forma parte del problema medioambiental físico y en forma de energía negativa en nuestro modo de pensar  y sentir,  o la que ayuda al Planeta  y emite en positivo viviendo de acuerdo con las leyes de la naturaleza y las leyes del Cosmos? Para un creyente se trata de vivir de acuerdo con los Mandamientos o el Sermón de la Montaña.

Es esta una hora seria de la humanidad: la hora de mirar en nuestra conciencia y averiguar cual es nuestra parte, qué tenemos que ver en todo esto. ¿Hay alguien que pueda decir que está libre de haber contaminado nuestro mundo  aunque sea en forma de pensamientos negativos?

La  sexta raza humana, que es la actual, no ha mejorado a las precedentes en el modo de relacionarse con su  Planeta, sino todo lo contrario,  y el vaso de la Tierra se colmó y se derrama. Lo estamos viviendo.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More