Publicado en: 24 octubre, 2015

La Revolución rusa. De febrero a octubre de 1917

Por Antonio Liz

Texto que señala las etapas de la Revolución rusa de 1917 y los hechos principales día a día

Por Antonio Liz

Este folleto sobre la Revolución rusa fue el número 1 de una serie  de Cuadernos Anticapitalistas que editaron en 2013 las compañeras y compañeros de Burgos de Izquierda Anticapitalista, organización que fue fagocitada por una dirección oportunista. Tuvo dos ediciones en un breve intervalo. Hoy lo pongo en edición digital para que siga cumpliendo el papel pedagógico con que lo concebí, que les sirva a las compañeras y compañeros jóvenes para una primera aproximación a la Revolución rusa y de texto-guía para lecturas más extensas, que a buen seguro se darán porque el próximo centenario de la Revolución rusa llamará a ello.

Madrid, 10, octubre, 2015

Introducción

La Revolución rusa de 1917 marca un antes y un después en la Historia Contemporánea. La razón es sencilla, fue la primera revolución socialista de la Historia Universal. Por ello entendemos que su conocimiento es imprescindible para la militancia de la izquierda social ya que esta aspira a construir un mundo sustentado en la justicia social y la Revolución rusa fue el primer intento.

Para hacer una rápida y pedagógica presentación hemos recurrido, en lo fundamental, a un texto clásico de Trotsky, Historia de la Revolución Rusa. En esta obra convergen el conocimiento directo, la profusa documentación y la inmedible capacidad narrativa e interpretativa del autor, lo que convierten a la obra en una joya de la historiografía contemporánea.

La estructura de nuestro texto está pensada para que el lector y la lectora sigan paso a paso el desarrollo del proceso revolucionario. Así, su estructura marca tanto las diferentes etapas de la Revolución como el día a día de los hechos principales. Las citas de la obra de Trotsky aparecen en cursiva.

Para identificar rápidamente el quehacer de las tres grandes fracciones políticas de los soviets aclaremos que los mencheviques entendían que aquella era una revolución burguesa por la cual la clase trabajadora sólo podía ser la infantería de la burguesía, a quien le correspondería el poder. Los eseristas (socialistas-revolucionarios) eran el partido por excelencia del campesinado, que no era una sola clase social; la aspiración genérica del campesinado era la repartición de las tierras de la nobleza y de la Iglesia. Los bolcheviques, con Lenin y Trotsky a la cabeza, entendían que aquella revolución debía estar dirigida por la clase trabajadora, ella debía tomar el poder para construir la República de los Soviets y hacer la reforma agraria de inmediato para fortalecer su alianza con el campesinado, la gran mayoría social.

Madrid, 19, noviembre, 2012

NOTA: introducciones del folleto de Antonio Liz, La Revolución rusa. De febrero a octubre de 1917, que está completo en: www.antonioliz.wordpress.com

 

 

 

-->
COLABORA CON KAOS