La revolución de Octubre: notas de lecturas

A lo largo del siglo XX, Octubre de 1917&nbsp fue “la revolución” sobre la que la tentativa revolucionaria podía debatirse desde diversos ángulos, aunque el que imponía desde la izquierda era el que ofrecían autores como Deutscher y Carr.

Así pues, para cualquier militante inquieto que no se limitara a lo que le decían los mayores –los de las juventudes del barrio decían que tal o cual nos han dicho-, no tardaba en buscar las diversas historias, historias que se fueron haciendo cada más variadas y rigurosas en los años sesenta, para alcanzar una culminación especial en las obras de Deutscher y Carr, en no poca medida complementarias.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

Pero para “entrar” por la vía más atractiva, la que se imponía era la de John Reed, Diez días que conmovieron el mundo &nbsp –reeditada en diversas ocasiones, la última en Txalaparta –, la mejor crónica de la revolución, de cualquier revolución.&nbsp Como es sabido fue l prohibida por Stalin, y &nbsp hasta que &nbsp los años sesenta no fue&nbsp reeditada (el lector puede encontrarla en la edición de Akal, Madrid, 1974, con todas las notas de los funcionarios, notas que desmentían lo que Reed contaba de Trotsky, Zinóviev, Bujarin…También es sabido que cuando Einsenstein realizó su “Octubre” basándose en el libro, la intervención personal de Stalin como censor ha quedado como uno de los capítulos más terrible de la historia del cine. Sobre John Reed resulta imprescindible “John Reed. El romántico revolucionario”&nbsp (ERA, México, 1979), de Robert Rosenstone, que contó sus experiencias como asesor histórico en la famosa película “Reds” de Warren Beatty en el libro “El pasado en imágenes” (Ariel Historia, Barcelona, 1997). Otra obra excepcional sobre la revolución, sus antecedentes y su desarrollo es el del célebre crítico y escritor norteamericano Edmund Wilson, “Hacia la estación de Finlandia” (Alianza Ed, Madrid, 1975), aunque esta es la edición revisada por Wilson quien se distanció del marxismo, y reescribió algunos apartados, sobre todo los referentes a Lenin.

Entre las visiones de conjunto del bolchevismo están, la clásica ya reseñada, Historia del bolchevismo, del gran erudito marxista germano Arthur Rosenberg, y sin duda la minuciosa de Pierre Broué, “El partido bolchevique” (Ed. Ayuso, Madrid, 1973), que contiene una detallada cronología, así como un extenso diccionario biográfico, aunque sobre este último aspectos, existen dos grandes obras, la de Ulam, “Los bolcheviques” (Ed. Grijalbo), y sobre todo la recopilación completada con un arduo trabajo biográfico de George Haupt&Jean-Jacques Marie, “Los bolcheviques” (ERA, México,&nbsp 1972). Fundamentos publicó a principios de los años ochenta una antigua recopilación de Trotsky llamada “Perfiles revolucionarios”, que comprende retratos tanto de bolcheviques como de socialdemócratas de la primera hornada.&nbsp Más lejanas quedan las “Siluetas revolucionarias” de Lunacharski (Biblioteca de Marcha,&nbsp S/f), con un prólogo de Isaac Deutscher. Paco Ignacio Taibo II, incluye entre sus “Arcángeles. Doce historias de revolucionarios herejes del siglo XX”&nbsp (Planeta, Barcelona, 1998), retratos de Alex Joffé, Larissa Reisner, y del peculiar “Robin Hood” alemán Max Hölz.

Algunas de las obras más importantes de Bujarin como&nbsp “Teoría del materialismo histórico”, “La teoría económica en el período de transición”, y “La economía mundial y el imperialismo”, se han publicado –precedidas por extensos comentarios-&nbsp en Cuadernos del Pasado y del Presente, Buenos Aires. Fontamara efectuó una edición completa y muy cuidada de “El ABC del comunismo”, que Bujarin escribió junto con Preobrazhensky por encargo del CC del PCUS en 1921, y su “Lenin marxista”. Grijalbo (1973) publicó un amplio ensayo sobre “El comunismo de Bujarin”, de A.G. Lewis, traducción y prólogo de Manuel Sacristán, pero su biografía más audaz y exhaustiva es la de Stephen F. Cohen, una de las principales autoridades científicas sobre la URSS, “Bujarin y la revolución bolchevique” (Ed. Siglo XXI, Madrid, 1976), que fue presentada en algunos medios como el “antiDeutscher”, ya que desplazaba la centralidad de la oposición a Stalin de Trotsky a Bujarin. La revista catalana “Taula de Camvi” (nº 15), le dedicó un “dossier” (“Per Bujarin”).&nbsp

El texto clásico de Rakovsky, “Carta a Valentinov”&nbsp también conocido como “Los peligros profesionales del poder” del que por su valor y brevedad existen numerosas ediciones, a veces en revistas, así como la carta de Joffe a Trotsky –incluida como anexo en el libro de Broué sobre el bolchevismo y editada en Kaos en la serie “El gran negador”–, están incluidas, junto con textos de Trotsky, Zinóviev, Rádeck y otros en&nbsp “La oposición de izquierdas en la URSS” (Ed. Fontamara, Barcelona, 1976), así como en la edición de G. Procacci de “El gran debate” en dos volúmenes,&nbsp &nbsp “1. El socialismo en un solo país”, y “2. La revolución permanente” (Cuadernos del Pasado y el Presente) que recoge textos tanto de Stalin como de Bujarín, de un lado, y de la oposición de izquierdas, por otro. La obra más conocida de Zinóviev, “Contra la corriente”&nbsp (editada en facsímil por Masperó) fue escrita con Lenin, y representa ña explicación más completa del posicionamiento bolchevique contra la “Gran Guerra”. El abogado de Trotsky, Gerard Rosenthal, escribió un vehemente y documentado testimonio en su favor: “Memoires pour la réhabilitation de Zinoviev” (Ed. Julliard, París, 1962). Más que las ya mencionadas, la principal obra de Preobrazhenky es “La Nueva Economía” (editada en La Habana, 1968, y reproducida por Ariel, Barcelona, 1970), con un detalladísimo prólogo de Ernest Mandel. De Rádeck se reeditó “Las vías y las fuerzas motrices de la revolución” (Ed. Akal, Madrid, 1976). Existe una biografía de Rádeck en inglés escrita por Warren Lerner, “Karl Radeck, The last internationalist” (Stanford, 1970). Reisner fue más publicada en los años treinta, ERA-Crónicas editó con un preciso prólogo, “Hamburgo en las barricadas”. De Lunacharski se ha publicado también “Las artes plásticas y la política en la Unión Soviética” (Seix Barral, Barcelona, 1969), amén del ensayo biográfico de Sheila Fispatrick, “Lunacharski y la organización soviética de la educación de las artes (1917-1921)” (ED. Siglo XXI, Madrid, 1977).&nbsp &nbsp

Muy importantes son las obras de Víctor Serge, y muy especialmente sus “Memorias de un revolucionario” (Ed. El Caballito, México, 1973), de Serge es, en la opinión de muchos, una de las cumbres de la literatura autobiográfica, y sus capítulos sobre la URSS resultan ser el testimonio más fehaciente sobre los primeros años del “gran terror” estaliniano. En un largo etcétera, otros libros suyos sobre la URSS son: ”El año 1 de la revolución rusa” (Ed. Siglo XXI, 1972), “Lenin en 1917” (Ed. Spartacus, París, 1967), “Lo que todo revolucionario debe saber” (ERA, México, 1971), “Literatura y revolución” (Fontamara, Barcelona, 1978), “La tragédie del escrivains sovietiques” (Spartacus, París, 1947), “Ciudad ganada” (Joaquín Mortiz, México, 1970), “Medianoche en el siglo” (Ed. Ayuso, Madrid, 1976), “Los años sin perdón” (Ed. Planeta, Barcelona, 1977). El historiador norteamericano Herbert R. Lottman ha escrito una exhaustiva biografía suya. En 1990 la Fundació Andreu Nin de Barcelona editó un “dossier” de documentos sobre Serge con un estudio bibliográfico mío. También se puede encontrar una &nbsp extensa documentación suya y sobre él, en la Web de la Fundación…No hace mucho hablábamos de el caso Tulaev en nuestra serie para Kaos sobre&nbsp Literatura y revolución…

Y aunque sus “memorias” han sido reeditadas por Siglo XXI, pero en México, y no se pueden adquirir aquí, la Fundación Nin se ha propuesto dar a conocer algunas de sus obras, y como resultado de esta propósito, Libro de la Frontera está preparando la publicación de El destino de una revolución, 1917-1937…

Valgan estas notas como una pequeña aproximación, por supuesto hay otras lecturas, y en mi mesa descansan dos aportaciones muy recientes, La revolución rusa, de Sheila Fitzpatrick, (Siglo XXI Argentina, 2005), y la recopilación de Andreu Coll, Las razones de Octubre. La revolución soviética y el siglo XX (.Crítica alternativa, 2008), que viene a resultar como un compendio de lecciones desarrolladas por media docena de especialistas reconocidas por igual como investigadores como por su partencia a la última internacional, la Cuarta. La que trabaja por una nueva internacional de masas que desarrolle una estrategia en función de las exigencias del siglo XXI.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS