La respuesta de una escuela a la violencia

  La respuesta de una escuela a la violencia

Diario La Voz del Interior por Juan Carlos Toledo

Con método hecho en Cuba “Al fin nos escucharon”


Lucía Deon, la directora de la Escuela General José de San Martín, de Villa Allende.
 


“La exclusión social es un activador del delito. Es imposible pensar que alguien que fue desplazado no sufra el resentimiento y lo exprese atacando al lugar del que fue separado”. Con su reflexión, Lucía Deon, directora de la Escuela General José de San Martín, Villa Allende, procura comprensión para quienes atraviesan por esa etapa, pero sin imputarles específicamente de los continuos robos y asaltos que sufre su colegio.

“Yo soy docente, no tengo por qué salir a identificar a los autores de los seis asaltos registrados desde diciembre hasta ahora, ni de los 30 robos que hemos sufrido en los últimos 12 años”, reflexionó. “Ésa es una tarea de los los encargados de la seguridad. Cada uno tiene que cumplir su rol y yo como educadora no lo puedo delegar”, dice.

Por eso, Deon decidió abrir las puertas de la escuela a quienes sufren el analfabetismo. Mañana, a las 18, se dará el primer paso de este proyecto cuando 13 mayores de 14 años, sin límites de edad, se inserten en un programa de alfabetización que ya mostró buenos resultados en 12 provincias y en varios países latinoamericanos.

El método se denomina “Yo sí puedo”. Y tiene un gran objetivo: aprender a leer y escribir. El curso dura tres meses y se trata de tele-clases que se dictarán de lunes a viernes de 18 a 19 en la escuela, una vez que se haya retirado la primaria.

El proyecto se ejecuta a través del Instituto Ummep (Un Mundo Mejor es Posible) que trabaja en red con el Iplac (Instituto Pedagógico Latinoamericano del Caribe), como programa de alfabetización para todo Latinoamérica. “Nosotros en Córdoba nos plegamos a esta campaña latinoamericana absolutamente solidaria y ad honorem. Somos docentes y no docentes que sentimos el deseo de devolverle a la sociedad, lo que nosotros tuvimos: la suerte de obtener educación”, destaca Deon.

Explica que van a trabajar otras docentes y jóvenes que están cursando magisterio. Abrieron un padrón de “facilitadores”, para personas que tengan ganas de enseñar, que pueden ser docentes o no docentes.

La intención es que, cuando se alfabeticen, estos adultos se decidan a terminar la primaria en el Centro de Enseñanza para el Adulto que también tiene su sede en la escuela.

La directora sostiene que estos mayores tienen problemas de autoestima y que hay que hacerles ver que pueden estudiar. “Sin este paso, sienten vergüenza de ir a la escuela; por eso nuestra misión previa es acompañarlos, tomar mate con ellos y convencerlos.

En Córdoba el programa ya es usado por la organización Barrios de Pie. Y se preparan para ponerlo en marcha también La Luciérnaga y La Cripta, del padre Mariani. 


Con método hecho en Cuba
El programa de alfabetización “Yo sí puedo”, no tiene aportes económicos. Todos los que trabajan lo hacen gratis, mientras que los videos y otros materiales pedagógicos los suministra el Iplac, un instituto con sede en Cuba.

A la Argentina llegó como una necesidad para los padres de los jóvenes mapuches que fueron becados a Cuba para estudiar medicina y brindárselos después a su comunidad. Los becarios no podían establecer comunicación con sus padres que no sabían leer ni escribir, entonces surgió la iniciativa de una casa solidaria de El Bolsón, que se comunicó con el Iplac y así trajo el método al país.

Su fin fue el de alfabetizar a los padres de estos aborígenes, pero sus resultados fueron tan positivos que la idea se fue expandiendo. En Jujuy se alfabetizaron más de mil personas y ya hay otros 20 centros en 12 provincias con este programa.

En dos estados de México se están alfabetizando unas 300 mil personas. En Haití, antes del golpe de Estado, alcanzaron a alfabetizarse 600 mil haitianos. Y se están firmando convenios con Paraguay, Bolivia y Brasil. El éxito mayor se alcanzó hasta ahora en Venezuela, con un millón de personas.



 


http://www.intervoz.com.ar/2004/0531/sociedad/nota246457_1.htm
   





Que necesitas para empezar a alfabetizar.


Formar un grupo de al menos 10 alumnos

Tener una videocasetera y un televisor

Contar con un facilitador que este dispuesto a trabajar voluntariamente durante 3 meses, cinco veces a la semana una hora diaria.

Tener un lugar donde dar las clases, que puede ser un comedor comunitario, un centro vecinal, una escuela , la casa de un vecino, etc.


 



Que cosas te garantizamos gratuitamente:
 Los juegos de videocasetes

La capacitación

El seguimiento pedagógico

Las cartillas para los alumnos

El manual para el facilitador

Ya tenemos 400 centros de alfabetización, 3000 alumnos, mas de 700 graduados y vamos por más.

 Somos 800 voluntarios de mas de 60 organizaciones, estamos en 12 provincias del país. 


Por una Argentina libre de analfabetismo.

Súmate a nuestro empeño,

Vos podés!!!!


 Comunícate con ummep, proyecto educativo



ummep@fibertel.com.ar


NOTICIAS ANTICAPITALISTAS