La renuncia a Bouteflika, un estímulo para el pueblo argelino

Publicidad

Por Francisco Ponzán

La población ya no soportaba la farsa de mantener un Estado impotente, mientras que entre bambalinas los empresarios de su entorno se apoderaban de los recursos del país.

Trabajadores, jóvenes y viejos, con o sin trabajo, forman, con los estudiantes, la mayor parte de las procesiones. Se rebelan por lo que llaman «mala vida», la degradación de sus condiciones de vida. El salario mínimo es de 130 euros al mes, y muchos trabajadores todavía no lo reciben. La precariedad es la regla. Los jóvenes constituyen la mayoría de la población, y un tercio de ellos están desempleados. Con la esperanza de una vida mejor, cada vez son más los que intentan cruzar el Mediterráneo, arriesgando sus vidas.

Mientras el país es rico en hidrocarburos, los servicios públicos se deterioran, las escuelas están superpobladas, los hospitales están abandonados. El verano pasado se produjo un brote de cólera, la enfermedad de la pobreza. Al mismo tiempo, los empresarios desvían los ingresos del petróleo, el gas, la construcción o la importación-exportación. Los capitalistas extranjeros, como Renault, Total, Sanofi y Lafarge, no pueden ser superados, atraídos por los recursos y la mano de obra barata del país.

¿Cuáles son las perspectivas para el pueblo argelino en la actualidad? Al renunciar al quinto mandato de Bouteflika y posponer las elecciones presidenciales, el régimen espera poner fin a la protesta. Un hombre más joven de la camarilla gobernante, en cuyo nombre los diferentes clanes habrían estado de acuerdo, puede sucederle. Sería como cambiar todo… para que nada cambie. Las revueltas de Túnez y Egipto de 2011 trajeron grandes esperanzas. Muchos manifestantes dieron sus vidas por ella. Sin embargo, para las clases trabajadoras de estos dos países, la esperanza ha sido traicionada. Los ricos han conservado el poder real. En Egipto, un dictador tomó el lugar del anterior.

En la propia Argelia, el ejército puede ser un peligro. En el pasado, ha demostrado que está preparado para las peores masacres. Este fue particularmente el caso en octubre de 1988, cuando se movilizaron jóvenes de los barrios obreros y el ejército mató a centenas de ellos.
Hay intereses contradictorios detrás de la unanimidad de los manifestantes. La mayoría de ellos quieren tener un trabajo y poder vivir de él con dignidad. Personas privilegiadas, como el multimillonario Issad Rebrab, propietario de Cevital, quieren una mayor parte del botín. Otros, como el empresario franco-argelino Rachid Nekkaz, quieren la suya. Y la lucha es feroz por ocupar puestos en la cima del estado.

Las huelgas han afectado a muchas empresas. Es de esperar que los trabajadores expresen sus intereses de clase. Sin esto, incluso las demandas democráticas pueden no ser satisfechas. Y para los jóvenes desempleados, para los pobres, ¿qué cambio haría falta para tener un hombre nuevo y fuerte, que sería tan despreciable como la camarilla en el poder?

Cabe esperar que el desafío, basado en este primer éxito en la cuestión del quinto mandato, continúe. Es de esperar que también se dirija a aquellos que monopolizan la riqueza producida por el mundo del trabajo. «Ellos tienen millones, nosotros somos millones», dicen algunos manifestantes. Sí, los millones de oprimidos deben atacar a los millonarios!

Parece que los acontecimientos preocuparían a Macron, en solidaridad con las autoridades argelinas. Por otro lado, la solidaridad de los trabajadores locales va a los manifestantes. Su revuelta podría abrir perspectivas para los trabajadores del resto del Magreb, y también para los de aquí. Desde los 132 años de dominación colonial y saqueo impuestos por el Estado francés al pueblo argelino, la historia de ambos países ha estado entrelazada. Es en particular con la inmigración argelina con la que se construyó la clase obrera aquí.

Los trabajadores de Argelia y Francia tienen los mismos intereses. Por lo tanto, que los hagan valer, tanto al otro lado del Mediterráneo como aquí. ¡Viva la lucha de nuestros hermanos y hermanas en Argelia!

 

Editorial de Lutte Ouvrière

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More