La relación entre populismo, izquierda, derecha y democracia

Publicidad


 
Hay una polémica en las redes a raíz del análisis sobre las figuras de Putin, Trump, Marine Le Pen y otros con propuestas parecidas, nacionalistas, con un estado fuerte interventor en la economía, proteccionista, neo-autárquico, etc., a los que se califica de populistas de derecha, precisamente cuando ya, casi todo el mundo se ha dado cuenta que detrás de los diversos populismos de “izquierda” lo único que realmente ha existido es autoritarismo, dictadura. 
 
Este artículo pretende ser una contribución más a la discusión de la relación entre populismo, izquierda, derecha y democracia.
 
Al parecer hay consenso en reconocer que todos los populistas, se digan o se les identifiquen a la izquierda o la derecha, coinciden en ser autoritarios, tender al caudillismo, tratar de identificar la patria y sus símbolos y hasta a dios, con los lideres; son maniqueos (los buenos contra los malos, conmigo o contra mí), procuran destruir la democracia parlamentaria o imponerle sus condiciones, son excluyentes de minorías, sienten desdén por la intelectualidad y por la prensa libre, son nacionalistas, partidarios de la mayor participación posible del estado en el control de la economía, y de una forma u otra se proyectan contra el libre mercado, por la autarquía y el proteccionismo que finalmente solo beneficia a los grandes empresarios.
 
Pero la esencia del populismo, más que sus consignas, es esgrimirlas para garantizar desde el poder político y económico los intereses de pequeños grupos hegemónicos.
 
De acuerdo con una valoración tradicional que guarda aspectos del lenguaje de la guerra fría, habría populismo de izquierda o derecha. Fidel y Chávez habrían sido populistas de izquierda. Putin, Trump y Le Pen serían de derecha, pero la confusión es tal que  ya  hay quien califica a Le Pen como la «nueva izquierda» porque los obreros franceses votarían mayoritariamente por ella, como si la presencia de la clase obrera en un movimiento  fuera suficiente para llamarlo de «izquierda».
 
De manera que en lo que no hay consenso es en identificar los conceptos izquierda/derecha, lo cual debemos al oscurantismo introducido en la ciencia política por el llamado marxismo-leninismo, en verdad estalinismo y su concepción de la “dictadura del proletariado”, como gobierno de los trabajadores que casi todos sabemos fue una farsa, al concentrar antidemocráticamente las decisiones de todo tipo y la propiedad en el estado, administrado por la jefatura del partido comunista, que siguió explotando a los trabajadores en forma asalariada-capitalista.
 
Los conceptos izquierda/derecha se remontan a la revolución francesa cuando a la derecha del rey se pusieron los partidarios de continuar con el poder absoluto de la monarquía y, a la izquierda, los partidarios de que las decisiones de la Asamblea Legislativa no fueran vetadas por el rey. De manera que no es el discurso lo que determina si una perspectiva política es de izquierda o derecha, sino la posición respecto a los derechos políticos y civiles de las mayorías, a la soberanía popular, a la democracia.
 
Por costumbrismo, el término de izquierda se siguió vinculando a los intereses de las clases mayoritarias, a los trabajadores, pequeños productores y comerciantes y en general a los sectores menos favorecidos socialmente, hasta olvidarse y vilipendiar el origen democrático de la palabra izquierda, cuando «representantes» de esas clases asumían el poder e instauraban la «dictadura» del proletariado. A esas se le llaman “dictaduras de izquierda”, cuando en verdad toda dictadura, por ser antidemocrática, es de derecha.
 
De acuerdo con los orígenes del concepto izquierda/derecha, en realidad todo populismo es de derecha aunque asuma discursos de “izquierda” y cuente con apoyo de los proletarios, simplemente porque no está interesado en la verdadera democracia, en el poder compartido de todo el pueblo, en la participación de los ciudadanos en las decisiones, no importa su clase o color político, pues toda su venta de ideas con amplio respaldo popular, compartidas por grupos que pueden llegar a ser contradictorios y mayoritarios, coyunturalmente, está encaminada a sostener y prolongar la hegemonía de unos pocos, en nombre de los intereses de muchos: la esencia del populismo.
 
Y así, violando el contenido democrático del concepto de izquierda, se sigue considerando de izquierda el socialismo estatalista autoritario, una de las fuentes de toda la confusión. El anticomunismo,  anticastrismo, y todo esos anti(s), realmente anti estalinismos, no permiten a muchas personas comprender que todas esas  manipulaciones “socialistas o de izquierda”, desde el estado autoritario que concentró las decisiones, la  propiedad y mantuvo la explotación asalariada, no han sido más que políticas populistas dictatoriales para tratar de mantener la hegemonía, de unos pocos en nombre del socialismo. 
 
Y es que no puede haber verdadera democracia donde una elite lo decide todo, las candidaturas únicas para el parlamento son designadas desde arriba, el dizque parlamento se reúne dos veces al año para aprobar lo que dispone el ejecutivo que los designó y, arriba de todo eso, no hay democracia económica, es decir la propiedad y el acceso a la riqueza no está realmente repartido, sino controlado por elites dueñas, a quien hay que responder políticamente para poder resolver sus necesidades.  
 
Ese discurso populista lo conocemos muy bien los cubanos. Lo hemos sufrido ya 60 años y mientras más se estudia, más se comprende su sentido antidemocrático, derechista, nada que ver con la izquierda, la democracia, el poder real del pueblo y menos con la sociedad post capitalista.
 
De manera que la lucha más importante hoy a escala global no es entre los distorsionados conceptos  izquierda/derecha o  capitalismo/socialismo, sino entre dictadura populista, no importan disfraces, y democracia, pues la primera genera pobreza, esclavitud y estancamiento social y, la democracia, riquezas, libertad y avances sociales.
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More