La refundación sí interesa

Hace unos días escribía sobre el proceso de Refundación de la Izquierda. Decía que en mi distrito, en Chamberí, estaba convocada una primera reunión que pondría en marcha nuestro foro local por la refundación y que aparentemente la acogida era muy buena. En aquel post, uno de los comentarios decía que vivíamos al margen de la realidad quienes creamos que el proceso de refundación fuera a tener repercusión fuera de la propia militancia de Izquierda Unida.

Cuando escribí aquello, me refería a que había seis personas no militantes en IU que habían anunciado que vendrían a ver qué les contábamos sobre la refundación. La Asamblea de Chamberí de IU tenía en el último proceso interno 67 afiliados, por lo que un 10% sobre la afiliación teórica me parecía una muy buena cifra. Chamberí es, además, un distrito difícil para la militancia de izquierdas: el Partido Popular ronda siempre el 60% del voto, lo que puede dar una imagen de cómo es sociológicamente el distrito.

Pues bien, ayer en la constitución de nuestro pequeño foro local por la refundación de la izquierda hubo unas 25 personas que no militaban en Izquierda Unida y que vinieron y se embarcaron en el proceso de refundación. Fue la mayoría de la gente que acudió. Alguna era gente del escaso tejido social del distrito, otra gente sin un activismo concreto pero que quería participar en el proceso, incluso un ecuatoriano que estará seis meses en Madrid, “pero allí donde voy, milito en la izquierda aunque esté poco tiempo“. El foro será puesto en marcha inmediatamente y se creó un pequeño grupo motor mayoritariamente ajeno a IU para agilizar el foro.

No creo que la afluencia foránea se deba a lo maravillosamente bien que hacemos las cosas en Chamberí. Más bien es la situación concreta de orfandad de la gente de izquierdas la que genera un entusiasmo con los pies en el suelo: la crisis radical en la que estamos necesita la constitución de una estructura política que responda al modelo hegemónico y por ello ven (vemos) en la refundación de la izquierda política una operación imprescindible, a la que hay que contribuir siquiera como acto de generosidad.

La refundación sí interesa. Es un hecho que se pudo constatar en el acto del 28 de noviembre por la enorme afluencia, pudimos comprobar ayer en una asamblea chiquitita de un distrito de Madrid y se verá según avance la constitución de foros locales y sectoriales. Por eso sería tan torpe quedarse fuera de la misma. Habrá quien se resista a participar por inmovilismo, por considerar que la cosa no está tan mal como para embarcarse en un proyecto tan ambicioso. Habrá quien, desde dentro y desde fuera, decida negar su colaboración buscando el autocumplimiento de la profecía fúnebre.

Es un grave error incluso para quien ande en tacticismos de corto recorrido: la refundación no es el proceso impulsado por un sector de IU. Es un proceso aprobado de manera casi unánime en la última asamblea de IU, del que nadie debería sacar réditos de parte, sino aportar futuro a la izquierda. Es un proceso cuyo éxito fortalecerá la alternativa política, económica, ética y social y que, por tanto, es de toda la izquierda transformadora. Quedarse voluntariamente fuera del proceso es la garantía de la futura irrelevancia.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS