La realidad de Canarias

Declaración del Consejo Nacional de Unidad del Pueblo

A pesar del triunfalismo de los gobiernos de turno, en Canarias, se sigue incrementando la desigualdad social hasta límites insoportables, el desempleo, el empobrecimiento y la pobreza, es hoy el peor azote para decenas de miles de familias de trabajadores/as de Canarias, mientras la riqueza que se genera en nuestra tierra ( cerca de 42.000 millones de euros), se concentra en el 0,2% de la población (apenas 4.000 personas) que se apropian del 80% de la misma, un puñado de ricos que engorda con las SICAV, la RIC, el REA, las privatizaciones, las exenciones fiscales, las evasiones de capital, la corrupción y la sistemática destrucción de lo público planificada por los organismos de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional y aplicada con rigor por los ministros y consejeros autonómicos, alcanza unos límites espeluznantes, poniendo al descubierto la irracionalidad del sistema capitalista.

 

En este sentido, podemos afirmar que la realización de estas “políticas”, ha supuesto que en Canarias se haya caído en los mayores índices de desigualdad social de todo el Estado y que la tasa de pobreza haya subido del 24% en el 2007 al 35% en el 2012 y sin temor a equivocarnos, a finales de este año, pueda llegar al 38% de la población canaria e incrementarse la brecha entre los más ricos y los más pobres en Canarias en cerca del 27%.

 

En un reciente informe del Consejo Económico y Social de Canarias, venía a confirmar estos datos, afirmando que la crisis económica ha aumentado la brecha social, los índices de pobreza y las dificultades de los hogares canarios, reflejando dicho estudio que en los años de bonanza económica tampoco hubo una reducción destacada de las desigualdades sociales, es más se produjo un enquistamiento de las mismas, entre 1980 y 2007.

 

De hecho la caída del Producto Interior Bruto (PIB) el pasado año, supone un retroceso en la ligera mejora que tuvo la economía canaria en 2010 y 2011 y la vuelta a los niveles del año 2009, año caracterizado por la fuerte caída de la construcción y del turismo. Esta disminución de la renta disponible de los hogares impacta directamente en las dificultades económicas que atraviesan los hogares canarios, con unos niveles de ahorro bajo mínimos ( el 60,8% de las familias no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos, mientras la media es del 40%) o que el 8,5% de los mismos reconozca que tiene retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal, cuando la media es del 7,4% y que más del 20% de las familias canarias reconocen contar con muchas dificultades para llegar a fin de mes.

 

 

Y tomando como ejemplo las ultimas estadísticas, con referencia al drama del paro, en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en la que se constata que si se aplicase el criterio de la EPA, la población sin empleo en esta ciudad sería de casi de 74.000 personas, el 36% de la población activa, siendo la parte alta de la ciudad la que más soporta las cifras de desempleo, el distrito de Tamaraceite, el de mayor territorio y menor población, concentra la mayor parte de los 8.870 demandantes de empleo, el distrito de Ciudad Alta… 17.851 parados inscritos en el SCE siendo los barrios de la Feria o Cruz de Piedra, los más poblados de la ciudad y donde los parados representan casi el 17% de su población.

 

El distrito de Vegueta-Cono Sur (Hoya de la Plata, Zarate, San José) más de 12.703, en el entorno de Millar bajo, Lomo Apolinario, el Polvorín, Puerto, Guanarteme e Isleta mas de 7.900….

 

La contundencia de las estadísticas, no deja lugar a dudas a una profundización de las desigualdades sociales en Canarias que se verá arrastradas hacia unos niveles de paro de larga duración y a una percepción salarias cada vez más baja que harán incrementar la brecha social.

 

Sin temor a equivocarnos, la espiral de destrucción de empleo( sólo en los últimos tres meses ha aumentado el desempleo en 22.000 canarios/as), paro masivo, empobrecimiento y pobreza, así como la caída del consumo, la inversión pública, hacen difícil prever una recuperación a corto plazo a pesar del triunfalismo gubernamental.

 

Sí en el año 2012, las resistencias a estos brutales ataques se fueron incrementando y coordinando, vemos con preocupación que a partir de la huelga general de Noviembre una cierta relajación y descenso en las movilizaciones generales que tuvo su mayor exponente en las manifestaciones del 5 de Octubre, apenas tres mil personas, en toda Canarias, cuando en Noviembre del 2012, salieron a las calles cerca de trescientas mil, esto nos tiene que llevar a una seria reflexión tanto a nivel político como sindical.

Tenemos que plantar cara y dar una respuesta todavía más contundente, son ellos o nosotros. No tenemos que tener miedo porque es lo que quieren, que nos callemos y nos quedemos en casa. ¡Pues no! Hay que organizarse y tomar partido, nadie ha dicho que sería fácil más bien al contrario ya que tal vez nos pasen por encima, pero si no hacemos nada, si no luchamos ya estamos perdidos. Es por dignidad.

 

Y aunque la indignación social se extiende y el nivel de conciencia sea por ahora imperceptible, la profundidad de los ataques que llegan desde arriba empuja a más y más sectores a dar la pelea, de momento y salvo excepciones sin mucha ligazón ni experiencia, pero con una innegable voluntad de negarse a ser devorados.

 

Unir, organizar, avanzar hacia una Canarias Libre y Socialista

 

Consejo Nacional de Unidad del Pueblo

Canarias, 27 de Octubre 2013

 

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS