La presión política —la oposición ha protestado en bloque, aunque ha sido Más Madrid quien ha llevado la propuesta al pleno— y vecinal —con asociaciones, AMPAS y personas de todas las edades manifestándose calle José del Hierro al grito de «el mural no se toca»—, ha logrado que el Ayuntamiento cambie de idea y no borre a estas quince mujeres. Una noticia que ha tenido eco en diarios internacionales como The Guardiancuyo subtítulo destaca los esfuerzos de la extrema derecha española por borrar el mural de 60 metros.

La vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, ha explicado en el pleno del consistorio que «no se borra el sectarismo con más sectarismo». «No me gusta el mural, pero quiero un mural que recoja su feminismo, el mío, el feminismo de Vox y el del PP. Llámenle ustedes rectificación porque no me importa: no me asusta. Prefiero que se quede el mural y pintar otros murales», ha argumentado.

El concejal presidente de Ciudad Lineal, Ángel Niño, de Ciudadanos, votó a favor de su retirada el pasado jueves porque, a su parecer, entre la quincena de mujeres retratadas en el polideportivo hay demasiadas «figuras relacionadas con el comunismo y otras ideologías populistas divisorias». El alcalde José Luís Martínez-Almeida, del PP, aseguró que era «más razonable» dibujar un mural dedicado a los deportistas paralímpicos «tanto hombres como mujeres» como modelo de «superación».

«Entiendo perfectamente lo que empujó a Ángel Niño a votar aquel día. Yo comprendo que no le guste, lo comparto», han sido las palabras de Villacís. «A mí no me gusta que junto al nombre de Rosa Parks solo se ponga a mujeres que defienden una ideología: me pregunto por qué no están otras mujeres abanderadas del feminismo como Margaret Thatcher, Concepción Arenal o Santa Teresa de Jesús, si ustedes quieren», ha continuado.

La dirigente de Ciudadanos ha criticado que en el mural solo aparezcan referentes femeninos «que son de izquierdas», algo que le parece completamente «retrogrado y partidista». «El feminismo que defienden ustedes es sectario, nos expulsa a las mujeres que no somos de izquierdas del 8-M», ha manifestado Villacís dirigiéndose a los concejales del PSOE. «Señores, yo no tengo amo. Y el feminismo no es lo que digan ustedes».

La concejala de Vox, Aránzazu Cabello, ha cargado contra la «falta de moral, ética y lealtad» de Cs por votar a favor de que se mantenga en el pleno y hacer lo contrario el jueves pasado. Para la edil ultraderechista el mural representa mujeres «que han defendido la violencia» y son emblemas de «una política comunista y un pensamiento totalitario». «No comparto la ideología de género y (el mural) no representa ningún valor para las mujeres», ha sostenido Cabello.

Por su parte, el PP, socio de Cs en el consistorio, ha criticado que Villacís no haya respetado las decisiones de las Juntas de Distrito. «Está decisión que adoptó la Junta de Ciudad Lineal, si alguien tiene que corregirlos es esa junta municipal», ha señalado Andrea Levy,  delegada de Cultura y portavoz municipal de los conservadores.

enlace