La pobreza severa y la brecha de pobreza siguen creciendo en el Estado Español

Publicidad

La pobreza severa en el Estado Español se sitúa en el 6,9% de la población, cifra que es superior a la registrada en el año 2014 y la segunda más alta desde que se mide el indicador. La brecha de pobreza también ha aumentado y se sitúa en el 32,4%, cifra que también es la segunda más alta desde que se mide y superior a la registrada hace cinco años.

 

Los españoles son hoy más pobres que hace cinco años

Por José Antequera

El informe El estado de la pobreza en España elaborado por EAPN (European Anti Poverty Network) asegura que la pobreza severa en nuestro país se sitúa en el 6,9% de la población, cifra que es superior a la registrada en el año 2014 y la segunda más alta desde que se mide el indicador.

Además, la brecha de pobreza también ha aumentado y se sitúa en el 32,4%, cifra que también es la segunda más alta desde que se mide y superior a la registrada hace cinco años. “La población pobre es mucho más pobre de lo que era, no sólo con respecto al año 2009, sino en el 2014, fecha del supuesto inicio de la recuperación”, asegura el citado informe.

En segundo lugar, las mujeres registran tasas más elevadas en AROPE (la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social, por sus siglas en inglés ‘at risk of poverty and exclusion’). También sufren en mayor medida el riesgo de caer en la pobreza, la privación material severa, la precariedad en el empleo y en las tareas domésticas y todas las variables relativas al mercado de trabajo. Aunque las diferencias no son muy elevadas, la tendencia al deterioro de la situación de las mujeres con respecto a los hombres es clara.

Según el informe, la mejora de algunos indicadores registrada en los últimos años tiene también claras diferencias por sexos. Así, para la mayoría de esos indicadores la mejoría ha sido mucho más intensa entre la población masculina. Un ejemplo claro es la tasa de riesgo de pobreza, que se ha reducido en seis décimas para el conjunto de la población y, sin embargo, registran para las mujeres el valor más elevado de toda la serie histórica.

Finalmente, la crisis también se ha pagado en términos territoriales. En este sentido, la desigualdad territorial se refleja en la práctica totalidad de los indicadores que se analizan y es factor fundamental para el incumplimiento de los objetivos marcados en la estrategia UE 2020. Además, la desigualdad territorial ha crecido en estos años. Por ejemplo, las regiones con la tasa AROPE más alta y más baja registran una diferencia de 30,8 puntos porcentuales en el indicador. Esta diferencia, aunque se ha reducido 0,8 puntos este año, es tres puntos porcentuales superior a la del año 2009 y siete puntos superior a la diferencia más baja registrada. En términos de renta, la gran mayoría de las regiones aún no han recuperado la renta media por persona que percibían en el año 2009. Sólo Galicia, Baleares, La Rioja y Castilla y León la han recuperado nominalmente. Todas estas cuestiones, así como otras que se detallan en el informe, configuran una España dividida por una línea de este a oeste y a la altura de Madrid, en la cual, las comunidades autónomas al norte registran tasas muy bajas en los indicadores de pobreza y/o exclusión y, por el contrario, las situadas al sur registran tasas extraordinariamente elevadas.

En resumen, a dos años de finalizar el decenio, y a pesar de las leves mejoras registradas en los últimos tres años, será muy difícil cumplir los objetivos de pobreza y/o exclusión social comprometidos en el marco de la Unión Europea. Más aún, es muy probable que ni siquiera sea posible mantener los mismos niveles que existían en el año 2009, tanto para las variables implicadas en los objetivos fijados, tales como la tasa de riesgo de pobreza y la pobreza infantil, como para otros indicadores que reflejan la calidad de vida de los españoles.

Diario 16

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More