La ‘pandemia’ de la pobreza: el coronavirus como excusa

Publicidad

Las consecuencias económicas terribles a raíz de la semiparalización de la economía mundial, “ocasionada” por la pandemia derivada del coronavirus COVID-19, ha afectado de forma particular a centenares de millones de asalariados y de comerciantes informales del mundo entero. En este contexto la famosa cuarentena o aislamiento social obligatorio, de justificación  por las élites y los Gobiernos debido al supuesto gran peligro representado por el coronavirus, ha dejado como saldo principal la recesión económica y el replanteamiento del capitalismo global en ciernes, y por tanto el aumento alarmante de la pobreza y la miseria en prácticamente cada nación del orbe. Triste panorama pero esperado, considerando los efectos sociales nefastos de diversas crisis o catástrofes de variado ámbito en el pasado.

La verdadera pandemia no es la generada por el coronavirus, sino la de la pobreza, extendida  por todos los rincones del orbe, azotando a gran parte de la humanidad desde la consolidación del capitalismo. Anualmente mata a millones de forma directa e indirecta por enfermedades relacionadas con la desnutrición, especialmente a niños y ancianos, y no tiene la relevancia mediática que ha tenido la infección por el COVID-19, simple y sencillamente porque el sufrimiento de los pobres importa un comino a los poderosos. En nombre del sobredimensionado peligro que ha significado la fulana infección por coronavirus, las élites y los Gobiernos de manera absurda e irracional, atentando contra los derechos económicos de la mayoría, como el trabajo formal e informal relativamente estable y el derecho a tener acceso a costos razonables a alimentos y medicinas, decretaron un aislamiento social obligatorio y una semiparalización económica traducidos en crímenes de lesa humanidad contra buena parte de la población mundial.

Directa e indirectamente el poder global está asesinando y exterminando a numerosos seres humanos con el coronavirus como excusa de turno. La pobreza es terrible por cuanto impide al ciudadano común el goce de una vida digna, y lo condena al hambre permanente, la desnutrición crónica, la enfermedad y la desilusión; y ni hablar de los niños en esta condición, que tristemente tendrán un deficiente crecimiento físico y mental. Deberían pagar por todo lo que están haciendo las élites y los Gobiernos en contra de casi toda la humanidad, porque en realidad la guerra que llevan a cabo en la actualidad no es contra ningún virus, sino contra los pueblos humildes. La ‘pandemia’ de la pobreza sí que es peligrosa, y es una real amenaza año tras año.

 

www.rubenhernandezinternacional.blogspot.com

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More