La pérdida de población rural, nun ye sólo debido a la disminución de emplegu agrario.

Publicidad

Nel meio rural, toos los nuesos pueblos tenían una rudimentaria industria artesana, que transformaba los produtos qu’el campu proveía.

El campu nun solamente daba alimentos pa los homes y pa’l ganao, sinon tamién, materia prima pa vestir, tamién pa construir, pa facer ferramientas, enerxía… Y sigue siendo asina, dalguna maneira, puis, toas las materias primas que disfrutamos vienen del meio rural. El aprovechamiento del campu, sólo está pensao pa la sua modalidá extractivista, en nengún momentu, se piensa en mudar estas materias a un provecho de sector secundario afincau nel llugar onde se extrae la materia prima.

La economía rural dende sous comienzos, estaba asentada embaju unas bases de disposición de unas materias primas, col que se autoabastecía la familia y el entorno más cercano.

Esta rede manufacturera apegada a la tierra, de campesinos que artesanalmente transformaban los sous produtos, pero que nun se dedicaban a tiempo completo, escomenzonen a ser sustituidas al principiu pola creación de unas pequeiñas urbes de gremios y artesanos, apoyaos polas monarquías medievales, que buscaban surdir una clase pequeiñu burguesa independiente de la nobleza, na que afianzase pa restale poder al feudalismo y aumentar el sou, hacia el autoritarismo.

Claramente, estos artesanos, que se especializaban y se aunían en oficios, facían en más cantidad y con menos costos, pa un entorno mas amplío.

Pero fundamentalmente, la roína del sector secundario nel meio rural sucediou principalmente cuando llegóu la revolución industrial, el uso de maquinarias más complicadas que trabayaban en cadena, y ampliaban su radio de ación mucho más espardido tovía.

Esta maquinización más acentuada na fabricación, suponía una inversión en capital que nun podía facelo toos. Este capital se fui concentrando ca vez más y más en ciertas urbes, mientas qu’el meio rural, se arruinaba primeiro en sou sector secundario, nas pequeiñas industrias comu telares. Ca vez interesaba menos facer las roupa en casa que llevar la llana y el llinu a los telares e intermeiarios que llevaban estas materias a las fábricas nas urbes.

Esti tipu de desendolque industrial, consiguiou ca vez más, arruinar a los artesanos urbanos como los rurales, siendo estos últimos los que acabonen siendo o sólo campesinos, o campesinos ensin tierra, en total, carne d’emigración.

Nun quiero con esto, atacar la industria y las máquinas, rialmente este progreso técnico fui positivo como tal, puis ahorraba trabayu y producía mas, pero lo que rialmente consiguiou fui un empobrecimiento aún mayor de campesinos que nun vionen mas solución qu’abandonar sou pueblo.

Cuando la máquina podía facilitar la vida, y asina que la industria rural produciese mas y meyor, lo que sucediou fui qu’el Estau usou estas ferramientas p’apoyar una cierta burguesía comercial urbana, financiándoles la creación de corporaciones o expansión de estas, concentrándose el capital en ca vez menos manos, aglutinándose en urbes cá vez mas grandes a costa de la ruina de sector productivo rural.

Asina, las ciudades especializánonse en fabricar y ser el núcleo de poder administrativo, deixando al meio rural nun papel ca vez más marginal, nun papel de fuente de materias primas y enerxía que suministrasen que ca vez se concentraba territorialmente la población y el poder.

El extractivismo que sufre el meio rural, como fuente de materias primas y enerxía, onde casi ná se transforma, sinon que s’exporta a los núcleos urbanos industriales y de servicios, crea una total dependencia y sumisión de la economía rural a los dictámenes del capitalismo urbano.

Asina pierde totalmente, toa posibilidad de apañar el valor añadido que la transformación da.

Ante, una especialización antinatural del meio rural nun monosector primario, fizo que se perdiese población, y qu’un sector terciario naciente, de servicios, fuise desapareciendo como outro provisión de ingresos p’asentar población.

Si la industrialización se implantase de maneira descentralizada, conseguiríase evitar la intencionada masacre de la emigración y despoblación rural, suponiendo una concentración peligrosa nunos concretos núcleos que necesitan rapizar como rapiña enormes recursos alimentarios y energéticos que no producen y que tienen que venir de cá vez más llonxe.

Al tener qu’aportar de cá vez más llonxe tou lo que necesita la ciudade, esto supone una mayor gasto de consumo energético de combustibles fósiles, con lo que supone un aumento de la contaminación y del efecto invernadero.

El mesmu urbanismo d’edificación y concentración poblaciónal face una vida estresante, con llimitaos recursos y terrenos que fomentan la especulación inmobiliaria y una vida hipotecada.

Pero desgraciadamente, el actual Estau feichu a semeya y parecencia del Capital, sigue promoviendo, creando y cuidando a las corporaciones oligopolistas, aglutinar Capital y recursos nas grandes urbes, deixando un erial poblacional nel meio rural.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More