La oposición pide que los fondos de la ‘tasa Tobin’ vayan a luchar contra la pobreza

Agencias

…tanto en España como en los países más necesitados del planeta.

   Así lo han expresado los diferentes portavoces parlamentarios a las puertas del Congreso en un acto organizado por la llamada «Alianza Robin Hood», creada en 2010 y de la que forman parte organizaciones como Oxfam Intermón, Save the Children, Salud por Derecho, Inspiraction, Greenpeace, Amigos de la Tierra, Ayuda en Acción, Alianza Española contra la Pobreza, Coordinadora Española de ONGD, Federación de Planificación Familiar Estatal y Plan España.

   El director de campañas de Intermon Oxfam, Jaime Atienza, ha leído un manifiesto en defensa de esta iniciativa, que debería materializarse con la aprobación de una enmienda parcial a los Presupuestos.

   En concreto, ‘Alianza Robin Hood’ reclama que España aplique ya desde el próximo ejercicio la Tasa de transacciones financieras tal y como la está planteando la Unión Europea –y que próximamente debería plasmarse en una directiva– y que los 5.000 millones de euros adicionales que se podrían recaudar cada año por esta vía se destinen a políticas sociales «dirigidas específicamente a las personas más vulnerables en España y a políticas de cooperación internacional contra el hambre, la pobreza y la desigualdad en los países en desarrollo».

   Además, Atienza ha aprovechado para criticar una nueva reducción en las partidas de políticas sociales y de lucha contra la pobreza y cooperación en las cuentas de 2014 y ha advertido de que se está «impactando con especial severidad» en las personas «más vulnerables» tanto fuera como dentro de las fronteras nacionales.

ES UNA REIVINDICACIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL.

   Por su parte, la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha subrayado que esta propuesta es una «reivindicación de la sociedad civil» y que lo único que falta es «responder» a estas pretensiones de que «los grandes beneficios económicos que generan unos mercados financieros imperfectos, no regulados y con beneficios en muchos casos derivados de la especulación» sirvan para contribuir a las políticas públicas.

   «La UE tienen que comenzar ya a poner en marcha la tasa. En estos momentos tan duros, cuando los presupuestos nacionales están sufriendo las duras consecuencias de la crisis financiera y del austericidio provocado en muchos casos precisamente por tener que salvar a las entidades financieras, es preciso ya que esta tasa se ponga en marcha», ha insistido.

   Asimismo, los socialistas creen convenientes que los fondos sirvan para ayudar tanto a los más de 3 millones de españoles que ya viven bajo el umbral de la pobreza como a los millones de personas que viven en los países que «sufren las peores consecuencias» del sistema internacional. En este punto, ha mencionado el caso particular de Filipinas, y ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional «y a la solidaridad nacional» para ayudar a los supervivientes del tifón y para evitar que se propaguen enfermedades y otras «consecuencias nefastas» de esta catástrofe.

    Finalmente, Rodríguez ha lamentado el «descenso vergonzoso» de las partidas destinadas a cooperación al desarrollo, que en 2012 se situaron «en niveles de 1997», y ha exigido al Gobierno que retire medidas «xenófobas» como la instalación de cuchillas en la valla de Melilla o la prohibición de acceso de los inmigrantes irregulares a la atención sanitaria. «Cuando vienen huyendo del hambre, de la miseria, de la desesperación, la UE tiene que dar respuestas. No pueden encontrarse con el foso de la muerte de Lampedusa», ha zanjado.

LA ECONOMÍA AL SERVICIO DE LAS PERSONAS.

   El portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), José Luis Centella, apoya la iniciativa porque, a su entender, es necesario «dar la vuelta a la lógica que hoy impera en la UE» y «poner la economía al servicio de las personas, y no mantener al ser humano al servicio de la economía».

   «Es una alegría ver cómo la sociedad civil da un empujón más y se presenta ante el Congreso para recordar los deberes al Gobierno. Se trata de poner la economía al servició de la resolución de los problemas reales de la gente que en todo el mundo necesita ayuda para cubrir sus necesidades más básicas», ha dicho.

   Además, cree «vergonzoso» lo que sucede en Filipinas y en otros lugares del mundo, donde los seres humanos «sufren hambre y enfermedades fácilmente curables» mientras «el capital puede dar la vuelta al mundo en cuestión de minutos». «Por eso esta tasa es importante. Es la hora de la verdad, de que la UE haga realidad una necesidad ya asumida por la mayor parte de la sociedad y las instituciones, y de que el PP se sitúe al lado de las personas o siga situándose al lado del capital», ha zanjado.

   Irene Lozano, de UPyD, también defiende que ante este «final de la recesión económica y aparente mejora que explica el Gobierno, lo más urgente y casi lo único que hay que hacer es luchar contra la pobreza», por lo que ha exigido al Gobierno que «asuma esta prioridad urgente» que reclama una «mayoría social» representada por los grupos de la oposición.

  «Los ciudadanos piden que esa aparente mejora de la situación económica se traduzca lo más rápido posible en una mejora de la vida real de las personas que han pagado con sacrificios la austeridad. Es imperativo que el Gobierno traslade los beneficios de esta tasa a luchar contra la pobreza en España y en el exterior. Es una cuestión de justicia y es una deuda del Gobierno con los ciudadanos que han asumido los sacrificios», ha añadido.

MARCO INTERNACIONAL.

   Por su parte, el portavoz adjunto de CiU en la Cámara Baja, Pere Macias, ha suscrito las palabras de los otros portavoces y ha hecho hincapié en que «lo relevante y básico» es que todos los estados miembros de la UE cuenten con una regulación comunitaria sobre la tasa Tobin.

   «Tenemos gran necesidad de fondos, se ha puesto de manifiesto trágicamente con el desastre de Filipinas. Y poder destinar los beneficios de esta tasa a cooperación es absolutamente un objetivo a cumplir», ha añadido.

   El portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, también ha destacado que la mayor parte de las fuerzas políticas aceptan gravar las transacciones financieras tras haber «caído el mito de tantos años de que se podría poner en peligro el comercio internacional», y ha subrayado que aunque el coste de esta medida para los poderes financieros sería «pequeñísimo» las consecuencias recaudatorias serían «claramente importantes».

   «En algunos parlamentos autónomos ya se han producido incluso resoluciones a favor de esta tasa. Lo que es necesario ahora es que las Cortes Generales y el Gobierno tomen la iniciativa para que, después, se pueda concertar la tasa en el marco de la directiva de la UE. Creo que se podía haber aprovechado este año para aprobar el proyecto de ley pero, en todo caso, que sea en 2014 y que pueda entrar en vigor lo antes posible», ha deseado.

   Joan Baldoví (Compromís-Equo) ha expresado el apoyo del Grupo Mixto a esta propuesta y ha replicado a la UE que si la Tasa Tobin es contraria a algún tratado entonces «justamente lo que hay que cambiar son los tratados, que van en contra de las personas y a favor del capital».

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS