La Onu se desacredita en palestina

Riflexiones

Acusar al pueblo judío de sionistas es un error garrafal, sería ignorar que dentro de ese pueblo existen personas con sentimientos humanos opuestos a las matanzas de Sabra y Shatilla, y a la actual carnicería terrorista que ejecuta el gobierno israelí contra el pueblo palestino.

Lo que debemos acusar y en forma tajante, es la complicidad de aquellos gobiernos que permiten que esas escenas sucedan en las postrimerías de un nuevo siglo.

Cuando Saddam Hussein atacó a Kuwait, los gobiernos imperiales lograron de inmediato un consenso total y bajo el paragua de la o­nU tropas “internacionales” acudieron en ayuda del reino kuwaití. Tuvo lugar la guerra del golfo y ¿Por qué no sucede eso ahora? Acaso no puede lograrse un consenso en las Naciones Unidas para detener la macabra política sionista contra el indefenso pueblo palestino.

Será que la o­nU es solidaria solo para defender los intereses imperialistas petroleros en esa región y no el derecho de los palestinos, o de cualquier otro pueblo, a vivir soberanamente en su territorio.

Desde hace años se sabe que la o­nU es una simple marioneta en manos de los que ejercen el derecho al veto en su Consejo de Seguridad, principalmente de Estados Unidos, que chantajea a esa organización internacional con suspender su contribución monetaria.

Pero que vamos a pedir del hijo si conocemos su paternidad, porque los interesados en crearla después de la Segunda Guerra Mundial fueron los países imperialistas emergentes en esa conflagración.

Ya viene siendo hora que los pueblos del mundo, los que no tienen el derecho al veto en el Consejo de Seguridad, comiencen a pensar en una organización internacional más acorde con sus intereses soberanos.

Por ahí anda en muletas el Movimiento de Países No Alineados, que debe definitivamente alinearse con los desposeídos del mundo., pero no con resoluciones y mandatos, sino en la concreta, con el mismo poder de la o­nU de formar un ejército internacional para que masacres, como las que comete hoy Israel contra la indefensa población palestina, no sucedan.

¿Quién armó a Israel? ¿Quién la defiende? ¿Quién hace oídos sordos y ojos ciegos a su barbarie sionista? Pues muchos de los que se sientan en el Consejo de Seguridad con derecho al veto, con derecho a frustrar cualquier acción consecuente que acabe de inmediato con esa barbarie sionista.

Se veía más solidaridad consecuente en la primera década del siglo pasado; estuvo patente en Cuba que aportó sus soldados a las brigadas internacionales que fueron a defender la República española. Allí murió Pablo de la Torriente Brau y otros bravos cubanos, también otros internacionalistas del mundo regaron su sangre en esa gesta.

Henry Reeves, el inglesito, cayó luchando junto a los cubanos en su guerra de independencia contra España; el Che vino a Cuba a compartir, con los guerrilleros de la sierra, sus ansias libertarias. Soldados cubanos fueron a Angola altruistamente y derrotaron el apartheid en África.

Y me refiero a ello porque considero que es importante el apoyo moral, humano, solidario con el pueblo palestino, pero eso no es suficiente, no evitará que mañana volvamos a ver imágenes de niños masacrados por la metralla.

Cuando observo esas imágenes veo el rostro de mis niños queridos en el cuerpecito del infante palestino que abandona cruelmente este mundo.

Los pueblos tenemos que ponernos los pantalones y recordar que las lágrimas solo son un alivio del alma y no una solución a los problemas.

Hoy es necesario la adopción de medidas enérgicas contra Israel para que cese su genocidio en palestina y lo que esté al alcance de cada cual en ese camino será un grano de arena que agradecerá ese pueblo eternamente.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS