La OEA y los fantasmas del pasado

Tras el surgimiento de gobiernos de izquierda y el fortalecimiento de la integración en América Latina, el imperialismo norteamericano y la derecha latinoamericana han desarrollado en los últimos años – con un nuevo matiz – una ofensiva para destruir todo proceso que no responda a los intereses gringos en la región.

Ahora no es la época de las intervenciones directas de las tropas estadounidenses al estilo de Granada en 1983 o Panamá en 1989; pero nadie duda que detrás de los golpes de Estado de los gobiernos progresistas de Honduras en 2009 y Paraguay en 2012, y los intentos de golpe de Estado en los últimos años en Venezuela, Bolivia y Ecuador, está la embajada del vecino del norte.

En este contexto dos hechos recientes me hacen pensar que la Organización de Estados Americanos, OEA, continúa apostando por mantener su posición como ministerio de colonias yanqui.

El primero, la posición apática e indiferente adoptada ante el golpe de Estado que depuso en cuestión de horas al presidente paraguayo Fernando Lugo, que al decir del embajador de Venezuela ante el organismo, Roy Chaderton, ha sido “tibia”, por no expresar de manera enérgica su rechazo al irregular juicio político contra Lugo; y en comparación con las decisiones tomadas por el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que han condenado el accionar de los legisladores paraguayos y no han reconocido al gobierno de Federico Franco. Qué casualidad que esta posición coincide con la del gobierno de Estados Unidos, uno de los pocos países de la región que no condenó el golpe contra Lugo.

El segundo hecho, es el pronunciamiento de Catalina Botero, relatora especial de la Organizaciónde Estados Americanos para la Libertadde Expresión, quien el pasado 26 de junio, en el Congreso Mundial del Instituto de Prensa Internacional en Puerto España, Trinidad y Tobago, expresó: “En Venezuela es dramático el avance de la imposición de un discurso único a través de medios públicos, así como de un discurso público para estigmatizar a los críticos o premiar a los cercanos, tendencias que además, se registran en otros países de América Latina

Los otros países a que se refiere Botero son sin dudas, Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua – naciones que conforman el ALBA –  y otros que no son del agrado de Washington.

Según el sitio digital Crónica Viva, el panel que evaluó la situación de la libertad de expresión en estos países latinoamericanos estuvo integrado además por Davan Maharaj, editor del periódico Los Angeles Times y Marjorie Miller, editora para América Latina y el Caribe de la agencia AP. Saque usted sus propias conclusiones.

Los fantasmas dela OEAcontinúan acompañando al imperio y sus lacayos de la derecha, en el objetivo de paralizar el avance de los países latinoamericanos hacia una verdadera independencia. Pero estos son otros tiempos, y los pueblos que hoy son atacados poseen una mayor cultura y educación.

Fidel Castro, líder de la RevoluciónCubana, lo reafirmó el 8 de mayo de 2009, en su reflexión, Otra vez la podrida OEA, cuando expresó:

“La OEAdebiera saber que hace rato no formamos parte de esa iglesia, ni compartimos su catecismo. Partimos de posiciones diferentes. Si hablamos de libertad de expresión, debemos recordarle que en nuestro país no se reconoce la propiedad privada sobre los medios de comunicación. Fueron siempre los propietarios de estos los que determinaron qué se escribía y quiénes escribían, qué se transmitía o no, qué se exhibía o no. Los analfabetos y semianalfabetos no pueden hacerlo, y durante cientos de años, en tanto reinó el colonialismo y se desarrolló el sistema capitalista desde que fue inventada la imprenta, las cuatro quintas partes de la población no sabían leer ni escribir, ni existía la educación gratuita y pública

“En este hemisferio los pobres jamás tuvieron libertad de expresión, porque nunca recibieron la educación de calidad y los conocimientos eran reservados únicamente para las élites privilegiadas y burguesas. No culpen ahora a Venezuela, que tanto ha hecho por la educación después dela Revolución Bolivariana, ni ala Repúblicade Haití, abatida por la pobreza, las enfermedades y catástrofes naturales, cual si esas fuesen las condiciones ideales para la libertad de expresión que proclamala OEA. Haganlo que hace Cuba: ayuden primero a formar masivamente personal de salud de calidad, envíen médicos revolucionarios a los más apartados rincones del país, que contribuyan en primer lugar a preservar la vida,  transmítanles programas y experiencias de educación; exijan que las instituciones financieras del mundo desarrollado y rico envíen recursos para construir escuelas, formar maestros, producir medicamentos, desarrollar su agricultura y su industria, y después hablen de los derechos del hombre”.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS