La nietzschemania darwiniana de la bestia política

Publicidad

Por Arturo Garcés

“El Estado es el más frío de todos los monstruos fríos. Es frío incluso cuando miente; y ésta es la mentira que se desliza de su boca: ‘Yo, el Estado, soy el pueblo’ “Esto lo decía Nietzsche, en su obra así hablo Zarathustra, del nuevo ídolo.  La obra va dirigida al ‘übermensch’  que es el superhombre que debe tener la  condición que es nietzscheana, que todo lo que pesa sobre él, es el acrecentamiento  del poder, de la individualidad, la fuerza, el dominio, la agresividad, el egoísmo, la insolidaridad, el mandato, el sentimiento de  superioridad.

En el estado en que se está organizando el mundo moderno surge el lema desolador que la  esperanza ha muerto, nadie puede enfrentar a la Bestia, los  teóricos más destacados de esta voz   pesimista moribunda no han podido aún incluso prescindir, de manera alguna, porque reina en todos los quehaceres  humanos,  del desgastado término del progreso económico

Éste término tiene una traba  en su engranaje, porque intenta hacer funcionar  el mundo, como si fuéramos capaces de crear múltiples mundos para vivir,  porque en su raíz misma, el progreso  lleva consigo un mal que afecta al interior y exterior,  el cáncer también crece, pero nadie estaría loco de no querer dejar la política del cáncer, por más beneficio que esto puede traer a las industrias farmacéutica

El modelo económico actual es  monstruoso como  un cáncer que crece, que progresa y hace metástasis en toda  naturaleza viva, pero que benefician con grandes ganancias a algunos, que por eso no se mitiga,  pero que por  otra parte incluye una amenaza contra la subsistencia de la humanidad entera, así  el progreso  sostenible  se justifica como reparación de lo que  ella misma empañó

La postura ilusa de que todos podemos progresar o esa esperanza, es lo  que posibilita el manejo de la política efectuadas a quienes hay que llamar los no honorables, que mantienen al ciudadano neutralizado por la esperanza de un mejor mañana, que nos venden con agudeza,  la ilusión de que  su política es  la de  transformar la vida,  esto no es lo que ven todos los que están en la base de la pirámide, es un manifiesto engaño para la clase apaleada.

El esqueleto de la bestia que tiene un mando sobre la  colectividad, está formado por huesos  de una nietzschemania de lo más descarada,  en vista de su proyecto, utiliza como  instrumento  para conceptualizar sus doctrinas de tartufos y esquiroles, a la experta maquilladora profesional, que  está a su servicio, es decir a la mass media, los obedientes al modelo del nuevo orden criminal de la  Bestia nos sugieren que esta nos traerá muchos beneficios prácticos para nuestras vidas, nos traerá para todos  pan y paz.

Podemos desarticular esta mentira de lo que lucran, de los que se benefician con la industria sacrílega diseñada para  aniquilar a los semejantes o para hacer morir de hambre.

Los  de la nietzshemania darwiniana, los  nuevo hombres ‘übermensch’,  están destinados a gozar de buena salud, porque mientras que el dólar siga siendo el  que mueve la transacción para adquirir salud y educación a  los propietarios de las  fortunas de los ultramillones siempre los vamos a necesitar, de no cambiar el modelo económico imperante, el proletariado estará rebajado a mendigar un  salario a los dueños de la economía a los propietarios  de  las corporaciones  que someten la conciencia de la personas humana

El control y el dominio absoluto de estas semejante autoridades que nos gobiernan como la bestia, nietzscheana y darwiniana  implica una  crucifixión para la mayoría, por el problema del modelo donde lo particular se hace más importante que lo general, son esas políticas del beneficio particular el dios de este mundo,  así se ha convertido este  modelo en lo más   decepcionante, anunciarlo y mantenerlo es la mayor crueldad para el más débil

Estamos viviendo en la explosión  de la teoría sombría  del poder,  tiene autoridad hasta sobre  aquellos a los que no quieran  involucrarse en la naturaleza de estos nuevos sistemas porque se les amenazará su estabilidad, a esta casta oligarca no le interesa las enfermedades, ni la pobreza de los demás, porque si prestaran atención el suplicio de los ninguneados,  reaccionarían con políticas de protección.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More