La niña de Rajoy está cabreada

&nbsp Y lo dice, porque por otras fuentes se ha sabido que esa niña que Rajoy lleva en la cabeza desde que empezó la campaña electoral, es, mire usted por donde,&nbsp socialista radical. Vive al lado de mi casa. Por eso lo sé.&nbsp Tan socialista es, que no quiere que Ra­joy se preocupe por ella&nbsp ya como obsesión. Lo que quiere es que se ocupe de todas las niñas y de to­dos los niños como ella; no sólo de ella que es muy austera.

&nbsp La niña de Rajoy, roja como la sangre como es, detesta el privilegio y la distinción. Es además una niña humilde, de posibles y de condi­ción. Como toda persona bien educada. Es una niña que ve en Ra­joy al doctor Frankestein que fabricó a su monstruo: un sin escrúpulos, un venta­jista. La ha creado para su beneficio y no para bien de la niña. Empezamos por que la niña necesita un niño a su lado. No po­demos concebir una sociedad de niñas sin niños, ni de políticos y de niñas solamente.

&nbsp La niña de Rajoy está preparando los papeles para querellarse co­ntra él: por oportunista y por desheredarla. Pues una cosa es que no quiera prebendas y otra que dentro del sistema suprima de un plu­mazo la herencia, como hace Rajoy. Rajoy habla mucho de esfuer­zos, de méritos y de la conexión que hay entre el esfuerzo y el prove­cho. Mientras que la niña, ya muy avispada, se ha percatado de que no hay ninguna relación entre el esfuerzo que hacen los ni­ños en sus estudios y sus notas, ni entre realizado por las perso­nas y sus dine­ros. Más bien es al contrario, cuanto más horas se trabaja a pie de obra menos dinero. Cuanto más se habla, más dinero…

&nbsp Además, está muy avergon­zada. Vio tan miserable a su creador, cuando ex­tendió sobre la mesa a los muertos, que está harta de él y no sabe cómo se atrevió a mentarla.

&nbsp “Yo soy socialista”, le ha dicho la niña a Rajoy en la intimidad, como en la intimidad el del bigote hablaba catalán. “No quiero que me lleves de acá para allá como si yo fuese gilipoyas y no supiera valerme por mí misma. En cuanto a lo otro, ya te digo que lo que has de hacer es preocuparte por todas las niñas y todos&nbsp los niños, y no sólo por mí que te doy mil vueltas, pedazo de cretino”.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS