La mentira verdadera(y 2)

En la primera parte de esta reflexión, citábamos algunas de las contradicciones y mentiras&nbsp que a diario observamos en nuestra sociedad globalizada.

Aportaremos algunas más que se dan en nuestro entorno más cercano.

Desde los partidos PP y PSOE nos hablan de honestidad y regeneración de la política, y hoy publica un diario nacional que la conyuge de un dirigente popular cobra de Bankia un buen sueldo por, prácticamente, no hacer nada. Esto no es nada nuevo, conocemos munchos casos en los que los puestos de trabajo se asignan arbitrariamente y a capricho del mandamás.

En el campo de las armas, decimos que somos un pueblo pacífico, pero fabricamos armas y minas que exportamos para que sean usadas en la pérdida de vidas humanas.

Respecto de los hábitos sociales, tenemos varios ejemplos.

Tabaco y alcohol van de la mano.

El estado gasta dinero en publicidad para que dejemos el hábito de fumar, y por otro lado lo produce y comercializa obteniendo buenos beneficios vía impuestos indirectos.

También hay algunas tímidas campañas sobre el abuso del alcohol, pero por otro lado se permite e incluso en ocasiones se fomenta su consumo, vía botellón, convertido en un hábito social aceptado al igual que su consumo excesivo en ferias y fiestas particulares. Además, se tolera la publicidad que hacen las multinacionales de bebidas alcohólicas.

Respecto a las creencias personales, como la religión católica, se observan claras anomalías.
Por un lado, curas y obispos católicos&nbsp transmiten la palabra de Dios,&nbsp a la vez que&nbsp algunos de estos individuos&nbsp comenten actos horrendos contra natura, como es el abuso infantil, uno quizás, de los mayores crímenes cometido por el ser humano.

Como observamos, el nivel de hipocresía y cinismo de nuestra sociedad alcanza cotas insospechadas.
Hemos creado una sociedad basada en el engaño, en la injusticia, en el egoismo, en la avaricia y&nbsp en la estupidez humana que no cambia.

Debemos replantearnos un nuevo modelo de sociedad, pacífica,&nbsp basado en la equidad, en la solidaridad, en la justicia social, en la no violencia, y abandonar paulativamente todas las prácticas que sean nocivas y dañinas para los seres humanos.

A través del movimiento 15-M, tenemos una gran oportunidad para que germine ese cambio que todas las personas de buena voluntad y juiciosas anhelamos.

¡Pue qué comience el cambio!

http://www.kaosenlared.net/noticia/la-mentira-verdadera

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS