La Mente Limitada: la Psicología como medio para comprender el Conflicto. Socializar Aterrorizando

Publicidad

Por Pablo Heraklio

Si la voluntad es el principio de la acción, Robert J. Burrowes incide en las bases psicológicas que deben subyacer a una nueva sociedad que supere a la actualmente establecida que nos está llevando al suicidio colectivo conocido como Crisis Ecológica. Un interesante punto de vista que reflexiona sobre las consecuencias de la violencia y razona convincentemente la preferencia por el uso de tácticas no-violentas.

Según su teoría la sociedad es disfuncional porque se compone de individuos e instituciones disfuncionales. Este mal comportamiento social, antisocial, solo se consigue por medio de la violencia. Y se perpetua a través de un hecho clave: el proceso de socialización. Este es descrito como un proceso de aterrorización generalizado cuyo fin es inculcar miedo en los individuos para anularnos, volvernos dóciles y sumisos.

Para revertir los efectos sociales de la disfunción ha logrado reducir las posibles acciones a las dos más importantes. Pide revisar las distintas estrategias empleadas por individuos y organizaciones, de modo que encuentren vías de resolución de conflicto no violentos. Por otra parte ve imprescindible replantear el trato de cada uno de los adultos a los niños.

No negamos la validez de estos argumentos, pero es harto difícil razonar cuando tu vida, integridad o tu libertad están en peligro. Hay personas disfuncionales que no dudarán en emplear métodos expeditivos para conseguir sus fines. Si el peligro es real el miedo es paralizador y superarlo es nuestro objetivo. Tal vez sea este el reto, superarlo sin emplear la misma violencia que detestamos y nos hace convertirnos en aquello que odiamos, y a su vez evitar ser punidos, consiguiendo nuestros objetivos por otros métodos. Un escenario alejado de las prácticas habituales de las Mentes Limitadas.

Salud! PHkl/tctca

_________________

Traducción tarcoteca – The Limited Mind: Psychology as a Means to Understanding Conflict. Why Fear Is Driving Humanity… – Global Research 9.7.2019 por Robert J. Burrowes

Anteriormente he escrito muchos artículos que describen uno o más aspectos de la naturaleza disfuncional de la mente humana típica, junto con una explicación de cómo se produjo esta y qué podemos hacer al respecto. Vea por ejemplo algunos de los artículos publicados en «Artículos clave» y la fuente documental «¿Por qué violencia?» y «Psicología sin miedo y Psicología temerosa: Principios y práctica«.

También he explicado que es esta base psicológica disfuncional la que generó los comportamientos, así como las instituciones políticas, económicas, legales y sociales (como el capitalismo), las que impulsan la crisis multifacética y existencial en la que se encuentra la humanidad.

Aún más, sobre esa base, mi propio enfoque ha ido evolucionado significativamente a partir de la investigación y el activismo no violento que me ocuparon durante varias décadas, para incidir en un esfuerzo continuado en hacer frente a esta disfunción psicológica como una característica central de nuestros esfuerzos para comprender y transformar las políticas disfuncionales, así como las instituciones económicas, legales y sociales, tanto como para comprender y poner fin a las guerras (incluida la amenaza de guerra nuclear), la crisis ambiental (incluida la catástrofe climática) y todos los demás conflictos en curso que acosan a la humanidad.

Puedes creer que la psicología no es importante para la comprensión de conflictos o que es un ámbito exclusivo de especialistas pero, de hecho, es crucial para una comprensión más profunda y completa del origen y despliegue de nuestra crisis y está lejos de ser complicada, simplemente porque cualquier disfunción psicológica puede explicarse en un lenguaje sencillo que la mayoría de personas entiende fácilmente. Para muestra sugiero «La mente desintegrada: La mayor amenaza para la supervivencia humana en la Tierra«.

Debido a que solo escasos psicólogos y psiquiatras comprenden la psicología humana, como expliqué en «Lucha contra la violencia de la psiquiatría«, la mayor parte de la literatura sobre psicología y psiquiatría es prácticamente incomprensible, por no decir inexacta. Esta falta de comprensión tiene cuatro resultados inmediatos y desastrosos.

– Primero, conduce a que grupos de síntomas psicológicos se vinculan entre sí y luego se les asigne una etiqueta arbitraria (de modo que campos de la psicología/ psiquiatría pueden parecer que supieran de qué están hablando mientras excluyen a aquellos que no comprenden su jerga).

– En segundo lugar, proporciona cobertura a la industria farmacéutica para obtener ganancias masivas de la producción y venta de medicamentos que, en teoría, suprimen los síntomas clave de, en lugar de curar, la disfunción psicológica que ha sido «diagnosticada».

– En tercer lugar, imposibilita el diagnóstico y el tratamiento precisos de cualquier disfunción: obviamente, si no se comprende un problema, no se puede responder de manera efectiva a que se resuelva el problema. (Por supuesto, es más rentable para los profesionales y la industria farmacéutica si alguna disfunción no se resuelve, sino que simplemente se requiere un proceso continuo, es decir, interminable, de «terapia»/ medicamentos).

– Cuarto y más fundamental de todos, limita el alcance de lo que se considera disfunción psicológica a aquellos diagnosticados con enfermedades mentales «identificables». Pero la disfunción psicológica va mucho más allá de los que se considera que tienen una enfermedad mental y es simplemente el resultado del hecho de que la salud mental, como la salud física, tiene muchas dimensiones que requieren una atención adecuada para que el organismo humano funcione de manera óptima.

Por lo tanto, más allá de los muchos ejemplos que ofrecí anteriormente en los artículos citados (y otros no citados pero también disponibles en el sitio web «Feelings First«), me gustaría describir otros ejemplos comunes de disfuncionalidad psicológica que impiden tanto a activistas como aquellos a quienes están tratando de movilizar en el esfuerzo por salvar la biosfera de la Tierra y evitar la extinción humana, particularmente dado el plazo en el que esto debe ahora suceder. Ver «¿Extinción Humana para 2026? Una estrategia de última hora para luchar por la supervivencia humana«.

Como resultado de la «socialización» (más precisamente etiquetable como «aterrorización«) a la que están sometidos todos los niños durante su infancia y los adolescencia (lo que implica infligirles una interminable violencia «visible», «invisible» y «completamente invisible» durante estos períodos) – ver «¿Por qué violencia?«- el humano joven típico obedientemente (o, a menudo, inconscientemente) adquiere el conjunto de actitudes, creencias y valores (así como las conductas consecuentes) que son aprobados por los adultos relevantes (y predominantes instituciones) de su vida. Estas actitudes, creencias y valores, sin embargo, a menudo están tan profundamente enraizadas por el miedo (inconsciente) que los deja en su lugar en que nunca son sometidos a un serio escrutinio por parte del individuo: ya sea funcional o de otro tipo, se aceptan sin cuestionarlos y, en general con el tiempo, adquieren el estado de ‘hecho incontrovertible‘ (tal cual el individuo los percibe).

La consecuencia más obvia (y altamente negativa) de ser aterrorizado para aceptar las actitudes, creencias y valores de los adultos relevantes (y las instituciones preeminentes) de su entorno es que

– las capacidades para analizar un problema o conflicto (a menudo incluyendo sus raíces en la naturaleza de su sociedad),

– para buscar evidencia significativa (y quizás compleja) para comprender los problemas que surgen de ella,

– para planificar una estrategia de modo que los factores subyacentes del problema o conflicto se aborden en profundidad y luego se comporten estratégicamente (a menudo en cooperación con otros) para lograr este resultado,

simplemente nunca se desarrollan más allá de los niveles más superficiales (suficiente, por ejemplo, para una carrera socialmente aceptada, ya sea comercial o profesional).

Como resultado, el ser humano típico simplemente está pasando por la rutina de «crecer», (lo que también implica ser aterrorizado hasta convertirse en un ciudadano sumiso y trabajador / soldado en la escuela por una década o más: ver «¿Queremos Escuela o Educación? «), escogiendo educación postsecundaria y/o un trabajo aceptable haciendo lo que otros le digan, y luego haciendo ese trabajo (o un equivalente) durante décadas (generalmente tener una pareja e hijos en el proceso y quizás también algún pasatiempo).

Fundamentalmente, los humanos son aterrorizados hasta asumir la «identidad socialmente construida ilusoria» que su sociedad les impone para luego llamarla «yo». El destino personal de su vida está ahora tan completamente borrado de su conciencia de que la idea de buscar su propio destino único nunca se les ocurrirá. Por supuesto, algunas personas (al menos en las sociedades industrializadas) son compensadas por su sacrificio: salarios, entretenimiento, viajes y otras chucherías. Pero, para la mayoría, estas chucherías se dan en pequeñas cantidades y para muchas otras en todo el mundo (en países «subdesarrollados» deliberadamente), no se dan en absoluto.

Se es aterrorizado para creer que esto es todo lo que la vida tiene para ofrecer, solo los más raros individuos aspiran a más. Consumo infinito de bienes y servicios sin importar la calidad, la belleza o la funcionalidad, (consulte «Amor denegado: la psicología del materialismo, la violencia y la guerra«), a expensas de la Tierra, se convierte en la razón de la vida. Porque la vida misma ya no tiene sentido.

Así que aquí estamos, una población humana que está tan desprovista de conciencia, propia y planetaria, que estamos a punto de precipitar nuestra propia extinción.

¿Realmente crees que aquí es donde estaríamos si todos fuéramos psicológicamente funcionales? Manipulado y controlado por una élite mundial ilegítima que está completamente enloquecida – ver «La élite global está loca Revisado«- usando a sus agentes, incluidos los gobiernos, para engañarnos fácilmente para que consumamos cada vez más en busca del ‘Dios’ del capitalismo – crecimiento económico interminable (es decir, ganancias corporativas, poder y privilegios): la mayor parte de la población humana, sumisamente inconsciente (a excepción del último escándalo o resultado deportivo) y la mayoría de los activistas (que pretenden estar tratando de hacer algo con respecto al peligroso estado del mundo) incapaces de pensar, planificar y actuar estratégicamente para luchar por los resultados que se necesitan tan desesperadamente. Ver, por ejemplo, «Por qué los activistas fallan«.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Bueno, dado que la enorme disfunción psicológica de la mayoría de los seres humanos es la principal impulsora de nuestra acelerada marcha hacia la extinción, (de nuevo, vea «¿Extinción humana para 2026? Una estrategia de The Last Ditch para luchar por la supervivencia humana «): te invito a considerar seriamente la posibilidad de incorporar estrategias para abordar esta disfuncionalidad en cualquier esfuerzo que hagas para mejorar nuestro mundo.

Para la mayoría de las personas, esto incluirá comenzar con uno mismo. (Ver «Poner los sentimientos primero«).

Para prácticamente todos los adultos, incluiría revisar su relación con los niños e, idealmente, hacer «Mi Promesa a los Niños«. Críticamente, esto incluirá aprender la habilidad de nisteling. Ver ‘Nisteling: El arte de la escucha profunda’.

Para aquellos que se sienten psicológicamente capaces, considere hacer una campaña estratégica para lograr los resultados que necesitamos. Ver «Estrategia de campaña no violenta» o «Estrategia de defensa / liberación no violenta«.

La élite global está profundamente atrincherada (luchando sus guerras, explotando personas, destruyendo la biosfera, invadiendo/ ocupando países ricos en recursos) y no está dispuesta a ceder sin un esfuerzo concertado por parte de muchos de nosotros haciendo una campaña estratégica en varios frentes clave.

Si reconoces la prevalencia de la violencia impulsada por el miedo en nuestro mundo, considera unirte a la red global de personas que nos resistimos a ella firmando la petición online de «La Carta del Pueblo para crear un Mundo No Violento«.

Pero si no haces nada más a pesar de comprender el simple hecho de que la biosfera de la Tierra no puede sostener a una población humana de esta magnitud, la cual más de la mitad consume en exceso, entonces considera una participación acelerada en la estrategia descrita en ‘El Proyecto del Árbol en llamas para Salvar la Vida de la Tierra’.

O, si esto parece demasiado complejo, considera comprometerse a:

La Promesa a la Tierra

Por amor a la Tierra y todas sus criaturas, y mi respeto por sus necesidades, desde este día en adelante prometo que:

Escucharé profundamente a los niños (ver explicación más arriba)

No voy a viajar en avión

No voy a viajar en coche

No comeré carne y pescado

Solo comeré alimentos cultivados de forma orgánica/ biodinámica.

Minimizaré la cantidad de agua dulce que utilizo, incluida la minimización de mi propiedad y uso de dispositivos electrónicos

No compraré madera de selvas tropicales

No compraré ni usaré plástico de un solo uso como bolsas, botellas, recipientes, vasos y pajitas.

No utilizaré bancos, fondos de jubilación (pensiones) o compañías de seguros que brinden servicios a corporaciones involucradas en combustibles fósiles, energía nuclear y/ o armas [prácticamente todos].

No aceptaré empleo ni invertiré en ninguna organización que apoye o participe en la explotación de otros seres humanos o en los beneficios del asesinato y / o destrucción de la biosfera [prácticamente todos].

No recibiré noticias de los medios corporativos (periódicos, televisión, radio, Google, Facebook, Twitter …)[prácticamente todos]

Haré el esfuerzo de aprender una habilidad, como el cultivo de alimentos o la costura, que me haga más autosuficiente

Animaré poco a poco a mi familia y amigos a que consideren firmar este compromiso.

Conclusión

Hay un gran error en nuestra relación con el mundo, que sigue empeorando cada día. Y, como debería ser obvio en mi argumento anterior, si nosotros, como especie, no comenzamos a eliminar el miedo (en gran parte inconsciente) que limita nuestras mentes y gobierna nuestro comportamiento, continuaremos contribuyendo a este problema en lugar de resolverlo.

Soy muy consciente de que este punto no es desde donde el individuo típico quiere comenzar, y eso es asumiendo que el punto es si quiera entendido. Después de todo, debido a que la mayoría del miedo es inconsciente, es fácil para las personas no identificar su propio comportamiento disfuncional (o racionalizarlo creyendo en la «importancia» de lo que hacen). Es por esto que, si bien a una le gustaría creer que no tenemos que «comenzar» con este punto, colectivamente hablando, tampoco podemos ignorarlo, si la supervivencia humana es nuestro objetivo.

El tema clave es que para que nuestra estrategia de movilización de personas en esta gran lucha para que la supervivencia sea efectiva, también debemos movilizar a los padres, maestros, líderes religiosos y otros adultos para que reconsideren y revisen profundamente su relación con los niños. Esto se debe a que cada niño que no está disfuncionalizado se convierte en un poderoso agente para el cambio. Si no lo hacemos, continuaremos socavando la lucha general, incluso si precipitamos algunas victorias provisionales en el camino.

Mi propia preocupación es poner fin a la violencia, evitar la extinción humana y construir de nuevo y de manera sostenible nuestras relaciones con la Tierra y con los demás. ¿Tú que dices?

Fuente – https://tarcoteca.blogspot.com/2019/07/la-mente-limitada-la-psicologia-como.html

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More