México. La lucha de los trabajadores de la FCPyS-UNAM

En diferentes lugares del país los trabajadores vivimos constantemente violaciones a nuestros derechos y conquistas alcanzadas, un ejemplo, es la situación laboral que se presenta cotidianamente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Durante un año la Delegación Sindical de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) mantuvo reuniones con la representación patronal de la facultad para poder resolver las demandas de los trabajadores: creación de plazas y medias plazas, reubicaciones, mayor material y equipo de trabajo, apertura de plazas en tiempo y forma, tiempo extraordinario y agendas de trabajo. Sin embargo, el Secretario General Arturo Chávez y el Secretario Administrativo Alejandro Santiago no tuvieron el interés de resolver el conflicto, por lo que nuestros compañeros exigieron la presencia de Angélica Cuéllar Vázquez, directora de la FCPyS para poder solucionar la problemática que la misma patronal ha venido generando.

Debido a que la patronal se niega a crear nuevas plazas o medias plazas que se requieren en la facultad, se ve en la necesidad de ofrecer tiempo extraordinario a los trabajadores para cubrir las necesidades que se generan por la falta del personal. Sin embargo, algunos compañeros de la FCPyS que han trabajado tiempo extraordinario desde hace seis meses, no han recibido el pago correspondiente, de modo que la representación patronal está violando la cláusula 29 del Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) que establece, entre otras cosas: “El pago por trabajo extraordinario a que se refiere esta Cláusula, se hará efectivo a más tardar en un plazo que no exceda de las dos quincenas siguientes a aquella en que haya devengado.”

Otra problemática se presentó en relación a los usos y costumbres de la FCPyS establecidos en la cláusula 4, numeral 29 del CCT que los define como “…las conductas reiteradas y generalizadas, no contrarias a la Ley ni al Contrato Colectivo de Trabajo, siempre y cuando no impliquen el incumplimiento de obligaciones. Estos usos y costumbres deben ser aceptados por la Institución, en toda ella o en alguna de sus dependencias. Los usos y costumbres entendidos de esta manera, son de aplicación obligatoria, en cuanto favorezcan a los trabajadores…” Sin embargo, la representación patronal de la FCPyS no respeta los usos y costumbres previamente establecidos con respecto a las vacaciones de vigilancia por semana santa, las adecuaciones de horario, la organización del trabajo cotidiano y la implementación del tiempo extraordinario.

Ante las violaciones al CCT y los oídos sordos de la patronal los compañeros de la FCPyS recurrieron legítimamente a la movilización para exigir la solución del conflicto, mantuvieron asambleas, tomaron el edificio de gobierno de la facultad, realizaron mítines y emprendieron el cierre de vialidades en el circuito interior de Ciudad Universitaria y en insurgentes a la altura de rectoría.

Durante cinco días la directora de la facultad respondió negativamente a las demandas y argumentó no tener tiempo para una negociación con nuestros compañeros. Sin embargo, a la par lanzó amenazas y un comunicado donde acusaba a un “grupo de trabajadores administrativos” de mantener bloqueado un edificio, aclarando que la “administración” siempre ha estado en la disposición de dialogar y colaborar con los trabajadores.

Como bien señalaron nuestros compañeros, la realidad desmorona su falso discurso; no fue un “grupo de trabajadores” los que se movilizaron, fueron 374 trabajadores que conforman la Delegación Sindical de la facultad quienes participaron en la lucha, en respuesta a los acuerdos unánimes de las asambleas. También es falso que la representación patronal tenga la disposición de “colaborar” con nuestros compañeros, ya que durante un año no han resuelto sus demandas.

Finalmente, el lunes 22 de mayo los trabajadores consiguieron un diálogo abierto con la directora y otros representantes de la patronal, por el cual obtuvieron el pago del tiempo extraordinario para la primera y segunda quincena de junio y el respeto irrestricto a los usos y costumbres. De esta manera, nuestros compañeros nos demuestran que la negociación deber ser el proceso de culminación que inicia con la movilización, en este caso, con asambleas sindicales y acuerdos unánimes impulsados por todas las corrientes sindicales al interior de la FCPyS, la toma del edificio de gobierno de la facultad, cierres viales y mítines para realmente conseguir el cumplimiento de las demandas y defender los derechos conquistados.

La situación a la que se enfrentaron nuestros compañeros de la FCPyS no es aislada, en las diferentes dependencias de la UNAM vivimos diariamente violaciones al CCT, invasión de la materia de trabajo que nos pertenece, retraso de pagos de tiempo extraordinario y cláusula 15, salarios insuficientes y abusos de la representación patronal.

Ante dicho escenario, reconocemos el triunfo de nuestros compañeros de la FCPyS y la lucha que emprendió la Delegación Sindical, pero al mismo tiempo decimos que la lucha continúa, ya que la situación nacional y local de la UNAM a la que nos enfrentamos como clase proletaria nos exige mayor organización, unidad y movilización para conseguir mejores condiciones laborales y una sociedad más justa.

¡Defensa y respeto al Contrato Colectivo de Trabajo!
¡Organizar para luchar, luchar para vencer!
¡Contra el despojo, la represión y la explotación; resistencia, organización y lucha por el socialismo!

Trabajadores de la UNAM integrantes de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS