La lucha anticapitalista como camino de construcción de Euskal Herria

La actitud del PNV y sus pequeños satélites, EA, EB, Aralar, Nabai, respecto a las ilegalizaciones, torturas, robo de patrimonio, etc., en una palabra, su actitud respecto a la represión de los Estados español y francés contra Euskal Herria tiene una virtud, demuestra que los españolistas de todo pelaje, las burguesías vasco-navarra y los aparatos de los Estados españoles y francés caminan juntos contra el derecho de Euskal Herria a constituirse en nación.

Al final, las izquierdas de locuacidad pseudorevolucionaria y las derechas regionalistas vasco-navarras confían en que los Estados puedan derrotar al movimiento independentista con el apoyo total de los aparatos represivos de la Unión Europea y de sus socios americanos. El camino de la construcción nacional es duro, muy duro, pero Euskal Herria y la Izquierda Abertzale sabe que no hay otro camino que éste si quiere subsistir como pueblo.

Y nos referimos en singular a la Izquierda Abertzale porque ésta sigue siendo única. Sólo hay una izquierda abertzale comprometida y que lucha en todos los frentes por la construcción de Euskal Herria. Por mucho que las hordas autonomistas o españolas den cancha a ese invento del PNV que es Zabaleta y su caterva, está claro que esto es más que un intento de la derechona vasca por hundir la única alternativa sólida de futuro para la susistencia del propio pueblo vaco.

Llegan las urnas de esa farsa electoral que se desarrollará el 9 de marzo con todo tipo de expresiones políticas reformistas. Las de la derecha son claras. El PSOE, PP, IU se ven a sí mismos como la encarnación de la superestructura política de la monarquía española. Algún elemento como Anasagasti, ligado a la contrarrevolución yanqui-venezolana, llega a decir que la cárcel y la tortura se las ganan a pulso las mujeres y los hombres de la Izquierda Abertzale. Él, como su partido, justificó las matanzas de los mejores hijos e hija de las izquierdas latinoaméricanas en los tiempos de la Operación Cóndor desarrollada por la CIA conjuntamente con las dictaduras argentina, paraguaya, uruguaya, brasileña… Y aquí, el PNV desea también la muerte y la eliminación física de las mujeres y hombres anticapitalistas de Euskal Herria. Por eso se aprovechó en su momento, por activa o por pasiva, de las acciones de elementos parapoliciales que desarrollaron la guerra sucia, para obtener las migajas que el gobierno de Felipe González dejó caer, no moviendo un sólo dedo para acabar con los atentados criminales cometidos contra hombres y mujeres abertzales.

El PSOE ha vuelto al gobierno sediento de sangre. Tras el fracaso de su estrategia de falsa negociación, busca la total derrota policial y penal contra la Izquierda Abertzale, pero esto no va a ocurrir ni ahora ni nunca. El régimen cree que si golpea una y otra vez sin piedad impondrá su ilegalidad en Euskal Herria después de haber agotado la capacidad resistente de este pueblo. Y no es así. Cuando el pueblo trabajador vasco desafiaba la brutal represión en Euskal Herria, mientras la derecha peneuvista coqueteaba con el franquismo y compartía negocios, nunca… nunca fue así.

Pero los Estados están temerosos. Ven que a pesar de la represión salvaje de los últimos meses llevada a cabo por el PSOE y jalonada por el conjunto de los “partidos democráticos”, el conjunto de la Izquierda Abertzale sigue trabajando y creciendo. Y a pesar de todos esos “demócratas” seguimos haciendo política. A pesar de una represión hace tiempo no vista, uno de cada dos prisioneros políticos que hay en Europa es vasco; 100 detenidos en un mes y medio; la actividad política de Batasuna prohibida, perseguida y reprimida por los cuerpos de seguridad del Estado (todos ellos trabajando juntos y a la vez); torturas que sonrojarían a cualquier político si no estuviéramos en Euskal Herria; dos partidos políticos ilegalizados sin que se tambalee la democracia española. Y es que no se puede tambalear lo que nunca ha existido. Los Estados están temerosos por que estamos consiguiendo que la palabra “España” sea sinónimo de xenofobia, de torturas y de represión de un pueblo que únicamente quiere ser dueño de su futuro. A causa de nuestra lucha se está cuestionando la propia existencia de España. Euskal Herria nunca podrá subsistir y mucho menos existir mientras siga bajo control español y francés.

A más represión, mayor resistencia y participación popular. A mayor represión, mayor compromiso de todos y todas con la causa de la libertad de este país, con la derrota de la derechona vasca, con la derrota de sus validos reformistas disfrazados de izquierda, los Aralar, IU u otros aspirantes que surjan para ganar el premio del más vil de los oportunistas. Hay que expulsar de este país a todos aquellos que han venido a hacer la guerra a este pueblo.

El Estado español intenta convencernos de que tenemos motivos para quejarnos porque sí que tenemos la oportunidad de votar. Podemos votar nacionalista por duplicado, dicen, desviando nuestro voto hacia el PNV o EA, abertzale del sistema con Aralar o pseudocomunista español, con IU o el PCPE. ¿De que nos quejamos, pues? Pero la pregunta es ¿Por qué podemos votar a todos esos partidos? Pues porque todos esos partidos son los garantes del artículo octavo de la Constitución española, para poder seguir sometiendo a los pueblos del Estado. Y si no, que se lo pregunten a Ibarretxe, brindando por España, delante de Juan Carlos I de Borbón, Jefe del Estado y responsable máximo del ejército español. Y todo esto, el día siguiente de las salvajes torturas a dos lesakarras. ¡Sinvegüenza!

Nos quejamos ¡a ver si lo entienden! Y no nos van a callar, porque lo que queremos es votar a ANV-EAE y no a cualquier otra alternativa que ellos amablemente nos permiten. La opción en única, o se utiliza la abstención por Euskal Herria o se vota por España para volver a repetir una falsa transición hacia ninguna parte. Lo dijo muy claro Imaz “No podemos reconocer que hace 27 años nos equivocamos”.

Una cosa que es tan clara, no la quieren entender quienes no comprenden que unas elecciones totalmente amañadas en las que el Estado español dicta a quienes debemos votar y a quienes no, sencillamente no son democráticas. Está claro que unas elecciones y una representación popular sólo son posibles en una Euskal Herria que tiene la posibilidad de ser ella misma, sin imposiciones De esto nos quejamos ante quienes nos dicen que somos los tontos útiles del PP y del PSOE, mientras que ellos compartirán mesas electorales en esa jornada de apartheid que será el 9 de marzo. A la represión que viene de los poderes centralizados, bien se llame Castilla y Aragón bien España, este pueblo lleva más de 500 años combatiéndola y, aunque sea muy duro, también el Pueblo Trabajador Vasco puede en este tiempo celebrar sus pequeñas pero gigantescas victorias. Ante la represión el pueblo vasco no se para, no se inmoviliza, sino que sigue adelante, combatiéndola.

Es también hora de pedir una reflexión a todos esos votantes de buena voluntad del PNV, que se espantaron tras ver las imágenes de las torturas sufridas por los militantes vascos, que se avergonzaron tras conocer las “pruebas” de las ilegalizaciones, para que hagan una reflexión de qué van a hacer con su voto, cuando ese partido centenario ha declarado públicamente su decisión de negociar con Madrid, independientemente de qué partido gane las elecciones. Cheque en blanco a ilegalizaciones, a la tortura, en una palabra, a la represión pura y dura contra Euskal Herria. Ésa es la prueba clara del apoyo del PNV a la persecución de la Izquierda Abertzale y la falsedad de cualquier denuncia que haya hecho públicamente (por tímida y timorata que haya sido) este partido. Porque nosotros no vimos en Euzkadi, como nos quiere vender el PNV, nosotros y nosotras vimos y construimos Euskal Herria.

Pasará el 9 de marzo y las calles de Euskal Herria, los centros de estudio y de trabajo, los barrios, los pueblos, etc. seguirán demostrando, a quienes han diseñado todo tipo de maniobras para dividir y debilitar a la Izquierda Abertzale, que los muertos políticos que el PSOE y sus acólitos matan, gozan de excelente salud, lo comprobarán con el boicot activo del 9 de marzo.

Son los Estados que oprimen al pueblo vasco loas que cada día que pasa se ven obligados a acometer una “solución final” al más puro estilo nazi, pero de nada les servirá, sabemos que el momento más oscuro del día es justo antes del amanecer.

No podemos acabar sin recordar desde nuestra pequeña tierra a todos esos pueblos que plantan cara al sistema y que por ello sufren los zarpazos de un sistema desesperado debido a la resistencia mundial. Palestina, Colombia, Afganistán, Líbano, Iraq… y tantos otros sitios en donde las personas demuestran que no todo se puede comprar con el dinero manchado de sangre que reparte la bestia a sus sirvientes. Gure eguna helduko da.

¡Independentzia eta Sozialismoa!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS