La lacra de las ETTs

Por Marco S. Noferini

Ya han pasado unos cuantos años desde que se establecieran en nuestro país las empresas de trabajo temporal, concretamente en un ya lejano 1994, última legislatura de Felipe González.

Por Marco S. Noferini

La lacra de quienes sacan un suculento beneficio en la cesión temporal y en precario de trabajadoras y trabajadores

Ya han pasado unos cuantos años desde que se establecieran en nuestro país las empresas de trabajo temporal, concretamente en un ya lejano 1994, última legislatura de Felipe González.

Desde la implantación de estas empresas, conocidas popularmente por sus siglas, ETT, no han sido pocas las críticas vertidas hacia ellas, las cuales han hecho de la cesión de trabajadores –lo que fuera del ámbito de estas empresas es algo ilegal- un lucrativo negocio.

Como todo, en este país donde incluso algunos son capaces de intentar justificar los injustificable (o votar a partidos invotables), no es extraño encontrar dentro de la propia clase obrera a defensores a ultranza de las ETTs. No son pocos los trabajadores que se sienten agradecidos a estas empresas por haberles ofrecido un trabajo temporal en algún momento de su vida laboral, o aquellos que tuvieron la suerte de dar el salto desde la ETT a la empresa donde habían sido cedidos, sin ser conscientes que de no haber existido estas empresas igual hubieran podido tener ese mismo trabajo, con unas condiciones contractuales mejores (salarios, pagas extras sin prorrateo, etc.) y posiblemente poniendo freno a una de las principales causas de la alarmante temporalidad laboral que tenemos en el estado español.

Y dicho esto, a manera de introducción, me gustaría compartir un terrible caso de explotación laboral al que se ha visto sometida una persona muy cercana a mí a través de una de estas ETTs.

Un amigo, hace pocos días, me explicaba cómo tras cuatro meses trabajando para una conocida empresa catalana de trabajo temporal como controlador o auxiliar de seguridad la misma le había dado de baja por estar en situación de Incapacidad Temporal (enfermo). La empresa había prescindido de él en los días de descanso entre turno y turno, y no contentos con eso habían retrocedido la fecha de la baja a dos días antes de hallarse en situación de I.T, con lo que perdía toda posibilidad de poder seguir cobrándola a través de la seguridad social.

Mi amigo trabajaba controlando los accesos de diversas empresas, una de las cuales casualmente era uno de esos famosos mataderos con la mayor parte de su plantilla subrogada a través de falsas cooperativas. Los turnos de trabajo habían llegado a ser de hasta 14 horas diarias, con un cómputo total de horas mensuales trabajadas de hasta casi 240 horas, y todo por unos salarios que nunca excedieron, incluyendo los pluses de transporte, nocturnidad y prorrateo de las pagas extras, de los 900 euros; siendo el salario base unos irrisorios 489,63€.

Como prueba de lo expuesto adjunto cuadrantes, nóminas y el certificado de empresa que se le ha facilitado por parte de la empresa y en el que podremos fijarnos como la bases de cotización de desempleo, la cual debería ser más alta de la base de cotización de las nóminas dada la gran cantidad de horas extras que realizaba es de unos escasos 860€. Explotación pura y dura por la que la referida empresa sacaba un importante beneficio (los datos del trabajador, así como de la empresa han sido omitidos a petición expresa de la persona afectada, hasta que se resuelva la reclamación y la acción inspectora de la administración).

Por último me gustaría hacer referencia al daño causado a la salud de esta persona y a su autoestima el sentirse poco valorada, explotada y el haber perdido un trabajo que a pesar de todo le gustaba. Espero y deseo que mi amigo, al igual de quienes puedan estar pasando por una situación similar, entienda que el trabajo es muy importante pero no se pude admitir la explotación ni que atenten contra la dignidad de nadie, y que lo primero es nuestra salud, pues trabajos precarios hay muchos pero todos y cada uno de nosotros y nosotras somos únicos, irrepetibles e irreemplazables.

 

MSNoferini

Membre del Grup de Reflexió Crítica

Vic-Barcelona

twitter: @MarcoSNoferini

 

-->
COLABORA CON KAOS