La «justicia» condena a Nais contra a impunidade

55

En un tiempo record resovieron sentencia los Juzgados de Coruña. Apenas seis días después del juicio, quince personas, familiares de Diego Viña (Su madre, su tia, su prima), y otras madres de personas muertas bajo custodia y varias solidarias resultaron condenadas a un total de 10.800 euros.

720 euros por persona más las costas judiciales, y de no pagar, la pena se substituye por tres meses de prisión. Es una condena por una cocentración en la que no hubo incidentes y en la que no se identificó a nadie in situ, por gritar «La Guardia Civil tortura y asesina», delante de los agentes del cuartel de Arteixo, donde apareció muerto Diego Viña a sus 22 años de edad.

La Guardia Civil se presentó como víctima de «injurias» y por «obstrucción al derecho al culto» en un juicio en que las encausadas no se les permitió nombrar su necesidad de esclarecer la muerte de Diego. «Esa no es la cuestión, aquí estamos para juzgar un delito de injurias a la Guardia Civil», recalcó el juez.

En septiembre de 2004 Diego parece muerto en el cuartel después de ser detenido. La inverosímil versión del instituto militar es que se ahorco en los calabozos con sus pantalones. Pero durante la investigación el propio sargento reconoció que los pantalones fueron tirados a la basura y que las cámaras de vigilancia estaban apagadas. Desde entonces la familia y personas solidarias se concentran ante los obstáculos a la investigación y el silencio mediático, cada 12 de octubre, día del Pilar, patrona de la Guardia Civil, delante de la iglesia parroquial donde el cuerpo armado celebra una misa católica.

Frente a la criminalización de la dignidad de las familias y solidarias, solidaridad imparable!

Seguimos queriendo saber, como murió Diego.