La jerga fascista

Se ha quedado lejos del porcentaje de voto que logran sus hermanos en otros sitios de Europa (Polonia 38 por ciento, Francia 34, Austria 26, Dinamarca 21, Italia 17…), pero, con su 10 por ciento, Vox ha logrado un éxito político indudable, que le hará entrar en el Congreso por primera vez en la historia de España.

La manera de hacer de Vox reproduce la estrategia aplicada por otros a lo largo del planeta, en Estados Unidos, en Hungría o en Brasil, al canalizar el enfado y la angustia de la ciudadanía tras una recesión económica brutal y, en el caso de España, la amenaza de desintegración territorial.

Ante esos riesgos, los líderes que aplican tácticas fascistas elevan los niveles de testosterona contra los políticos débiles al uso (la “derechita cobarde”) y la élite progresista que abunda en la política, en las artes y el pensamiento, en los medios de comunicación. Y cuando la mayoría denuncia las simplificaciones y las mentiras, entonces la derecha fascista reacciona precisamente victimizándose como damnificada por esa misma élite.

Vox recuerda del todo a otros líderes fascistas del mundo, tal como los describe el filósofo Jason Stanley en su libro reciente: Facha: Cómo funciona el fascismo y cómo ha entrado en tu vida.

Primero es la invención de un pasado mítico, que Vox sitúa en la Reconquista, cuando se supone que “los españoles” liberaron a la nación de los musulmanes. No importa demasiado, es una excentricidad de intelectuales entrar en matices, que la Reconquista fuera una serie de guerras entre actores heterogéneos que duró 700 años y durante los cuales, por supuesto, España no existía. Da igual: Santiago Abascal va a Covadonga, lugar mítico de esa cristiandad española inventada.

En la lucha de un “nosotros” contra “ellos”, los fascistas recurren, dice Stanley, a la propaganda más vulgarmente simplificada, al anti-intelectualismo, a las falsificaciones y al énfasis en la autoridad que se impone con fuerza para garantizar el orden contra la anarquía, los principios sólidos contra el relativismo moral.

El discurso de cierre de campaña de Abascal en la Plaza de Colón de Madrid (Colón, otro símbolo de orgullo nacialista español), es una auténtica pieza de museo de lenguaje fascista.

Unas diez mil personas armadas con banderas nacionales cantan “A por ellos, oeeee, a por ellos, oeeee”, como hooligans en una final de fútbol, o guerreros en una batalla decisiva.

Entonces el líder habla.

“A la dictadura progre le quedan 48 horas”, anuncia. Es interesante que sean ellos, precisamente, los que quieren mantener a Franco en su mausoleo monumental, los que menosprecian el Holocausto, quienes se conviertan por la magia de las palabras en los defensores de las libertades contra la “dictadura progre”.

“Los progres están en pánico” se dice en las arengas. Ahí está “la España viva” frente a la “antiEspaña”, el mismo término éste último que utilizaron los golpistas antes de la Guerra Civil.

“Nosotros”, los defensores de “las libertades”, viene a decir el líder fascista, frente a “ellos”, los “enemigos de la nación”. Pedro Sánchez es un “traidor”, sin ningún matiz, porque compadrea con los calatalanes separatistas y los amigos de los terroristas.

“Nosotros”, los defensores de “la vida”, contra “ellos”, los promotores de “la cultura de la muerte”. De nuevo, un buen framing hace el trabajo. Las palabras actúan. Quienes quieren derogar las leyes que protegen a las mujeres de la violencia machista, los que quieren forzar a las mujeres a ser madres en contra de su voluntad, o incluso sugieren que los españoles deberíamos usar pistolas en nuestras casas, se convierten en libertadores del pueblo de la amenaza “feminazi” y de la dictadura de la cultura de la muerte.

Quienes quieren imponer la religión en la escuela, permitir que niños y niñas estén separados usando para ello dinero de todos, retirar recursos a la educación pública para beneficiar a la privada o imponer el modelo de familia cristiana tradicional, se convierten, por la fuerza del lenguaje, en la vanguardia de las libertades contra los “profesores progres” que “adoctrinan” a nuestros hijos en valores que no son compartidos por sus padres.

“Nosotros”, los patriotas orgullosos, sigue hablando el líder, defenderemos a nuestra nación de los “burócratas de Bruselas”, y del “multiculturalismo” que está permitiendo que los extranjeros invadan nuestro país, se queden con nuestros trabajos y contaminen nuestras sagradas tradiciones y nuestros valores superiores.

La magia de las palabras, capaces de agitar los temores más primarios. El líder convierte el miedo de las masas en una lucha épica contra los traidores de la nación. La imposición se convierte en liberación. La opresión en orden y autoridad.

El líder termina de hablar y el himno nacional suena. Los fuegos artificiales anuncian el renacimiento de una nación. Una nueva Reconquista va a comenzar.

Los progresistas asisten al espectáculo entre incrédulos y despreocupados. La gente no creerá esas falsedades. Las ciudadanas y los ciudadanos deben distinguir la verdad de las mentiras. Son racionales. No seguirán meros eslóganes simplistas.

¿O quizá sí?

 

 

Infolibre

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS