La identidad de la víctima de La Manada al descubierto por una negligencia informática del Gobierno de Navarra

67

Un agujero de seguridad del Gobierno Navarro ha dejado al descubierto los datos de la víctima de La Manada desde el mismo momento en que se publicó la sentencia hasta este sábado por la tarde en que finalmente el problema se ha subsanado. Esta brecha permitía descargarse la sentencia completa, que incluía los el nombre y apellidos de la joven, así como su fecha de nacimiento.

Más de un semana estuvieron los datos desprotegidos, desde que el pasado día 26 de abril se hiciera público el fallo. Sin embargo y a pesar de la gravedad del asunto, no fue hasta el momento en el que la noticia comenzó a circular por algunos medios de comunicación, que se tomaron las medidas para subsanarlo.

Desde el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Navarra aseguran que ellos distribuyeron la sentencia con la información de la víctima «capada» para evitar filtraciones, pero que desconocían que existiera un mecanismo por el cual se podía acceder a la sentencia original».

Fuentes jurídicas conocedoras del caso han advertido que la víctima podría denunciar este hecho, dado que lo que se pretendía era abrir una pieza separada del caso para, precisamente, evitar filtraciones.

Dos de los foros más conocidos en español, Forocoches y Burbuja.info, publicaron en la madrugada del pasado miércoles información personal de la joven que denunció a los cinco integrantes del grupo. Lo ocurrido en ambos foros, conocidos por su misoginia y por haber publicado en otras ocasiones datos de otras personas, es un ejemplo de cómo se amplifica la revictimización a la que se enfrentan las víctimas de violencia sexual cuando sus casos son mediáticos o se dan a conocer en redes sociales. Y es que suelen toparse habitualmente con un clima de  de sospecha tanto en el ámbito judicial como en el social y que también han vivido algunas mujeres estos días al compartir sus historias  bajo el hashtag #Cuéntalo en Twitter tras encontrar en él un espacio para romper el silencio.

 

Fuente: Prensa y Redacción