La huelga indefinida de la planta de Nissan de Montcada provocará la paralización del resto de instalaciones

Publicidad

«Hemos decidido que la huelga la haremos paso a paso. En Cataluña la convocatoria afecta a los cinco centros de producción, pero para ser más efectivos hemos acordado iniciar la parada en Montcada i Reixac, porque sabemos que desde estas instalaciones se abastecen de piezas indispensables al resto de las plantas». Así explica Miguel Ángel Boizas, dirigente de CCOO y miembro de CCOO, las primeras horas de la huelga indefinida de los trabajadores de Nissan.

Los trabajadores de Nissan han iniciado una huelga para reclamar que la empresa se comprometa a mantener la actividad industrial. Después de negociaciones previas y ante la falta de concreción por parte de la dirección han decidido hacer huelga indefinida a partir del 4 de mayo. Una huelga en medio de un estado de alarma.

«Hemos empezado por Montcada porque es un centro pequeño. Hemos hecho también piquetes pequeños, a causa de la situación de epidemia. Los hacemos cumpliendo las medidas de seguridad, con mascarillas y la distancia correcta. Se han convocado pequeñas asambleas a las puertas del centro cada 45 minutos, y no ha habido problemas, los compañeros tienen claro que hay que parar», dice Boizas. No ha habido, a pesar de estar en estado de alarma, ningún incidente. O quizás si, uno muy pequeño, la Guardia Urbana de Moncada ha sido avisada porque los automóviles obstruían un vado de la empresa.

De acuerdo con lo que había decidido el comité de huelga, se ha dejado entrar a trabajar a los operarios designados como servicios mínimos y a los de mantenimiento. En esta instalación de Montcada están las prensas industriales que tienen que tener un mantenimiento estricto para evitar perjuicios importantes para la producción y la salud de los trabajadores.

Caja de resistencia

«Hemos tenido que utilizar mecanismos de huelga de antes”, explica Boizas. Uno de ellos ha sido la creación de una caja de resistencia a la cual cotizan los operarios que tienen que trabajar y que sirve para compensar a los que hacen el paro.

Como que la huelga es indefinida y podría haber problemas si se intenta parar la producción en la planta de la Zona franca, donde a pesar de la situación de ERTE la empresa ha movilizado a unos 700 trabajadores para finalizar la producción de un modelo Pick-up para Mercedes, se ha optado por no hacer concentraciones ni grandes aglomeraciones y así evitar posibles problemas de salud y también incidentes. Quién más y mejor conoce el sistema de producción de una empresa son sus trabajadores. Ellos saben que Zona franca tendrá que parar si le faltan piezas y componentes esenciales que se producen en Montcada. Y Montcada está parada.

Antes de la parada provocada por la epidemia, la fábrica de la Zona franca solo funcionaba al 30% de su capacidad de producción. A finales del año pasado, la empresa comunicó la pérdida de un modelo, la pick-up X Class de Mercedes, y la reducción de la producción de la furgoneta e-NV200. La dirección europea aseguró que el informe sobre la viabilidad de la empresa no se haría público antes del verano. Esta actitud causó un gran malestar en la plantilla que inició una serie de movilizaciones que quedaron paradas por la aparición de la pandemia y la negociación de un ERTE de seis meses con la dirección. Ha sido la intención de la empresa de retomar la actividad a partir del 4 de mayo, pero solo en una línea de producción, lo que ha encendido los ánimos de los trabajadores, que han declarado huelga.

En el grupo Nissan trabajan en España unas 25.000 personas entre operarios directos e indirectos. La planta de la Zona franca de Barcelona está la que tiene más operarios directos, después de la reducción de 600 operarios en el último expediente de regulación de empleo pactado con los trabajadores.

 

Fuente

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More