Publicado en: 23 marzo, 2019

La historia invisibilizada y heroica de Haití, en la pluma de Vastey

Por Telma Luzzani

Martínez Peria, coordinador del Departamento de Historia del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, cuestionó la lectura que se hace de la primera revolución de esclavizados del mundo.

 

La Revolución de los esclavos en Haití, triunfante en 1804, tuvo en Jean Louis Vastey a uno de sus mayores intelectuales. Un libro del historiador Juan Francisco Martínez Peria revela las ideas de este pensador clave: “Fue un pionero en un mundo donde predominaba el racismo”. Además, analizó la actual crisis política que atraviesa el país caribeño.

“La cuestión de los pensadores de la Revolución Haitiana es menos estudiada que la revolución en sí. Jean Louis Vastey, una de las figuras intelectuales y políticas más destacada de la post revolución, escribió 11 libros entre 1814 y 1829. La experiencia revolucionaria triunfó en Haití, pero el país vivía en un mundo donde las ideas no cambiaron. Vastey y otros intelectuales continuaron la revolución por la pluma en un intercambio de ideas sobre el colonialismo, el racismo y pusieron en discusión la historia. Vastey es un pionero porque está en un mundo donde el racismo predomina, es hegemónico, y justamente va a deconstruir la esclavitud y el colonialismo mostrando las falacias europeas”, aseguró el argentino Juan Francisco Martínez Peria, editor del libro ‘El sistema colonial develado’, que recoge varios textos del hiatiano. Ayer justamente fue el día mundial contra la Discrminación Racial establecido por la ONU.

Martínez Peria, coordinador del Departamento de Historia del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, cuestionó la lectura que se hace de la primera revolución de esclavizados del mundo.

“La Revolución Haitiana, de entre las revoluciones atlánticas —la francesa, la norteamericana y las hispanoamericanas- fue la única que propuso una genuina universalización de los derechos del hombre. Pero el mundo blanco la negó, la veía como una masacre de blancos, por eso la necesidad de poner a Haití en el centro de la revolución universal. Vastey habla de los peligros del neocolonialismo, y eso sucede cuando Francia reconoce la revolución en 1825 a cambio de una cifra millonaria como indemnización que le impone a los haitianos. Ahí comienza la declinación”, apuntó.

El también catedrático de la Universidad de Buenos Aires hizo hincapié en cómo se invisibiliza la historia haitiana y los aniversarios de sus hitos: “Se habló más el año pasado del Mayo francés que cuando fue el bicentenario de lo de Haití; o ahora mismo se habla más de los chalecos amarillos franceses que de los 4 millones de haitianos que desde el año pasado marchan en protesta contra el actual gobierno”, dijo por ejemplo. Y se refirió a la crisis política que atraviesa el país caribeño, cuyo último capítulo fue la renuncia del primer ministro Jean-Henry Céant luego de ser impugnado por el Parlamento.

Ayer eligió a un ministro provisorio el presidente Jovenel Moïse, “quien en 2017 ganó las elecciones con sólo 18% de los votos de quienes fueron a votar, mucho menos que el total del padrón. Hay –dijo el entrevistado- una crisis secular que lleva una larga historia y una más inmediata que tiene que ver con el acuerdo con el FMI, el aumento del precio de los combustibles y con una gran rebelión contra un gobierno surgido de forma muy cuestionada”.

VOCES DEL MUNDO

Telma Luzzani

.

https://sptnkne.ws/kZrD

COLABORA CON KAOS