La Guardia Civil apaga la emisión digital de ETB en Nafarroa

Gara

Aritz INTXUSTA | ERRENIEGA

Iruñerria se quedó de pronto ayer sin recibir la señal digital de ETB. Los canales fundieron a negro. El apagón no fue un problema técnico, sino una actuación policial, que ya había sido augurada por la delegada del Gobierno en Nafarroa, Carmen Alba, hace unas semanas. Al parecer, ayer por la mañana varios agentes subieron a Erreniega, entraron con la ayuda de un cerrajero al interior del repetidor que EA alquiló a Iberdrola, donde desenchufaron el aparato que permitía una mejor recepción de ETB1 y ETB2, unos canales que, por otra parte, también se pueden captar en los televisores configurados para recibir señal analógica

A juicio de EA, cuya militancia costeó el sistema con un gasto de 12.000 euros, esta actuación fue arbitraria y supone un salto cualitativo, ya que nunca antes se había censurado una emisora por «motivos políticos». El parlamentario Maiorga Ramírez, que subió ayer por la tarde para ver qué había acontecido en el repetidor de Erreniega, denunció que tienen «serias dudas de que la actuación policial cumpla con la legalidad» y que, por ello, «adoptarán todas las medidas legales que sean pertinentes». Además, denunció que nadie avisó ni a su partido ni a la empresa que contrató de que se iba a producir el cierre. Se tuvieron que enterar cuando los canales perdieron la señal.

Ramírez denunció que todos los repetidores que están en la sierra emiten señales de radio o televisión de forma alegal, al igual que ocurre con el repetidor que ellos empleaban. «Desde aquí mismo puedo ver doce repetidores distintos: unos de Iberdrola, otros de Opnatel, el de Euskalherria Irratia…», comentó el parlamentario. «Todos emiten bajo la misma legalidad que nosotros. Sin embargo, la Guardia Civil, a instancias del Gobierno navarro y la delegada, han decido únicamente clausurar el nuestro. ¿Por qué le ocurre esto a ETB y no a las emisoras del tarot? Y eso, por no hablar de esa radio que se emite desde los campanarios de las iglesias».

El único canal en euskara

Según afirma Eusko Alkartasuna, esta es la primera vez que se procede a cerrar una emisora por una directriz política. «Hasta ahora, solo se han censurado radios alegando problemas de seguridad o de interferencias», apuntó Ramírez, recordando el último caso de cierre de emisiones, cuando el Gobierno aseguró que las señales afectaban al sistema de comunicación del aeropuerto de Noain.

Por otro lado, Ramírez destacó que el fin de estas emisiones será solo temporal. «Más pronto que tarde, los dos canales de ETB podrán verse en Nafarroa», adelantó. Asimismo, aseguró que hay derechos de la ciudadanía que han sido pisados después de la intervención de ayer. El principal, es el derecho a la libre información, pero sobre todo el haber provocado que dejara de emitirse el único canal de televisión que emite íntegramente en euskara en el herrialde. «Boicotear esta emisión es una tropelía inadmisible», señalo el parlamentario tafallés.

Sin embargo, el caso de los dos canales de ETB nunca ha sido tratado como uno más. El Consejo Audiovisual de Nafarroa había denunciado en numerosos informes todo un elenco de emisiones piratas que emitía de forma «alegal», sin que esto pareciera preocupar lo más mínimo al Gobierno navarro. Pero cuando EA anunció que había conseguido la captación digital de ETB en Iruñerria, el consejero de Cultura, Juan Luis Sánchez de Muniáin, puso el grito en el cielo, tachando la actuación de «ilegal y pirata». Acto seguido, ordenó la elaboración de un informe sobre esta supuesta ilegalidad, que trasladó al Ministerio de Industria. De forma paralela, la delegada del Gobierno decidió que debería intervenir «de oficio». Fue el líder del PP en Nafarroa, Eloy Villanueva, quien acudió a la prensa para explicar la implicación de la delegada en el tema. «Está haciendo valer su autoridad en la materia», dijo Villanueva en enero.

El 12 de enero pasado, EA reconoció que había colocado un sistema que permitía la captación digital de TDT en Iruñerria. En esa rueda de prensa se mostró una factura de 12.000 euros. Con esta acción pretendía demostrar que el problema económico aducido para la no captación de TDT era una mera excusa.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS