La gran mentira

Por Mis Aforismos

Nos explicaron un cuento y nos lo creímos. Ahora simplemente es cosa de tomarnos el pelo sin que se note demasiado.

El coste total de la revalorización de las pensiones para 2018 asciende a 297,32 millones de euros y supone una subida del 0,25% (mínimo legal y muy por debajo del IPC), pongamos en contexto la cifra; solo el coste del primer Submarino S80 que nos entregarán en 2021 asciende a 2.135 millones de euros (y faltan 3 más), además el retraso en la entrega nos ha costado de momento 130 millones de euros porque hay que alargar la vida de los que tenemos; la indemnización para las promotoras (entre ellas ACS) del Castor es de 1.350,7 millones a pagar en 30 años en la factura del gas;  el despliegue para reprimir la votación del 1 de octubre asciende a 87 millones y la última el rescate de las autopistas por unos 2.000 millones de euros (según comunicó el Ejecutivo a Europa), eso si se vende por 1.000 millones las concesiones y si no nos sacan los 4.500 millones de euros que reclamarán las empresas acreedoras vía judicial al Estado.

Todos estos datos son magnitudes espeluznantes que conocemos todos porque nos están abordando todos los días con ellas pero creo que era importante citarlas como introducción. No es necesario desarrollar el análisis porque las cifras hablan por si solas.

El estallido de la burbuja inmobiliaria y de la especulación de las hipotecas allá por el 2008 cerró el grifo del crédito y generó una macro crisis que fue aprovechada para eliminar miles de puestos de trabajo y precarizar los existentes. Ahora tras conseguir sus objetivos la patronal solicita jubilaciones a los 75 años, trabajo gratis para los becarios y poder utilizar los contratos de formación para continuar explotando esta vez a los mayores de 45. En esta fase se trata de privatizar los servicios públicos y empujar de nuevo a los trabajadores y a la ciudadanía a aceptar medidas de servidumbre y explotación en aras de mantener un sistema que visto está que no funciona.

Ayer tuve ocasión de ver la entrevista que hicieron en la Frontera (Publico TV) a Antonio Escohotado, al final de la misma se cuestionaron sus argumentos alegando que no existe el libre mercado y la competencia perfecta porque siempre está el Estado y los Ciudadanos para sufragar los desmanes de la Banca o de las grandes constructoras. Fue bastante interesante y me evocó a mis años universitarios.

Cuando estalló la Guerra de Iraq yo estudiaba Bachillerato y defendía la Guerra porque me creía los argumentos que esgrimía el trío de las Azores, no me planteaba que los informes de inteligencia fueran falsos y aceptaba como válida las tesis del Capitalismo económico.

Tras el instituto me fui a la formación profesional y tras dos años comencé la Diplomatura de empresariales, todavía entonces creía en el libre mercado y la competencia perfecta, creía en los Emprendedores y en el sueño americano a la Española.

No me hizo falta más de un año de facultad para certificar lo que ya venía cuestionándome, el sistema Capitalista no funciona y no funciona porque el modelo teórico se estrella estrepitosamente con la realidad, momento en el que aparecen los Trileros para reiniciar el sistema con unas condiciones más óptimas para la patronal y recoger los beneficios. En la Universidad no me enseñaron absolutamente nada que no fuera práctico, es decir, me formaron para aplicar mis conocimientos a un trabajo y no para pensar o cuestionar nada. Pero sí me abrió los ojos sobre como estaba articulado todo el sistema educativo y económico. Ya no solo porque en la asignatura de Historia nos centráramos en el estudio del textil catalán, de las consecuencias de la Filoxera y encumbráramos a Friedman, sino porque no existía la posibilidad de estudiar o simplemente conocer otras teorías económicas. Cuando le solicité información a mi profesor de Historia de cómo podía profundizar en corrientes que cuestionaran el sistema actual me emplazó a hacer un Master: “Es un Máster en el que se profundiza en la economía “ortodoxa”, pero también se trabaja en líneas “heterodoxas” de pensamiento”. Vamos que en la carrera ni pensarlo y si pagas una pasta podrías dar alguna cosa en un Master, pero nada más. La alternativa es dedicarte al estudio de otras corrientes y dedicarte profesionalmente a la docencia.

La Universidad me sirvió para obtener un trabajo y me dio la oportunidad de descubrir que nos estaban tomando el pelo con lo de ser emprendedor, lo de alcanzar cumbres de éxito y tener una vida de viajes y consumismo. Aprendí, tras acabar la carrera y meterme en el mundo empresarial como asalariado, que ciertos puestos de trabajo estaban copados por profesionales que se habían formado en escuelas elitistas de la capital catalana y que la mayoría ya se conocían o tenían amigos en común. Yo tenía un puesto como mando intermedio con personal a mi cargo y cierta responsabilidad pero seguía formando parte de la masa obrera, yo no era elite y no iba a ser élite, por mucho que me gastara 60K€ en un MBA en ESADE y que fuera olisqueando los traseros de la dirección. No iba a formar parte de ellos, porque solo si vienes de familia adinerada y te mueves en esos ambientes podrás ser uno de ellos, si tienes orígenes humildes no vas a conseguir acceso a esos puestos salvo en contadas ocasiones que se cuela alguno, pero siempre siendo un tiburón y un “killer”, lo cual yo no estaba dispuesto a ser.

El sistema no se sostiene, las cifras cantan por si solas, los recortes a la libertad de expresión, las sanciones de la UE por incumplimiento de los DDHH y los desmanes de nuestra Banca (preferentes, cláusula suelo, gastos de formalización…) van llegando una tras otra y se suman a los escándalos de corrupción generalizada en las instituciones de las corporaciones locales, CCAA, el Ejecutivo y la Corona.

Ahora estrujarán a los Pensionistas y estoy seguro que lo harán por muchas manifestaciones que hagan. Van a por ellos, les toca porque son los que han sustentado a las familias en los peores momentos, ellos no han dejado al sistema exprimir a los trabajadores del todo, no llegaron a hundirse lo suficiente como para claudicar con todas las medidas neocon. Necesitan más, ahora hay que trasladar los ingresos públicos a la banca, nada de hacer una asignación equitativa de los ingresos públicos, hay que descapitalizar al estado para deteriorar el sistema y acogernos a todos en el sistema financiero.

Mientras el partido socialista español se dedica a esperar a que pasen las municipales del 2019 nos van humillando más a la ciudadanía, “cuanto peor mejor”, porque el PSOE está esperando a que nos hundan más para aparecer como paladines de la izquierda, como los salvadores del sistema público y así ganar las elecciones y darnos un par de medidas a modo de píldora aturdidora durante cuatro años.

No podemos dejar que eso ocurra, hay que presionar a la oposición para articular una defensa de nuestros derechos ahora, para exigir el cese de las burlas por parte del Ejecutivo y su inmediata dimisión. La presión debe ser tal, que las elites de nuestro país se den cuenta que ya no estamos ciegos, que no vamos a aceptar estoicamente sus recortes, y desmanes casi burlescos, que se les ve el plumero y estamos hartas de sus mentiras.

Para finalizar quería hacer un llamamiento no solo para hacer una moción de censura que fructifique sino para que entre los que estamos dispuestos a movilizarnos y hacer sacrificios nos pongamos como prioridad el transmitir a los durmientes la fuerza necesaria para que despierten y luchen, se empoderen y tomen consciencia. Se pueden cambiar las cosas pero no desde OT sino desde la calle y las movilizaciones.

-->
COLABORA CON KAOS