La fuga del horror contada a los niños ( y III)

Publicidad

Por Iñaki Urdanibia

Si en el par de artículos anteriores centrados en el tema de la inmigración y los refugiados, me he detenido en una escalofriante crónica de los viajes de huida y en un par de ensayos sobre el asunto, en la presente ocasión me acerco a una visión del problema contado a los niños y, en cierto sentido, por las niñas. Al leer lo último que ningún mayor se espante pues la publicación bien vale, igualmente, para mayores.

A la hora de escribir sobre desastre ( muy en concreto acerca de los campos de concentración) un problema preocupó a quienes lo hicieron: que el tratamiento literario –artístico- pudiera embellecer la atrocidad de lo relatado ; de ahí que la búsqueda del tono justo fuese una constante en algunos de quienes ofrecieron su testimonio. En el caso que nos ocupa , bien pudiera darse un caso similar si se tiene en cuenta, para más INRI, que el álbum al que me refiero tiene como centro de gravedad el dibujo, los colores…artístico donde los haya.

Pues bien, el álbum que tengo entre manos sortea de manera exquisita el problema nombrado y no sólo eso sino que halla un tono adecuado, y verosímil, en hacer alcanzable el problema a los pequeños, sin caer en ningún tipo de mojigatería, ñoñería y otro tipo de –ías.

Si se ha afirmado hasta la saciedad que una imagen vale más que mil palabras y las pavorosas imágenes de los inmigrantes, refugiados que llegan a la deriva, los que llegan, a las costas europeas, inundan las pantallas y las portadas de los medios de comunicación, pudiera dar la impresión de entrada que recurrir al dibujo puede palidecer la atrocidad de lo vivido por dichos seres; no es el caso, ya que. las imágenes-hábilmente dibujadas- están basadas o inspiradas en las palabras pronunciadas por un par de muchachas que de la mano de su madre lograron alcanzar la tierra prometida, que tomó la forma de enrejado campo de internamiento, mejor que mejor para llegar a cierto tipo de públco lector. Es el caso de « El viaje » de Francesca Sanna , que acaba de ser publicada por Impedimenta.

Francesca Sanna se estrenó con esta obra en el campo de la ilustración y con un gran éxito por cierto: le fue concedido el Premio de Ilustradores de Nueva York (2015) y este año el XVII Premi Llibreter de Catalunya, que otorga el gremio de libreros, con la versión en catalán, El viatge al valorar la justa combinación de la potencia de la palabra y la narrativa gráfica, a la hora de expresar el dolor, el miedo, y la disgregación de una familia que ha de migrar para escapar del horror de la guerra, dando muestras de decisión y valentía . La misma autora ( Cerdeña) nos cuenta cómo surgió la idea de realizar su obra: «Tras escuchar el relato de dos chicas que se encontraban en un campo de refugiados en Italia. Al instante me di cuenta de que en sus palabras se escondía algo realmente conmovedor. Así que me dediqué a hacer infinidad de entrevistas a inmigrantes de diversas nacionalidades con la intención de recopilar sus terribles experiencias »- y completa las aclaraciones acerca de lo que le impulsó a elaborar esta obra- al señalar que tras oír a las muchachas, conmovida se dedicó « a hacer infinidad de entrevistas a inmigrantes de diferentes nacionalidades con la intención de recopilar sus terribles experiencias…[ con la pretensión de hacer ] un collage de todas esas historias y una muestra de la enorme fuerza que aflora en las personas que muy a su pesar se han visto obligadas a protagonizarlas ».

El resultado es francamente logrado. Toman la palabra desde el inicio las muchachas que observan como, de la noche a la mañana, la tranquilidad con la que pasaban sus horas en la playa cercana al mar en la que estaba ubicada su ciudad, se torna en oscuridad-que adopta el negro dominante de la página- al estallar la guerra que provoca la desgracia y el caos, que se llevó a su padre. Su madre muestra una preocupación creciente y conoce el destino de mucha gente que huye a otros países…Al conocer el propósito de su madre, ellas le interrogan sobre cual va a ser el lugar seguro al que van a ir, y su madre les enseña fotos con paisajes insólitos, bosques y animales ignotos…Y ahí comienza la aventura, de noche para pasar desapercibidos, viajando en coche durante varios días hasta alcanzar una frontera, un muro alto, que al resultar infranqueable solo podrá sorteado escalándolo. Los guardias enfurecidos las mandan atrás, pernoctan en la oscuridad del bosque y conocen a un desconocido que les propone ayudarlas a cambio de dinero; así llegaron al otro lado del muro, mas el viaje no finaliza ahí sino que ante sus pasmados ojos se abre el mar infinito. En una barca repleta de gente comienza la travesía bajo una persistente lluvia, y las imaginativas criaturas no tiene otra ocurrencia que inventarse cuentos en los que los protagonistas no son otros que seres monstruosos que pueblan las profundidades del mar que surcan en medio de un encrespado oleaje; ante el interminable recorrido, las muchachas se agarran a ensoñaciones esperanzadas de bosques poblados por unas hadas que festivas bailan y pronuncian mágicas palabras que pondrán fin a la guerra. Una vez de llegar a tierra continua el viaje en tren, atravesando diferentes fronteras, con la compañía de pájaros que parecen acompañar la comitiva…y al final un contagio de la capacidad de los alados para atravesar fronteras sin problemas, y hallar un acogedor hogar.

Francesca Sanna consigue que sus colores se contagien con las situaciones narradas, y así desde el intenso negro de la desgracia y la falta de expectativas, se pasa a colores más luminosos que abren el horizonte a la esperanza y a cierta fiesta de los sentidos en la que se entreveran los sueños y los paisajes más claros. Y con una habilidad sin par, la autora transmite el color de la muerte y los colores de la vida adoptando la mirada de unos ojos infantiles.

El relato gráfico de las consecuencias de la guerra y un homenaje a la fuerza de quienes muestran su valentía y coraje, de sortear mil y un obstáculos, con tal de poner a salvo a su familia…Dibujos, que se abren por las páginas con infinidad de detalles que acompañan el viaje físico y mental de sus protagonistas, y con unas palabras sintientes que alcanzan lo más hondo de los ojos lectores y que posee la fuerza hipnótica lograda por los dibujos, los colores, por…el deber de testimoniar y que este sea puesto al alcance de aquéllos que muchas veces son mantenidos ajenos a la realidad pura y dura; inocencia comienza por i como ignorancia, más el mantenimiento de la segunda no hace sino convertir en ilusoria la primera…Francesca Sanna pone los pies en la tierra y hace que quienes se acerquen a su álbum también los pongan y pisando fuerte como el otro. .

¿ Cómo acercar a ciertas problemáticas a los niños ? La autora italiana señala el camino, al inquietar la placidez de quienes, afortunadamente, no han de padecer semejante viacrucis, huyendo del infierno.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More