La FNCA ataca al viaje de la Orquesta Sinfónica de Nueva York a La Habana

La Caperucita vuelve a vestirse de lobo


En franca contradicción con el cantifleo desarrollado en los últimos meses por la FNCA y su presidente, Francisco José Hernández Calvo, hacia la administración de Barack Obama y los tímidos pasos desarrollados por la misma en relación con Cuba, la Fundación acaba de apoyar la prohibición del gobierno estadounidense para que laOrquesta Filarmónica de Nueva York visitara a la Isla. Según una declaración emitida por la dirección de la FNCA, esta visita está lejos de propiciar el intercambio cultural y viola las restricciones de que norteamericanos hagan turismo en Cuba.

La absurda posición asumida por la Fundación tiene explicación por el hecho de que un grupo de norteamericanos habían solicitado acompañar a la Sinfónica durante sus presentaciones en la Isla, lo cual contradice la posición del intolerante grupo de terroristas de origen cubano que se opone firmementea la libre visita de norteamericanos a Cuba.

Esta incongruencia en su política hacia Cuba, colocan a la Fundación en una situación que no hace otra cosa que poner en tela de juicio su honestidad y buenas intenciones, sacando a la luz sus verdaderas posiciones de intolerancia hacia la Revolución Cubana, todavía apegadas al apoyo velado al terrorismo, a la guerra económica y a los ataques ideológicos más execrables.

La FNCA prácticamente apoyó solo las tibias medidas de Obama hacia Cuba, como la eliminación de las restricciones a los viajes de cubano americanos a la Isla y autorizar el aumento del margen de las remesas, pero aplaudió su decisión del pasado septiembre de prolongar el criminal bloqueo contra Cuba durante un año más, en franca alineación con la ultraderecha republicana en el Congreso.

La renovación de imagen lanzada por la FNCA es una burla a la comunidad cubana en el exterior, a la que trata de apresar con unas doctrinas incongruentes que navegan entre la hipocresía y la intolerancia. Ese devaneo de posiciones contrapuestas tiene como objetivo tratar de mantener un minado y frágil protagonismo dentro de la contrarrevolucióncubana alternando a la vezentreposiciones reformistas y de extremo conservadurismo.

Los frustrados intentos por embellecerse ante la opinión pública, capitaneados por Pepe Hernández, alcanzaron su colofón cuando este declarado terrorista concedió una entrevista a The Associate Press, en la que se autotituló consejero del presidente Obama ylanzó su falsa afirmación que nunca ha querido lastimar a cubanos inocentes. Haciendo gala de un hipócrita histrionismo, clamó por el amor entre cubanos y por un futuro igual para todos, la ruptura con el pasado y la comprensión, tratando vanamente de engatusar a la gente con sus inconsistentes argumentos. Mientras tanto, evitó hacer referencia al pasado terrorista de su organización y a su confabulacióncon la contrarrevolución interna para desestabilizar el proceso revolucionario cubano.

La verdad que no puede ocultarse es que la FNCA no solo trata de mejorar su imagen para recuperar el pasado protagonismo dentro de la mafia de Miami, sino sus últimas declaraciones están dirigidas a crear confusión entre los cubanos y son parte de la guerra sicológica contra Cuba, apoyándose en la prensa mediática de la Florida, así como en Radio y TV Martí, de los que son defensores a ultranza.

En estrecha alianza con la ultraderecha de Estados Unidos y sus representantes en Miami como Ileana Ros Lehtinen, Lincoln y Mario Díaz Balart, aunque a veces acude a distanciamientos tácticos con los mismos, la FNCA continúa apostando por el cabildeo dentro del Congreso norteamericano para perpetuar las leyes Torricelli y Helms Burton.La labor de lobby y de soborno a congresistas, actividades en las que han alcanzado notable experiencia,continúa siendo una de sus opciones para secuestrar la política de las administraciones norteamericanas hacia Cuba.

Dentro de Cuba, a pesar de que continúan apostando por el terrorismo, han desarrollado una fuerte actividad de financiamiento y de sobredimensionamiento de la contrarrevolución interna, con vistas a estimular la desobediencia civil y fomentar la intranquilidad ciudadana mediante la confusión, la desinformación y de presentar una falsa oposición al gobierno cubano y al desempeño de su democracia.

En varias oportunidades los jefes de la FNCA han fomentado el empleo de las vías ilegales de emigración de los cubanos, siendo cómplices del robo de embarcaciones y aeronaves, así como de las muertes de muchos cubanos en el Estrecho de la Florida, sin ocultar su estímulo y participación en el creciente contrabando de personas.

Recientemente, en un artículo publicado por el diario mexicano La Jornada el pasado 23 de junio 2008, se acusó a laFundación Nacional Cubano Americana de mantener vínculos con el narcotráfico, específicamente con el Cartel del Golfo, en actividades de contrabando de personas. Baste destacar que la FNCA ha recurrido a esta actividad para cumplimentar su programa de Fondo de Ayuda al Éxodo Cubano, mediante el cual han estimulado la emigración ilegal hacia México, Puerto Rico, República Dominicana, Bahamasy Honduras, o a través de la incontrolada y peligrosa ruta de los balseros en el Estrecho de la Florida.También los ejecutivos de la FNCA han propiciado la deserción de cooperantes cubanos en varios países de Latinoamérica, en un claro intento de minar la solidaridad de Cuba dentro de los programas previstos dentro del ALBA.

Otro delos actos de travestismo político de la FNCA, acostumbrada a dar apoyo a la subversión como lo hace actualmente en beneficio de los contrarrevolucionarios venezolanos, bolivianos, nicaragüenses y de otros países, y lo hizo anteriormente en la década de los 80 conlas organizaciones terroristas Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) y el Frente de Liberación Nacional de Angola (FLNA), así como con grupos irregulares y extremistas nicaragüenses, es clamar por la concordia y la paz mientras azuzan a la subversión y al terror.

Su presidente, imitando fraudulentamente a Ghandi y a Luther King, legítimas expresiones de la No Violencia, con un discurso hipócrita, trata de ocultar queelpasado 8 de febrero del 2006 hizo un llamado a nombre de la FNCA para que los militares cubanos se alzaran en armas contra el gobierno, sin importar la sangre que se derramara, y se creara un gobierno cívico-militar.

El colmo de su oportunismo político lo realizóhace unos días Pepe Hernández, presidente de la FNCA y quien se ha convertido en su vedette de turno, cuando se apresuró en ser el primero en aplaudirel otorgamiento del Premio Nobelde la Paz al presidenteObama, tal como lo hizo el pasado 20 de mayo de 2009, unos minutos después que el presidente anunciara el levantamiento parcial de las restricciones impuestas por su predecesor, George W. Bush, a la comunidad cubana en el exterior.

Este nuevo elemento, que se une al largo rosario de traspiés políticos cometidos por la FNCA, nos permite concluir que estaveleidosaCaperucita muestra una vez más que el cuento en que es protagonista,está trastrocado; aunque vista de niña inocente es, en realidad, un lobo feroz y criminal.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS