La Fiscalía denuncia a un empresario por “vejación sexista” a Teresa Rodríguez

Publicidad

Fiscalía de Sevilla ha presentado una denuncia contra el empresario y ex vocal de la Cámara de Comercio de la provincia, Manuel Muñoz Medina, por los hechos ocurridos el día 20 de diciembre de 2016 en la sede de la Cámara, cuando el empresario se “abalanzó” sobre la coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, y simuló besarla con el propósito de “pisotear” su dignidad con un acto “de contenido claramente sexista”.

En la denuncia elevada a los juzgados de Sevilla, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público considera que, tal como describe la propia Teresa Rodríguez en un escrito elevado a la Fiscalía, los hechos podrían ser constitutivos de un delito contra la libertad sexual o de atentado a la autoridad.

En este sentido, la Fiscalía asevera que “por el designio que se supone perseguido por el denunciado y por las circunstancias concurrentes” en el caso, la conducta del empresario podría tener encaje, asimismo, en el tipo penal del artículo 173.1 del Código Penal, que impone pena de prisión al que infligiere a otra persona un trato degradante, menoscabando “gravemente” su integridad moral.

El presidente de Guadarte, Manuel Muñoz, en las instalaciones de la empresa sevillana. SEVILLAWORLD.COM

El acoso a Teresa Rodríguez

El Ministerio Público relata que los hechos habrían tenido lugar el 20 de diciembre de 2016, cuando Teresa Rodríguez acudió a un acto a la sede oficial de la Cámara de Comercio de Sevilla, al cual “había sido invitada por razón de las responsabilidades públicas que ejercía y que era presidido” por la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

Sobre las 15,00 horas, y cuando la parlamentaria se disponía a abandonar el lugar tras concluir el acto, el empresario denunciado, “siendo consciente de la función representativa que cumplía” Teresa Rodríguez, y en presencia de varias personas más que habían acudido al acto –“en esa ocasión, casi todos eran hombres”–, “se abalanzó sobre ella empujándola hasta hacerla retroceder hacia un rincón”.

Según recoge la Fiscalía, el empresario “tapó la boca de la mujer con su mano mientras aproximaba su boca a la de ella y besaba su propia mano, la que cubría la boca de ella, en un ademán como si, en realidad, la estuviera besando en los labios”, todo ello “mientras pegaba su cuerpo contra el de la diputada, haciéndola retroceder hasta la pared”, hasta que la parlamentaria “pudo desembarazarse y salir del lugar”.

El Ministerio Público considera que “el propósito principal que anima al autor es el de pisotear la dignidad de la persona ofendida con un acto, de contenido claramente sexista, que pretende demostrar y alardear de una repudiable e indefendible idea que preconiza la primacía del hombre sobre la mujer, obligando a ésta, para su propia humillación y vituperio, a sentirse sometida sin remedio a ese poder y a ese imperio”.

En este punto, el fiscal resalta que “no puede olvidarse que, en las circunstancias que concurrían, la entidad de la vejación se agranda muy considerablemente”.

“Muestra de desprecio” por ser mujer

A su juicio, ello no se debe a que “la condición oficial de la víctima permita considerar que su dignidad, ahora herida, es de mayor importancia o valor que el que pudiera tener la de cualquier otra persona, la de cualquier otra mujer, sino porque en un acto público, contra una mujer que cumple en nuestra sociedad una función representativa conocida por todos y de inequívoca trascendencia, la muestra de desprecio, simplemente por esa condición de mujer, adquiere mayor entidad y repercusión”.

Según el Ministerio Público, lo anterior se debe a “las propias posibilidades de difusión de la vejación y por la cualidad de la destinataria, que se elige como víctima, precisamente, para reforzar el sentido humillante de la mofa, de tal manera que para la persona que ha de sufrirlo, al ser consciente de todas esas circunstancias, la sensación de envilecimiento y de pérdida de dignidad, por fuerza, ha de ser enorme”.

Por todo ello, y a fin de depurar las responsabilidades de orden penal a que hubiera lugar, la Fiscalía interesa la incoación de diligencias previas.

Cabe recordar que, tras ocurrir los hechos, el empresario se mostró “muy afectado” y “arrepentido” por lo que consideró “una broma de mal gusto”. El empresario, que insistió en numerosas ocasiones en sus disculpas, afirmó taxativamente que “no ha existido nada más, en absoluto se trataba de una muestra de acoso o de machismo”. “No estoy acostumbrado a besar a las señoras así: jamás volveré a gastar una broma de tan mal gusto ni a ella ni a ninguna otra mujer”, dijo.

“No es mi forma. Soy un empresario impecable en todos los sentidos, pensaba que iba a seguir la broma, pero ella lo ha interpretado así y lleva razón: le pido disculpas mil veces, no puedo decir otra cosa, y si hace falta escribir una carta, salir en televisión o ir a verla a Cádiz, lo haré con mucho gusto”, concluyó.

“Evitar la impunidad”

En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Parlamento andaluz tras conocerse el pronunciamiento de la Fiscalía, la dirigente de Podemos ha explicado que su objetivo fundamental no es tanto el resultado de la denuncia, sino que “haya una investigación, que se abra un debate público, y que se sepa que este tipo de agresiones no son impunes”.

“Solo espero que con este caso, con el debate público abierto, haya una pedagogía social acerca de que estas cosas no ocurren con impunidad, que no deben ocurrir en ningún caso, y que, efectivamente las mujeres, no deberían ser motivo de cosificación por el mero hecho de ser mujeres”, ha señalado Rodríguez.

Según ha expuesto, también pretende trasladar que, “aunque mejorables, existen herramientas judiciales para poder evitar la impunidad que generen nuevos casos de agresiones hacia mujeres, y no tanto porque yo sea una diputada autonómica, una representante pública o una autoridad sino para que sirva de ejemplo para que ninguna mujer en Andalucía tenga que sufrir agresiones similares”.

Y es que, según ha explicado Teresa Rodríguez, dichas agresiones se producen “en el día a día, y no solo del ámbito doméstico, sino también laboral, institucional y cotidiano, en los espacios públicos y abiertos que posiblemente no estén tan protegidos por las leyes”.

Asimismo, ha asegurado que analizarán en profundidad el escrito de la Fiscalía, a la que realizó una invitación para que investigara si había hechos que pudieran ser constitutivos de delito. “Atendiendo al escrito del fiscal, tomaremos decisiones al respecto con nuestro asesoramiento legal”, ha precisado la dirigente de la formación morada.

Junto a ello, ha señalado que el hecho de ser una mujer joven y de tener “una apariencia física que me hace más similar a una trabajadora cualquiera, como la camarera que ese día estaba allí trabajando, hace que pudiera haber quien pensara que iba a ser una agresión impune y que no iba a ocurrir absolutamente nada”.

Agencias/Prensa

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More