La Fiscalía de la Comunidad de Madrid reclama un total de 23 meses de prisión para Isa Serra por intentar parar el desahucio de una persona con discapacidad

Publicidad

La Fiscalía de la Comunidad de Madrid reclama un total de 23 meses de prisión para la parlamentaria de Podemos en la Asamblea de Madrid Isabel Serra Sánchez por delitos de desórdenes públicos, atentado a la autoridad, lesiones y daños —con atenuante de delaciones indebidas— su participación en el intento de parar un desahucio el 31 de enero de 2014 de una persona con enfermedad crónica y discapacidad permanente de su casa en la calle Tribulete, en el madrileño barrio de Lavapiés.

Según señala el escrito de Fiscalía, durante los altercados entre activistas por el  derecho a la vivienda y los agentes policiales, dos de estos últimos resultaron heridos, por lo que reclaman, además, 5.250 euros en concepto de indemnización.

El escrito de la Fiscalía detalla que el operativo policial estaba compuesto por 17 agentes de la Policía Municipal y que a las 7.30h establecieron un cordón de seguridad entre la calle Mesón de Paredes y la calle Tribulete, donde tenía lugar el desahucio, “apareciendo en ambos puntos grupos de personas en un número inicial aproximado de 50”. Eran vecinas del barrio de Lavapiés y activistas de la plataforma Stop Desahucios, que, según señala el escrito, comenzaron a “increpar a los agentes con gritos tales como este desahucio lo vamos a parar”, les insultaron y empujaron.

 

 

La Fiscalía afirma que Serra realizaba “funciones de liderazgo de los grupos de protestas” y que, junto a otras personas, se sentó en la calle cuando abandonaban el lugar coches policiales para impedirles que pudieran salir y con una actitud violenta comenzaron a insultarles con frases tales como “hijos de puta, asesinos, vergüenza me daría ser policía…”. Esta acción se hizo, a criterio de la Fiscalía, “puestos de común acuerdo, amparados en la fuerza del grupo, con el fin de atentar contra la paz pública y el normal desarrollo de la convivencia ciudadana, con absoluto desprecio hacia la autoridad que representaba la fuerza policial”.

Durante el intento de paralización del desahucio de Antonio, otras tres personas fueron detenidas, y antes de que se pusiera el cordón policial, también la mediadora de la plataforma Stop Desahucio y dos fotoperiodistas que acudieron a cubrir los hechos. Según contaban entonces al periódico Diagonal varios testigos, Antonio fue finalmente sacado de su domicilio en volandas y descalzo, y poco después comenzaron las cargas contra las personas sentadas en uno de los dos extremos del cordón policial de la calle Tribulete.

 

Enlace

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More