La expansión sin control del juego en España: Codere duplica su red en un año y supera los 1.000 salones de apuestas

Por Rodrigo Ponce de León

El grupo de juego Codere ha duplicado el número de salones recreativos de apuestas que tiene en España en un solo año hasta superar los 1.000 locales, según se recoge en el informe de resultados del primer trimestre de 2019.

Con un incremento del 94,6% de los salones recreativos en España, una modalidad que la compañía solo explota también en Colombia, Codere cuenta con 8.787 puntos de venta en España, el 76,6% del  grupo a nivel mundial

La fuerte expansión de la compañía de juego ha provocado “un descenso del 3,1 % en la rentabilidad por máquina (debido principalmente a un incremento del número de terminales, especialmente en salones recreativos)”

Los ingresos en el primer trimestre de 2019 crecieron un 8,2% en España, hasta los 48,6 millones, debido al “incremento en los ingresos de apuestas deportivas presenciales y en negocios de máquinas con un 26,1% y un 6,8% más de terminales instaladas”

 

El grupo de juego Codere ha duplicado el número de salones recreativos de apuestas que tiene en España en un solo año hasta superar los 1.000 locales, según se recoge en el informe de resultados del primer trimestre de 2019. La compañía, que registró pérdidas de 3,6 millones de euros hasta marzo de este año, mantiene una política agresiva de apertura de salones (establecimientos de juego con entre 5 y 50 máquinas), que se ha traducido en pasar de 523 a 1.018 locales en un año.

Con el incremento del 94,6% de los salones recreativos en España, una modalidad que la compañía solo explota también en Colombia, los puntos de venta de Codere en España crecen hasta los 8.787, con lo que España suma el 76,6% de los puntos de venta del grupo a nivel mundial. Codere en España cuenta con 10.298 máquinas, 1.064 puestos de bingo y 7.165 terminales de apuestas deportivas, con una capacidad instalada que ha crecido un 10,9% entre el primer trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019.

Además de varios países latinoamericanos (Argentina, México, Panamá, Colombia, Uruguay y Brasil), el otro país de Europa donde opera Codere es Italia, donde mantiene 11 salas de juego (establecimientos con más de 50 máquinas) pero es un país donde han caído las máquinas y terminales de apuestas que tiene en los bares en un 7,3%. El país transalpino aprobó recientemente una legislación mediante la que se prohíbe la publicidad de apuestas.

En España, el documento que establece una nueva normativa para regular la publicidad de apuestas lleva años durmiendo en un cajón del ministerio de Hacienda. El último intento para abordar la aprobación de una Ley sobre los anuncios de apuestas tuvo lugar con el acuerdo presupuestario de Unidos Podemos con el Gobierno del PSOE pero murió una vez que fue imposible aprobar las cuentas públicas de 2019.

La apertura de salones recreativos de apuestas es una competencia de las comunidades autónomas, por lo que en cada región hay una legislación diferente. Aunque las mayores restricciones se refieren a la distancia que debe haber entre los salones recreativos y los centros educativos, que van desde los 300 metros de Canarias a los 100 metros de la Comunidad de Madrid, aunque en esta comunidad se  permite a los que ya existen que se mantengan en la misma localización en los próximos diez años.

Pero para Codere no parece que la regulación, ni en la apertura de locales ni con la publicidad, sea un problema para su negocio. De hecho la compañía ha renovado “en abril de 2019 su acuerdo de patrocinio con el Real Madrid durante tres temporadas adicionales (más dos temporadas opcionales)”. Vinculándose con el Real Madrid la compañía busca una “mejora de la visibilidad y el conocimiento de nuestra marca que ha impulsado a Codere a ser una las 100 marcas más valiosas en España según el último informe de Brand Finance”.

En todo caso la compañía empieza a sufrir el peso de una rápida expansión a pesar de que la mayoría de los salones recreativos están gestionados por terceros.  Por un lado, Codere admite que en España “los gastos de explotación aumentaron en un 5,0% hasta los 37,3 millones de euros como consecuencia de una mayor capacidad en puntos de venta de apuestas deportivas compensada parcialmente por un despliegue continuo de eficiencias en todo el negocio”.

Por otro lado, Codere destaca que los  ingresos en en el primer trimestre de 2019 crecieron 3,7 millones de euros (un 8,2%), hasta los 48,6 millones, debido al “incremento en los ingresos de apuestas deportivas presenciales y en nuestros negocios de máquinas con un 26,1% y un 6,8% más de terminales instaladas”. Este incremento también provoca “la progresiva madurez de la capacidad instalada en apuestas deportivas, compensadas por un descenso del 3,1 % en la rentabilidad por máquina (debido principalmente a un incremento del número de terminales, especialmente en salones recreativos)”. Las tasas de juegos y otros impuestos se incrementaron en un 10,6%, hasta los 16,2 millones.

 

El diario

 

 

COLABORA CON KAOS