La epidemia de Ébola ya ha causado 2.000 muertes en la República Democrática del Congo

El brote de ébola, que se viene produciendo desde agosto de 2018 en la República Democrática del Congo (RDC), ya ha causado 2.000 muertes entre las 3.000 personas infectadas. Esta fiebre hemorrágica es especialmente grave debido a la elevada tasa de mortalidad, que se produce muy pocos días después de la infección. Se trata de la segunda epidemia más grave, después de la de 2013-2014, que se cobró la vida de más de 11.000 personas, sobre todo en Guinea, Sierra Leona y Liberia. Sin embargo, como el virus sólo ha afectado hasta ahora a países pobres de África, la investigación médica ha sido muy lenta.

Además, la red de salud carece de recursos, los centros de salud son muy pocos y carecen de personal, de material y de medicamentos, incluso de los más básicos.

Pero el progreso de la enfermedad no viene sólo de los problemas de salud. El nordeste de la República Democrática del Congo, donde se propagó el virus, es una región cuyo subsuelo está lleno de minerales como el oro o el estaño. En todo el país, cerca de 130 grupos armados se disputan el control de las minas y de las carreteras y cobran sus diezmos por el comercio de los minerales antes de que sean acaparados por los trusts mineros. Francia tiene una responsabilidad particular en esta situación, ya que en 1994 sacó a los milicianos genocidas de Rwanda hacia el Kivu congoleño, donde formaron parte de las bandas armadas que operan actualmente.

La dominación de estas milicias hace difícil y arriesgado el desplazamiento de los enfermos hacia los centros de salud, a menudo alejados. Así que el virus viaja mucho más rápido que la cura. La población desconfía de las autoridades que han abandonado la región en manos de los grupos armados, dejando abandonados los servicios de salud, educación, electricidad o agua potable. Pero también lo es con respecto a las ONG que llegan con dinero y jeeps a una región hasta ahora abandonada. Muchas personas se niegan a ser vacunadas por miedo a ser utilizadas como conejillos de indias por compañías farmacéuticas sin escrúpulos, o a ser simplemente inoculadas con el virus.

En su visita a la RDC a partir del 31 de agosto, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, declaró que «la mejor respuesta al terrorismo y a la violencia es el desarrollo» se refiere a los jóvenes tentados por los grupos armados por falta de empleo. ¡Un colmo por parte de un representante de las grandes Potencias que son responsables del subdesarrollo y del saqueo de las riquezas congoleñas por las multinacionales!

Hélène COMTE

Lutte Ouvrière

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS