La enfermedad que acaba con la vida de más canarios y canarias

Los índices de diabetes de Canarias son similares a los de los países subdesarrollados

La diabetes en Canarias ha alcanzado al 9 por ciento de la población, según datosrecogidos en la encuesta de salud, si bien se estima que este porcentaje podría ser bastante mayor, ya que entre un 4 y 6 por ciento de canarios desconocen que sufren esta patología (…).

   La diabetes en Canarias ha alcanzado al 9 por ciento de la población, según datosrecogidos en la encuesta de salud, si bien se estima que este porcentaje podría ser bastante mayor, ya que entre un 4 y 6 por ciento de canarios desconocen que sufren esta patología.

Esto hace que los canarios pongan «en serio riesgo su salud», pudiendo derivar en lesiones en el pie, que están consideradas como una de las «complicaciones más devastadoras» de esta enfermedad, ya que la afección de los nervios y de los vasos sanguíneos de esta zona de la anatomía por un mal control de la diabetes, puede derivar en la aparición de lesiones que, si no son convenientemente tratadas, pueden desembocar en muerte de los tejidos y en amputaciones. En cinco años, se han realizado en las islas más de 3.000 amputaciones por este motivo.

LA RELACIÓN CON LA OBESIDAD

Al igual que otros indicadores sociales, como el de desempleo o el de analfabetismo, el índice de obesidad acerca más al Archipiélago canario a los países subdesarrollados que a las naciones Europeas con las que se le pretende comparar.

El Estado español ya destaca desde hace años en el ‘ranking’ europeo de obesidad, en el que hoy ocupa la segunda posición (7% de población obesa y 53,7% con sobrepeso-, justo por detrás de Reino Unido.

El caso de Canarias, sin embargo, es muchísimo más grave. Un 44,2% de niños canarios padece sobrepeso, en comparación al 26% del resto de niños del Estado y el 23% de media en la OCDE, según un informe elaborado por The Economist junto a expertos españoles.

Por su parte, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que por razones políticas ubica al Archipiélago en Europa, Canarias es el lugar con mayor índice de obesidad mórbida si se la compara con los países de ese continente. Además,  el porcentaje de obesos en los dos sexos ha crecido un 22% en la última década en el Archipiélago.

LAS CAUSAS SOCIO-POLÍTICAS
   Estos porcentajes de obesidad tienen, como es sabido, gravísimas consecuencias en la Salud de la población.

Inmaculada Bautista, doctora del Instituto Canario de Medicina y Nutrición, confirma que llevan tiempo tratando  a niños  de 12 años con hipertensión y diabetes que acarrearán, ya de por vida, una mortalidad por sobrepeso alarmante.

Los  índices de Canarias referidos a obesidad infantil, diabetes temprana o enfermedades crónicas por sobrepeso son similares a los que se dan en países de América Central, en México o en países árabes como Egipto. Y, al igual que en esas naciones, las causas que generan este cuadro dramático son de origen socio-político.

El atraso secular de Canarias, con una economía basada en sucesivos «monocultivos», orientada históricamente según intereses exógenos y dominada por una burguesía autóctona rentista que ha basado sus espectaculares beneficios en la superexplotación de una mano de obra particularmente barata, se manifiesta necesariamente en la salud de la mayoría de los canarios.

El menor nivel  socioeconómico de la población y los subsiguientes bajos índices de educación generan peores hábitos de salud, a lo que hay que sumar que Canarias, pese a ser una de las regiones más pobres, tiene una de las cestas de la compra más caras del Estado

Los especialistas médicos apuntan, igualmente, que a este cóctel de subdesarrollo se suma la influencia de los hábitos importados por el turismo,  mayoritariamente británico, que extiende el consumo de comida rápida y alimentos ricos en grasas.

CONSECUENCIAS ÚLTIMAS: MUERTE Y ENFERMEDAD

  Iván Tardón, nutricionista en Gran Canaria, lleva diez años tratando casos de obesidad y cada vez recibe a más niños. Su testimonio viene a confirmar este diagnóstico.

 «En la consulta – explica – sueles comprobar que los padres no se implican directamente en la alimentación de los niños. Cuando vienen es porque ya es el último recurso y están asustados. Luego les preguntas qué come el niño y ves que en casa come lo que le apetece, porque si algo no le gusta le cambian el plato o no se lo ponen más, y al final lo que les apetece es comer pizzas y hamburguesas. Es muy común”.

«En Canarias – añade – estamos acostumbrados a comer muchas papas, hay un exceso de hidratos de carbono y de procesados, y eso se suma a un sedentarismo extremo. Aquí la gente no está acostumbrada a la actividad física. Eso se acumula y da pie al síndrome metabólico: altos niveles de grasa, diabetes tipo 2, hipertensión y colesterol».

Las consecuencias para el sistema de Salud pública se resumen en ese síndrome. La obesidad genera cada vez más consultas médicas, más tratamientos, más ingresos hospitalarios y más ingresos en las Urgencia en unos hospitales que, como consecuencia del progresivo desmantelamiento de la Sanidad Pública en beneficio de la privada-concertada – ya se encuentran saturados.

En Canarias, se efectúan siete veces más diálisis renales que en el País Vasco, así como muchas más amputaciones de piernas por diabetes y la tasa más alta de ceguera por esta enfermedad -retinopatía diabética- del Estado, apunta Antonio Cabrera, coordinador del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de La Laguna (Tenerife).

Un canario también tiene siete veces más posibilidades de morir de diabetes que un madrileño, con una media de 385 fallecidos al año, más de un muerto al día, entre 1981 y 2011, según datos del estudio DARIOS. Un informe, avalado por la Federación Internacional de Diabetes, revela también que la muerte de mujeres por esa enfermedad principios de los años 80 era un 20% mayor en Canarias que en Andalucía, comunidad con la que comparte muchos de los índices socioeconómicos. Hoy, sin embargo, es un 400% más elevada.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS