La doble consecuencia negativa para los afectados por los ERTE en la próxima declaración de la Renta

Publicidad

En la declaración de la Renta de 2020 los trabajadores afectados por un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) seguramente tendrán que pagar una importante cantidad de dinero. Esto se debe a la menor retención de IRPF que tendrán en sus nóminas este año y a que la prestación de desempleo en la mayoría de los casos se cobra sin retención.

Al principio de cada año la empresa debe calcular la retención a cuenta de IRPF en las nóminas según los ingresos brutos previstos previstos para el año y las circunstancias familiares del trabajador. Sin embargo, al regresar del ERTE la empresa aplicará una retención menor al salario que la que calculó al inicio de año, teniendo en cuenta que tendrá que pagarle menos en cómputo anual por el tiempo que ha pasado en el paro. Consecuentemente, el trabajador ganará menos y tendrá una retención menor pero, al haberse reducido la tributación, el resultado de la declaración seguramente saldrá a pagar.

A lo anterior hay que añadir que, en la mayoría de los casos, el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) no practica retención sobre la prestación de desempleo, IRPF que después habrá que abonar en la declaración de la Renta.

Aunque el resultado de la declaración dependerá de cada caso concreto, sí es cierto que habrá una mayoría de declaraciones a ingresar entre los afectados por el ERTE. Según un ejemplo calculado por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), un trabajador que tiene unos ingresos brutos de 30.000 euros anuales normalmente sólo tiene que pagar 1,50 euros en la Renta porque su empresa le ha retenido la práctica totalidad del IRPF que le corresponde (4.938 euros).

Sin embargo, si ha estado en ERTE completo durante 4 meses, su IRPF se reduce a 3.364,03 euros (porque también han disminuido sus ingresos) pero le saldrá a pagar. Esto se debe a que el SEPE no le va a retener nada y la empresa le va a retener sólo 2.338 euros de los 3.364,03 que le corresponden este año. Por tanto, en la Renta 2020 el trabajador deberá pagar 1.026,03 euros.

«En el fondo esto quiere decir que estos trabajadores cobrarán más este año al pagar menos IRPF del que deberían», explica el secretario del REAF, Luis del Amo. Para evitar esto lo recomendable es que «los trabajadores le digan a la empresa que les retenga más, para así no pagar de golpe el año que viene. Esa es la diferencia con un trabajador que cobra lo mismo pero no le ha afectado un ERTE: que le retienen más mes a mes», dice Del Amo. También se puede solicitar al SEPE que aumente el porcentaje de la retención de la prestación de desempleo.

Se reduce el umbral

Además hay que tener en cuenta que, al recibir dinero de dos pagadores –SEPE y la empresa– se reduce el umbral de ingresos a partir del cual es obligatorio hacer la declaración de la Renta. Aquellos que normalmente tienen un único pagador (la empresa) no tienen que realizar la declaración si ingresan menos de 22.000 euros pero, si reciben dinero de más de un pagador, el umbral de ingresos desciende a 14.000 euros. Por tanto, un trabajador que cobrase, por ejemplo, 18.000 euros al año de su empresa, no tenía por qué hacer la declaración de la Renta. Si este año ha recibido parte de sus ingresos de la prestación de desempleo (pagada por el SEPE), tendrá que declarar si superan los 14.000 euros.

Fuente

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More