La Directiva de tiempo de trabajo europeo permitirá jornadas de hasta 78 horas semanales

Reino Unido advierte: limitar la semana laboral a 48 horas acarrearía pérdidas milmillonarias

Habrá guerra para rato en la batalla que enfrenta al Parlamento europeo y a los Veintisiete por la directiva que estudia ampliar la jornada laboral máxima a 65 horas semanales. Las negociaciones han entrado esta semana en su fase final sin ningún tipo de acuerdo.

&nbsp Entre los grandes impulsores de la directiva se encuentran los países del este de Europa, con los británicos a la cabeza. Todos ellos estiman que hay que flexibilizar la jornada laboral al máximo para competir en un mundo globalizado. Los trabajadores pueden negociar directamente con el empresario sin necesidad de sindicatos ni convenios colectivos.

&nbsp El think tank europeo Open Europe publicó esta semana un informe en el que expone que perder el ‘opt-out’ (excepciones que permiten flexibilizar la jornada laboral) costaría al Reino Unido algo más de 8.600 millones de euros anuales. Mats Persson, director de investigaciones de esta organización, afirmó que la decisión de flexibilizar el tiempo de trabajo debería recaer sobre “los individuos y las familias, no en las manos de las políticos en Bruselas”.

&nbsp El gobierno de Londres lleva años librando esfuerzos hercúleos para que no se ilegalice mediante una normativa europea la jornada de más de 48 horas semanales. Entre sus efectos apuntan la pérdida de entre 4.300 a 9.900 doctores juniors, según estimaciones de la Asociación Médica Británica.

&nbsp Al parecer, en su lucha por posicionar a otros Estados miembros de su parte, Londres ofreció en su día al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero la posibilidad de presidir la cumbre Euromediterránea de 2005 a cambio de que el eurodiputado español encargado del informe suavizase los preceptos que harían fracasar la directiva. Dicho español es el eurodiputado Alejandro Cercas, cuyo texto se debate estos días y es contrario a la flexibilización.

&nbsp El informe Cercas

&nbsp El informe de Cercas que tiene como objetivo principal frenar todas las excepciones (‘opt-out’) de la jornada laboral de 48 horas semanales. De forma general, los que apoyan el informe Cercas, contrario a la ampliación de la jornada, argumentan que Europa no es sólo un mercado, apuntan los efectos sobre la salud y la conciliación familiar, y que el paradigma social europeo del siglo XX es mejorar la competitividad sin aumentar el tiempo de trabajo.

&nbsp El informe Cercas fue aprobado por mayoría absoluta el pasado diciembre (421 votos a favor y 273 en contra), contando finalmente con el apoyo de diputados inicialmente contrarios a la reforma de la directiva como los del Partido Popular Europeo, entre ellos los españoles.

&nbsp Ahora, sin embargo, el texto tiene muchas papeletas para que sea desestimado y se siga aplicando la directiva vigente de 1993, que ya permite trabajar hasta 78 horas semanales.

&nbsp La directiva de tiempo de trabajo fue diseñada para proteger a los trabajadores de la explotación por parte de sus empleadores en otros asuntos como el tiempo de descanso y la duración de las vacaciones. Contrariamente a los Veintisiete, Cercas pedía considerar como tiempo de trabajo las guardias o periodos de descanso que por ejemplo efectúa el personal médico y sanitario.

&nbsp Según el eurodiputado éstos son los ejes de la norma en los que con toda probabilidad se hallará consenso, aunque continúan bloqueados tras la jornada de negociaciones del martes. Tampoco hay consenso sobre si el tiempo máximo de la jornada laboral debe calcularse por contrato o por trabajador, lo que afectaría a quienes tengan varios trabajos

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS