La Desesperacion Presidencial en Venezuela II

Por Sinue Escolarte
La Habana Cuba.
sinuescolarte@gmail.com
&nbsp &nbsp

&nbsp &nbsp El recuerdo me traslada a la Cuba de medio siglo atrás, cuando&nbsp miro las rapidísimas imágenes que proyecta mi televisión&nbsp de los multitudinarios mítines&nbsp en Venezuela. Me quedo con deseos de&nbsp seguir&nbsp observando&nbsp el acto completo y no me explico por que no lo proyectan en su totalidad. Me siento transportado, sumergido&nbsp en aquella entusiasta muchedumbre y con una barba y un verde olivo,&nbsp resurgiría en mi memoria&nbsp una nueva versión de&nbsp la adolescencia, cuando vivía&nbsp esperanzado y feliz,&nbsp junto a mi aguerrido, triunfante, invencible e invicto&nbsp comandante. Pasado 50 años, los edificios, calles, comercios, que adornaban el lugar&nbsp y muchas cosas vividas, desaparecieron, o están en ruinas, fuera y dentro de mi. Las manifestaciones y marchas&nbsp que hoy se convocan,&nbsp &nbsp no encierran el calor, las ilusiones, los sueños, de antes,&nbsp por&nbsp que han volado sin rumbo&nbsp cansados de esperar.&nbsp En aquel momento, no lo hubiera imaginado, no hubiera aceptado esta realidad&nbsp fácilmente.


&nbsp Soy de los que&nbsp nunca me he movido, -me dice-,&nbsp lo he vivido todo, sufrido todo, aceptado todo y entregado todo aquí. El imperialismo no me paga por decir lo que digo, ni lo que pienso, me paga la deuda con mi verdad y mis errores. Es el testimonio de un amigo que no quiso decir su nombre.&nbsp

Mirar el eufórico presente sin&nbsp dudar del futuro, sin comparar con otros lugares que se han iniciado de manera similar para luego fracasar.&nbsp Aceptar resultados subjetivos vistos desde la distancia de lo que acontece en Cuba, les costará muy caro a los confundidos en Venezuela, si asumen el error de creer en la retórica del nuevo socialismo que les promete&nbsp su presidente. Un neopolulista con dinero es mas peligroso, porque tiene las dos ingredientes: el dinero para comprar y la retórica para envolver. &nbsp

En Cuba&nbsp los principales pilares para sostener el proyecto fueron las promesas bien administradas, dichas en su momento y con elocuencia, los regalos, haciendo gratis lo que era&nbsp pagado, disminuyendo el precio de&nbsp lo que&nbsp estaba alto, fiscalizando lo de otro, nacionalizándolo todo y poniéndolo transitoriamente en manos del pueblo, entregando propiedades que no daban derechos sobre ellas, subsidiando desde temprano. &nbsp

En Venezuela hay dinero para dar&nbsp y se usa de múltiples maneras, reforzando la entrega&nbsp con un discurso colectivo que anuncia abiertamente la radicalización. No solo se dice vamos a hacer,&nbsp sino que se hace, lo que permite&nbsp las comparaciones que demuestran claramente las diferencias, sobre una anterior política económica descontrolada y corrupta. Así también ocurrió en Cuba.&nbsp Esto se utiliza para&nbsp distorsionar la realidad sobre el modelo, factor vital para perpetuarse. Cambiar el modelo. De ahí&nbsp la modi-enmienda de la constitución que exige el oso marrón&nbsp como lo llamara su adulador&nbsp amigo Sean Penn.&nbsp El mismo perro con diferente collar.&nbsp

Para eso se les muestra a Cuba desde una posición lejana, que no facilita la constante y real visión e&nbsp interconexión entre sus pueblos. Entonces se aprecia el nuestro&nbsp como una maravilla, ejemplo vivo del mejor&nbsp socialismo y bastión inexpugnable&nbsp en América Latina, con incontables triunfos&nbsp y&nbsp valiosas&nbsp conquistas sociales. &nbsp

Pero si se fijan en un solo ejemplo, uno de los mas alardeados logros de la revolución, los profesionales&nbsp cubanos que&nbsp marchan a cumplir misión internacionalista,&nbsp ganan menos que los obreros&nbsp que menos lo hacen allá y comparten sus casas muchas en pésimas condiciones, aceptando las diferencias culturales e idiosincrasia,&nbsp pero no por solidaridad como aseguran aquí, sino por imposibilidad económica y obligación,&nbsp para que puedan ser&nbsp controlados,&nbsp evitando que se&nbsp muevan&nbsp libremente&nbsp argumentando&nbsp la&nbsp seguridad y no&nbsp el miedo a que abandonen la misión como han hecho miles, desacreditando&nbsp las bondades del socialismo cubano del que&nbsp paradójicamente huyen. &nbsp

Resulta&nbsp inexplicable para los venezolanos, que los cubanos&nbsp se llevan contenedores&nbsp repletos&nbsp de cosas que rapiñan con sus miserables salarios para traerlo a&nbsp un país de éxito como el nuestro. Nadie en el mundo carga tanta&nbsp ¨¨pacotilla¨¨ como solemos llamarle, para revender y así arreglar o comprar un cuarto o apartamento que no tiene,&nbsp a pesar de ser&nbsp un Dr.&nbsp en una Cuba que es&nbsp ejemplo. Tampoco podemos volver a ese lugar terminado el contrato&nbsp y habiendo&nbsp hecho amistades, aunque estos nos inviten y nos costeen el viaje. No&nbsp existe el turismo, o la libertad de viajar cuando se desee para nosotros a ese hermano país. Se ve clara nuestra actual&nbsp soberanía. Cuando&nbsp la comparo con la de los inicios, la euforia y el embullo aquel, me parece mentira.&nbsp

Los Venezolanos tampoco pueden cuando vienen a las diferentes atenciones&nbsp creadas para engrandecer las figuras de los dos mandatarios, moverse como quisieran y su tiempo de estancia&nbsp es mínimo, ahora&nbsp con el nuevo pretexto de que deben venir otros necesitados&nbsp rápidamente. No llegan siquiera&nbsp a conocer parte&nbsp del país. Evitan a toda costa los contactos y las experiencias.&nbsp

La desesperación presidencial, está escondida detrás de lo que se juega el presidente, por eso, fuerza la situación&nbsp en nombre de la terminación de un proyecto benefactor para el pueblo,&nbsp que los esclavizará, aunque ahora no&nbsp lo vean. Tiene razón Chávez. Si no consigue perpetuarse, tendrá una situación muy difícil porque cuando abandone el poder, se podrá comprobar cuanto dinero del pueblo&nbsp mal utilizó en gastos personales y&nbsp para sostenerse. Esto&nbsp se llama&nbsp corrupción estatal y si se demuestra&nbsp pudiera costarle bien caro. Aparecerán los daños a funcionarios y personalidades que en su ascender aplastó, valiéndose de los&nbsp métodos que proporciona su posición y lo peor, perderá su inversión, la que como único puede recuperar es haciéndose perenne en el poder, como ha hecho su tutor, El Hombre Mas Bueno Del Mundo. Por eso, se juega su ultima carta.&nbsp Esa es su desesperación.&nbsp

Es necesario que el pueblo no se deje embaucar con falsas&nbsp ilusiones de igualdad y prosperidad, que posteriormente&nbsp cambiaran y ya será tarde.&nbsp Tuvimos el mismo panorama y discurso, si no se dan cuenta a tiempo, tendrán el mismo futuro y&nbsp destino.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS