La derecha y los ultras acosan al enfermero Guillén del Barrio por denunciar los recortes en sanidad del PP

Publicidad

Durante los años más duros de la anterior crisis económica, tanto el Gobierno de Rajoy como las comunidades autónomas gobernadas por el PP, infligieron recortes en el gasto sanitario del que aún no se ha recuperado el Sistema Nacional de Salud (SNS). Por otro lado, tenemos el modelo de gestión sanitaria de la Comunidad de Madrid, con los hospitales de administración privada implementados por Esperanza Aguirre.

Durante la información realizada por los compañeros de las diferentes televisiones, públicas y privadas, se han realizado entrevistas a Guillén del Barrio, un enfermero del Hospital de La Paz que, además, es delegado del Movimiento Asambleario de Trabajadores de la Sanidad (MATS). En dichas entrevistas, Del Barrio ha denunciado constantemente la falta de recursos de los profesionales sanitarios, esos a los que salimos a aplaudir a las 20.00 horas todos los días, por culpa de los recortes y las privatizaciones del Partido Popular.

 

El hecho de que Del Barrio ponga el dedo en la llaga, ha provocado la reacción tanto de los ultras como de los foros de la derecha española, tanto en redes sociales como en sus altavoces mediáticos, algunos de ellos que se beneficiaron de las cloacas del Estado.

Una de las acusaciones que hacen es que Guillén del Barrio pertenezca a un sindicato cercano a Podemos o que el enfermero hubiera apoyado a Isabel Sierra en su candidatura a la Comunidad de Madrid. La Constitución, esa que esos mismos foros utilizan como arma arrojadiza para atacar a Cataluña, por ejemplo, indica que en España los ciudadanos tienen libertad ideológica y sindical. Pero, claro, la Constitución sólo es válida si sirve a los intereses de los partidos de derecha y de los ultras, algo que se hace extensivo a los intereses de las élites.

El ridículo manipulador de la derecha (el PP no asumirá su responsabilidad y culpabilidad en la falta de recursos del personal sanitario) y de los ultras ha llegado a tal punto que han presentado una batería de preguntas en el Congreso de los Diputados para exigir explicaciones respecto a las entrevistas realizadas a Guillén del Barrio.

Sin embargo, los hechos son los hechos y los recortes han provocado que centenares de miles de plazas de personal sanitario, tanto en medicina como en enfermería, por no hablar de las auxiliares, no estén ocupadas. La población en España crecido desde el año 2012 en más de un millón de habitantes. Sin embargo, los recursos sanitarios fueron recortados en todos los ámbitos de actuación.

La Comunidad de Madrid mantiene cerradas casi 3.000 camas hospitalarias, un número que equivaldría a que, de repente, se cerraran de golpe los hospitales de La Paz, el Gregorio Marañón y el Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes, según denunció CCOO.

Mientras los profesionales sanitarios están dando, literalmente, la vida para salvar vidas, con unos recursos diezmados por los recortes del PP, desde la derecha se pretende colocar una cortina de un humo plagado de deslealtad y de indignidad para que la ciudadanía se olvide del austericidio del gobierno del Partido Popular que tanto daño ha hecho a todos y a todas. Esta es una de las muchas consecuencias de la privatización o de entregar el estado del bienestar a las dictaduras privadas, a las élites. En las crisis las empresas piden ayuda al Estado y en la prosperidad pretenden quedarse con los nichos de negocio que es propiedad de la ciudadanía. Por ello, la actual situación, en la que se está demostrando la importancia de los servicios públicos, muestra a los poderes democráticos que es fundamental el blindaje de los pilares del estado del bienestar.

Fuente

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More