«La defensa de los derechos de las inquilinas es imprescindible»

D. Font | Periódico CNT

Ilustración: Silvia Noire

Los grupos y plataformas de vivienda en Madrid son muy activos y están muy bien coordinados a través de la Oficina de Vivienda llevando a cabo acciones conjuntas cuando la lucha lo requiere. Uno de los puntos fuertes de la Oficina es la campaña en defensa de los inquilinos. Como explican en su web, los desahucios de alquiler se vienen acelerando desde el comienzo de la crisis y en el primer trimestre de 2013, el 58% de los producidos en primera vivienda eran desahucios de inquilinos. Los desahucios de alquiler son ya una realidad en las asambleas de barrios y colectivos que luchan por defender una vivienda digna. Cada lunes tiene lugar la asamblea de la Oficina de Vivienda en el CSO La Morada (C/ Casarrubuelos 5 – a partir de las 19h -). 

Pregunta.— Desde que empezasteis vuestro proyecto en 2011, hasta ahora, ¿qué balance hacéis de lo conseguido en la lucha por la vivienda?

Respuesta.— El logro más importante ha sido, en opinión de este grupo, el empoderamiento de las personas que acuden a las PAH´s o grupos de vivienda. La lucha comienza cuando estas personas toman conciencia de que son ellas las que tienen que tomar las riendas de su caso, siendo apoyadas por el resto del grupo. Pensamos que este es un cambio clave, que servirá para cualquier otra lucha que tengan que afrontar. Creemos que se produce un cambio clave en su forma de vivir en sociedad, abandonando dinámicas asistencialistas y enfrentándose a los problemas con afán de colaboración y solidaridad.

P.— Uno de los aspectos en los que últimamente también se trabaja es la campaña para defender los derechos del inquilino. ¿Hay ya más desahucios de alquiler que de hipotecas? 

R.— Pensamos que el protagonismo que en la lucha por la vivienda han tenido las PAH´s, en lo que se refiere a las inquilinas, ha tenido un efecto algo negativo para el derecho a reclamar una solución justa para aquellas personas que viven de alquiler y se deben enfrentar a la imposibilidad de hacer frente a los pagos. O también a abusos por parte de sus arrendadoras. No ha sido, por supuesto, algo deliberado, pero estas personas apenas acuden a PAH´s o grupos de vivienda (muchas veces no se diferencia una cosa de la otra realmente) porque piensan que no es el lugar donde se verán apoyadas, creen que es un espacio donde solo pueden acudir personas con problemas hipotecarios.

En este sentido, dejar claro que en el Grupo de Vivienda de Latina se defienden igualmente casos de hipotecas, alquiler u ocupación.

Porcentualmente, hay muchos más casos de desahucios (o abandono voluntario de la vivienda aunque no se tenga alternativa habitacional) que casos de alquiler. Muchas de estas personas acaban ocupando viviendas, generalmente de bancos, y cuando acudimos a la entidad a solicitar un alquiler social para estas familias, lo primero que nos pregunta el banco es si son desahuciados por hipotecas. Son desahucios invisibles, y la campaña por la defensa de los derechos de las inquilinas es imprescindible.

P.— ¿Como es vuestra colaboración con las otras PAH y con otras Plataformas?

R.— Intentamos coordinarnos en Madrid, a través de la Asamblea de Vivienda. El trabajo en el barrio es agotador, se lleva buena parte de nuestra energía, pero nos parece esencial estar en contacto permanente con los demás colectivos en lucha por la vivienda.

Cuando nos lo permite el cuerpo, participamos en las acciones y campañas que se proponen en la Asamblea de Vivienda de Madrid, y también hemos tenido ocasión de colaborar con otros grupos para defender casos de un determinado banco aunando esfuerzos. Apoyamos acciones de otros grupos de vivienda que tienen casos en sus barrios pero la oficina con la que tienen que negociar está en nuestro barrio, etc…

Son muchas las formas de colaborar, afortunadamente los canales de comunicación entre grupos funcionan muy bien en Madrid, algo imprescindible teniendo en cuenta la atomización con la que se funciona aquí, con grupos de vivienda y PAH`s en practicamente cada barrio/pueblo (en Barcelona hay una PAH nada más).

P.— ¿Cuáles son los grupos y familias que más se lucran con la especulación de la vivienda en Madrid?

R.— Por supuesto, los bancos. Además, han entrado en juego los fondos buitre que jugarán un papel especialmente diabólico en los próximos años. Se prepara una gran burbuja inmobiliaria en torno al alquiler. En USA estos fondos ya están creando bonos, que especulan con los ingresos que esperan obtener de las viviendas que tienen alquiladas (aquellas que han comprado a los bancos, y que proceden de ejecuciones hipotecarias). Su política es hacerse con un gran número de viviendas en una determinada zona, de modo que puedan forzar la especulación con los precios del alquiler. En España han empezado por hacerse con un gran volumen de vivienda pública, pero es solo el principio.

Además de bancos y fondos buitre, consideramos a las inmobiliarias otro agente que jugó un papel indispensable en la gran estafa inmobiliaria de la década pasada, y tampoco han sido perseguidos por ello. Una vergüenza.

P.— ¿Cómo vivisteis el proceso de la «ley antidesahucios»?

R.— Bueno, fue una lucha en la que se puso encima de la mesa el tremendo problema de los desahucios, la falta de derechos en este país, los abusos de un sistema financiero protegido por los gobiernos sin molestarse ni en disimularlo siquiera.

Aquello que ya sabíamos todas las involucradas a fondo en esta lucha, se supo en cada hogar, en cada plaza, y nos vimos arropadas y apoyadas por toda la sociedad.

Sin embargo, desde nuestro grupo, realmente no vimos nunca en el gobierno la voluntad de cambio que reclamaba la sociedad, de modo que ese «engendro» chapucero que se vendió como nueva ley hipotecaria no nos pilló por sorpresa. Pero no deja de indignarnos, de modo que dijimos: «SEGUIMOS», sin más. La lucha es el único camino.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS