La CUP da un ejemplo de lucha antifascista en el Supremo negándose a responder a Vox

Publicidad

Los exdiputados de la CUP en el Parlament Antonio Baños y Eulalia Reguan (actual regidora en Barcelona) se han enfrentado al fascismo de Vox en el Tribunal Supremo. Fueron citados  como testigos en el juicio del procés pero se han negado a contestar a los abogados y militantes de Vox, pese a ser advertidos por la presidencia de consecuencias penales por tal hecho. El juez Manuel Marchena ha suspendido su declaración tras varias advertencias.  El Supremo ya ha puesto una sanción: 2.500 euros por cada uno, según fuentes oficiales.

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More