La Cumbre en Panamá, confirmó la crisis de USA y marcó la diferencia entre el socialismo de Cuba y el de Venezuela

Publicidad

En estos días, una cantidad de compañeros,  volcó sus impresiones sobre la pasada Cumbre en Panamá.

No es para menos, fue un acontecimiento político de gran importancia.  Aunque en su momento algunos de los compañeros, plantearon  equivocadamente creo, el concepto de no asistir y boicotear la Cumbre. No asistir  hubiera sido quitarle al mundo entero, la visión cruda de América Latina y su relación con el Imperio. ´No asistir o incluso anularla,  hubiera dado oportunidad al Imperio,  y su monopolio de los medios de comunicación mundial,  de engañar a todos sobre la realidad Americana,

Después de leer,  casi todos los  artículos  sobre el tema, todos ellos  con distinto grado de acercamiento a lo ocurrido, pero todos  sin duda,  con honestidad política, en defensa de la mejor causa, la de los pueblos latinoamericanos. Me preguntaba,  hasta qué punto sería útil,  aportar mi análisis,  que se ocupa más del futuro político de Latinoamérica,  que del presente de esta  Cumbre.

Los artículos de los compañeros  a  los que me refiero,  analizaron  cuidadosamente,   las actitudes que tuvieron Obama, el compañero Raúl, el Presidente Maduro y los  Presidentes, que alzaron su voz rebelde ante el Imperio.

Pero  para mí,  resulta necesario además, analizar al Imperio capitalista,  que está detrás del rostro impávido,  que muestra Obama.

Obama,  que es hoy,  pese a los encontrones entre Demócratas y Republicanos,  la representación de las Corporaciones del Imperio,   y cuya intervención clarifico,  el hecho político más fundamental de la Cumbre ,  la decadencia  indisimulable  y el crecimiento de la crisis,  que envuelve desde hace una década a USA,  la cabeza del capitalismo Internacional..

Escribí  en varios artículos  anteriores,  en referencia a Europa y la crisis de Ucrania, sobre  mi convicción, de que USA y su OTAN,   no están  actualmente en condiciones,  de lanzarse a una guerra  “en serio”, en ninguna parte del mundo.

Y aunque sectores más criminales y corporativos en USA,  empujen  permanentemente hacia la guerra, como solución a la crisis  del Imperio,  este no está  en situación  de organizar,  un conflicto armado  con posibilidades de éxito asegurado,  en lo militar y económico y además resultar ileso,  como ocurrió con las dos guerras mundiales últimas,  en especial  la que  organizó y lanzó en 1939 .

En cualquier guerra,  que  propicie el Imperio,  sabe que ahora  se enfrenta,  con una Rusia superior en el terreno misilistico y nuclear, con una China poderosa,  en lo militar y económico,  y que nada  podrá impedir,  que el territorio norteamericano,  virgen hasta ahora de bombardeos e invasiones, , sea sacudido por bombas y misiles de sus   rivales.

Esa imposibilidad de USA, de agredir  sin “pensarlo dos veces “, es lo que  esta  Cumbre demostró visiblemente,  a través de la presencia de Obama,   su discurso autocritico light,  su “paciencia” ante la respuesta de Raúl y su huida antes de terminar.

Está claro que ese   “pensarlo dos veces”,  incluye,  agredir militarmente a Venezuela,  para obtener  la posesión de su petróleo, o a Cuba  para hacerle doblar la cerviz orgullosa,  del Socialismo  que practica.

Probablemente este concepto no sea válido,  para los pesimistas y agoreros  políticos, que ven la Tercera Guerra en la puerta de su casa y  que creen que el Imperio,  sigue siendo tan poderoso,  como lo relatan sus medios de comunicación.

Esa  visión apocalíptica,  que coincide con la de algunos intelectuales,  que caen constantemente,  bajo los efectos hipnóticos,  de la propaganda del capitalismo internacional.

Propaganda,  que se basa en la mentira,  de contar maravillas,   sobre  la salud del  sistema capitalista, que se va deteriorando a ojos vista,  en la vida real.

De que le sirven al Imperio,  las 1000 bases que tiene repartidas por el mundo,  cuando la guerra ha virado, por efectos del avance tecnológico, al envío de misiles y drones que disparan sin soldados.

La guerra futura se hará sin soldados, los civiles serán el frente batalla, en sus casas en las ciudades.

Allí  verán llegar los misiles desde el cielo. Y los norteamericanos,  que  hasta ahora  dormían tranquilos,  mientras  los soldados de otros países, se mataban para defender los intereses de sus capitalistas,  verán sin duda, también caer en sus casas esos misiles.

Las mil Bases solo le representan gastos,  que inciden en el presupuesto de USA,  que de por si es deficitario. Pero que hasta ahora,  las mantenía con la impresión sin límites,  de los dólares sin respaldo alguno,   con los que matonea al mundo  económico,  desde hace más de 70 años.

Pero ahora  sus enterradores, China y Rusia,  el Brics y la debacle económica, de la  Unión Europea en progresión,  están cavando la tumba del dólar.

Ahora bien,   en el  momento  actual,  USA no puede abrir más frentes de batalla, necesita en cambio cerrar algunos,  y concentrarse en otros. Ya no posee el Imperio,  la fuerza de los años 70 y 80, cuando decidía en horas,  el cambio en cualquier país latinoamericano,  del  régimen democrático  hacia dictaduras pro yanquis.

La reanudación de relaciones con Cuba,   obedece  a ese proceso. Dos son los objetivos  que persigue USA. Primero: La esperanza de incidir,  introduciendo ideología capitalista  y Segundo: aprovechar el prestigio,  que sin duda gano Cuba en el consenso internacional,  para blanquear sus sucias intenciones,  en otros países de América Latina.

En relación a Venezuela, siempre tuve la certidumbre   de que el gobierno de Obama  tanto con las “sanciones”, como con el Decreto posterior, solo pretende “apretar “al gobierno del Compañero Maduro,

“Apretarlo”  en la certeza, de que así va a obtener con el tiempo,  la caída del gobierno bolivariano,  por el descredito que produce en el pueblo mayoritario y trabajador,   los efectos del  desabastecimiento, las colas, los precios inflacionados, etc. que organiza muy alegremente la oligarquía venezolana, mientras  maneja la economía nacional y los dólares de la renta petrolera,  propiedad del pueblo venezolano. Y que les son entregados “generosamente”,  por el propio Gobierno Bolivariano.

Como vemos,  la Cumbre nos ha demostrado las intenciones del Imperio, en relación  a Cuba y Venezuela,  a través  de Obama.

RESPETO obligado hacia Cuba,  le guste o no le guste, respeto ganado por aquellos,  que como Cuba,   ejercen el Socialismo de verdad,  se respetan a sí mismos como  Socialistas,   y gestionan el Estado,  a favor de las mayorías trabajadoras  y no admiten, la Propiedad irrestricta privada del Capitalismo.

IRRESPETO  hacia Venezuela, que fluctúa permanentemente,  desde un discurso antimperialista, hacia una conducta económica pro capitalista, y que tolera en su seno la corrupción,  impune de sus burócratas, lo que abre las esperanzas permanentes del Imperio,  de poder interactuar sobre sus estamentos corrómpibles y acabar  con  el ideal de Chávez del socialismo del siglo 21,  y volver a apoderase del petróleo venezolano.

El camino futuro  para Venezuela  que  la Cumbre  ha develado,  es aquel,   en el que hay que  implementar sin descanso,  el verdadero socialismo que soñó el Comandante, que es el que interesa al pueblo mayoritario venezolano.

Dejar de coquetear,  con la oligarquía criminal y enemiga del pueblo venezolano.

Acabar con los burócratas corruptos,  que saquean el erario público.

Tomar la economía nacional,  en manos  del Estado Bolivariano Socialista.

Para ello conviene recordar  aquello de Lenin, en referencia a momentos  como este,  de transición hacia etapas revolucionarias,  aquello de que “no basta que nosotros queramos, es necesario que ellos no puedan”.

Y creo sinceramente  que “ellos”, el Imperio,  no puede como antes, aprovechemos para querer nosotros,  compañeros venezolanos.

Afectuosamente

Hersh Zakheim

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More